23.09.2020 |
El tiempo
miércoles. 23.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Hasta la victoria, siempre

Rozada, que llega solo al Racing, adelanta que su equipo «saldrá a ganar en todos los campos» 

Javier Rozada posa con la bandera del Racing en Los Campos de Sport durante su primer acto público como entrenador del equipo verdiblanco. / hardy
Javier Rozada posa con la bandera del Racing en Los Campos de Sport durante su primer acto público como entrenador del equipo verdiblanco. / hardy
Hasta la victoria, siempre

Javi Rozada sabe bien en dónde se ha metido y qué le van a exigir. Es consciente de que le han contratado para pilotar un proyecto donde haya siempre una puerta abierta para la gente de la casa y que, al mismo tiempo, esté capacitado para conseguir el ascenso por la vía rápida. Porque sabe que ese objetivo es innegociable. No es nuevo. Y ha aceptado el reto. Lo ha hecho consciente de que sólo hay un camino para alcanzarlo, el cual expuso sin lugar a la confusión en su primera comparecencia pública como entrenador del Racing: «El equipo va a salir a ganar en todos los campos». No hay otra forma de avanzar en un escenario repleto de minas en el que naufragó el conjunto cántabro durante tres temporadas consecutivas en su última estancia en Segunda B antes de lograr el éxito al cuarto intento.

«Desde el primer momento va a sonar mucho la palabra ascenso porque creo que este equipo tiene siempre esa exigencia». Así de claro lo tiene Javi Rozada. No cuenta cuentos ni habla de paciencia o de  la necesidad de conseguir tiempo para asentar un buen proyecto. Con todo, precisa que el salto a Segunda División es sólo un paso intermedio porque tiene claro que el verdadero objetivo que ha de tener siempre el Racing es «volver a Primera División», ya que él mismo se ha dedicado a estudiar la historia del club cántabro en las últimas semanas y se ha percatado de que es un histórico del fútbol español y el décimo tercero en la serie histórica de la máxima categoría. Eso siempre supone una exigencia y añade piedras a una pesada mochila cargada de responsabilidad que él cree que va a saber llevar. Tampoco será nuevo en estas lides porque en la temporada que, aunque parezca mentira, aún está por terminar ya dirigió al primer equipo del Oviedo durante 26 jornadas. Y en el Carlos Tartiere también se nota el peso de la historia.

Rozada explicó en sus primeras palabras como racinguista que, a pesar de tener muy claro que la meta a alcanzar con el Racing es llegar a lo más alto, él prefiere siempre hablar de «objetivos más pequeños» porque son éstos los que te llevan a conseguir el grande. «Me gusta hablar del día a día, de generar la atmósfera necesaria en La Albericia para que tanto los jugadores como el cuerpo técnico podamos dar la mejor versión», explicó el nuevo técnico verdiblanco. En eso se va a emplear en los próximos meses porque es bien consciente de que conseguir un buen clima en el vestuario es un pilar fundamental para construir un proyecto ganador. De este modo, ya anunció que se va a «empeñar al máximo en conseguir esos objetivos pequeños que te hacen conseguir el grande afrontando cada entrenamiento con la máxima ilusión, con humildad e intentando sacar lo mejor de todos, tanto del cuerpo técnico como de los jugadores».

Buscan un segundo. Rozada estuvo respaldado en la mesa formada para su presentación por José María Amorrortu y Pedro Menéndez, que es su máximo valedor. En la sala también estaba Cali Trueba, por lo que prácticamente se puede dar por cerrado un completo grupo de trabajo formado por estas cuatro personalidades creadas por parejas, ya que no se entiende la presencia del vasco sin el santoñés al igual que no se entiende la contratación de Rozada sin la apuesta por su paisano, quien ya le contratara para dirigir al Lealtad, en labores de secretario técnico. Como se puede apreciar a simple vista, en este grupo coral de trabajo falta algún racinguista que enganche con el sentimiento que se pueda respirar en el entorno y le conozca. Se busca una figura reconocible y por eso la intención es contratar un segundo entrenador que responda a ese perfil. Es la única pieza que falta en el tablero porque el cuerpo técnico que trabajará con el equipo en el día a día se completará con hombres que llegan del filial: Pedro Dorronsoro será el entrenador de porteros y José Ángel Gutiérrez el preparador físico.

Todas estas apuestas harán que, en la práctica, Rozada haya llegado solo y no vaya a tener a gente de su real confianza a su lado para afrontar ese trabajo diario sobre el que quiere fundamentar su éxito. Para contrastarlo, al menos sí contará con la presencia en los despachos de Pedro Menéndez, que es su principal valedor. Tanto a él como a Amorrortu quiso agradecer el nuevo entrenador verdiblanco la confianza que le habían mostrado sin olvidar a «la propiedad», que, según afirmó, son «parte importante y los que han tirado del club».

Como en toda presentación, el nuevo técnico tuvo que explicar qué equipo le gustaría ver sobre el terreno de juego y qué clase de profesional es. Y él aceptó el reto de tener que definirse. «Me gustan los equipos protagonistas con balón, que son verticales, intensos y que juegan muchísimo en campo contrario», detalló. La música suena bien. Es fácil casar con ella, pero todavía hay más: «Me gusta también que el equipo apriete bien en todas las zonas del campo, que agite el partido y que tenga equilibrio». En esto último se quiso detener Javier Rozada porque lo considera «fundamental a la hora de afrontar el fútbol actual», en el que, como recordó, «todo el mundo está muy preparado por todos los medios que hay».

Con ese libro de estilo como caja de herramientas, Rozada ya advierte de que su Racing «va a salir a ganar a todos los campos». «Da igual si juega en El Sardinero o fuera porque la intención va ser la misma», añadió. Tiene muy claro que, como entrenador del primer equipo verdiblanco, «el primer objetivo va a ser siempre el resultado» pero no olvida el segundo. No hay por qué renunciar a la diversión y, en ese sentido, pretende que «el aficionado que sienta el racinguismo de verdad se sienta identificado con el equipo y se sienta orgulloso de cada partido».

Como anunció el propio Rozada, será a partir de estos objetivos, que tienen que ver mucho con la forma, como irán «planificando la plantilla». Recordó que en la misma habrá «gente importante que se queda del año pasado», también otra «fichada» y otro grupo de jugadores «con mucha proyección sobre los que hay que trabajar bien». De este modo, entiende que se puede dar «una mezcla» que «seguro» que va a convertir al Racing en «un equipo exitoso».

El nombre de Rozada llevaba sonando prácticamente un mes y se daba por hecho que iba a ser el entrenador cuando el club presentó a su organigrama deportivo, pero su contratación se retrasó aún dos semanas más. Asume el técnico asturiano que se va a sentar en «un banquillo muy cotizado» y por eso entiende que «tanto la propiedad como la dirección deportiva» se mostraran seguros antes de dar el paso, por lo que estudiaron otras posibilidades. «Los plazos son los buenos y los marcados porque la sintonía ha sido siempre buena», resaltó. Así, por mucho que el club estuviera mirando otras alternativas, él lo ha «focalizado» todo en el Racing desde que surgió «el interés» del club verdiblanco. «Las cosas hay que hacerlas convencido y si estoy aquí es porque las dos partes estamos convencidas», subrayó.

Con el cuerpo técnico prácticamente cerrado, ahora lo que toca es armar el equipo. Javi Rozada tendrá voz y voto en esa comisión deportiva liderada por José María Amorrortu. El nuevo entrenador descubrió que llevan ya «varias semanas» trabajando en «un perfil de jugador» que case con lo que quieren construir. «Sabemos cómo queremos hacer las cosas y tanto José Mari (Amorrortu) como Pedro (Menéndez) son los que van a llevar todo el tema de selección de jugadores», detalló. El primero marcará lo que hay que buscar y el segundo será quien baje al barro. Y es que, Rozada es uno de los que mejor conoce a quien fuera su presidente en el Lealtad y por eso sabe que él es quien «mejor conoce a los jugadores y a los que mejor rendimiento» les puede sacar él mismo como entrenador. «Seguro que hay jugadores con proyección y mi responsabilidad será sacar la mejor versión de ellos y que cada uno de ellos se pueda acercar a su máximo potencial», afirmó. «Es para lo que estoy yo aquí», concluyó.

Hasta la victoria, siempre
Comentarios