10.07.2020 |
El tiempo
viernes. 10.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Si vas a caer, has de decidir de qué forma lo vas a hacer»

Oltra considera que, «con un poquito más», el racing se podría haber convertido en «un equipo más fiable» a lo largo de la temporada

José Luis Oltra confía en que su equipo logre terminar la temporada con dignidad. / Hardy
José Luis Oltra confía en que su equipo logre terminar la temporada con dignidad. / Hardy
«Si vas a caer, has de decidir de qué forma lo vas a hacer»

José Luis Oltra no quiere engañar a nadie y tampoco quiere vender ninguna moto para mantener el suspense, la incertidumbre o un supuesto espíritu competitivo por el cual esté prohibido rendirse. «Los milagros se producen, pero es verdad que está muy complejo porque se suele cifrar la salvación en cincuenta puntos y, aún ganando todo lo que nos queda por delante, nos quedaríamos a 48, por lo que ni siquiera llegaríamos», admite el entrenador verdiblanco. A esto hay que sumar que toda la serie de duelos directos que han mantenido hasta la fecha tras el confinamiento los han perdido, por lo que hay que asumir la realidad: el Racing está en Segunda B. Sin embargo, Oltra no quiere que esto signifique poner fin a la temporada antes de tiempo y dejar de competir en los encuentros que quedan por delante. Él lo ve así: «Cuando uno sabe que va a caer, ha de decidir la forma en la que caer».

El entrenador valenciano lo dice porque, como recuerda, «no es lo mismo caer de espaldas que de frente; desplomarse o caer de pie». El objetivo sería hacer esto último y aguantar la mirada de cualquiera hasta el último día. Sobre todo, porque recuerda que tanto él como sus jugadores están defendiendo los intereses y la reputación de un «club histórico», por lo que ya advierte de que van a seguir saliendo a «competir cada partido». «Lo haremos por nuestro prestigio, por nuestro futuro, por nuestra profesionalidad y por la limpieza de la competición», resume. De este modo, deja clara su intención, por mucho que el descenso esté ya virtualmente consumado, de hacer como si no fuera así y seguir intentando «ser un equipo que compita un poco mejor, que cometa pocos errores y que logre victorias».

Está claro que José Luis Oltra, al igual que sus dos predecesores en el cargo, no ha conseguido poner en marcha a un equipo al que desde un principio se le han visto las costuras por todos lados. Se hizo mal y, lejos de corregirse en enero, se empeoró. Por eso está donde está. El técnico valenciano recuerda que él sólo lleva al frente de la nave diez partidos en los que, eso sí, ha recibido más enseñanzas que en muchas otras en las que ha completado toda la temporada. Y habla, sobre todo, de «todos los infortunios y todas las circunstancias adversas» que se ha encontrado. No quiere achacarlo todo a la mala suerte o a las arbitrajes porque recuerda que también se han producido «errores propios que se han ido repitiendo» y que reconoce que él debía haber «subsanado y corregido». «Admito mi cuota de responsabilidad por no haber logrado cambiar algunas cosas y es eso lo que me produce desazón. Veo algunas mejoras pero hay otras muchas cosas que no hemos conseguido mejorar», añade.

No tiene claro que el descenso con el Racing vaya a ser un paso atrás en su carrera porque cree que eso deberá valorarlo quien pueda estudiar su contratación en el futuro. Cree que hay un trabajo detrás que se puede poner en valor y también que la «cuota de responsabilidad» va ligada al tiempo. Y él sólo suma diez partidos en el equipo Y es un periodo en el que no ha podido participar «en la confección del equipo, en el desarrollo de la temporada ni en el mercado de invierno». «He tenido que ver en pocos aspectos», precisa. Aún así, sabía dónde se metía cuando se metió y que estaba ante un «reto complicado» en el que «esperaba «más de todo» pero en el que «ha salido todo al revés». «Es una evidencia que no quiero que suene a justificación ni a excusa», aclara.

Sin continuidad. Si hay algo que parece dolerle al preparador racinguista es haberse adelantado en seis de los diez partidos en los que, por ahora, ha dirigido al Racing. Y sólo ha ganado dos. «Ha habido muchos partidos en los que no nos han ganado los rivales, sino que los hemos perdido nosotros», recalca. Eso genera una gran «impotencia» porque entiende que, «con un poquito más», habrían obtenido «otras cosas» y se podrían haber convertido «en un equipo más fiable». «Ha habido algún partido bueno, pero no hemos tenido continuidad a esa forma de competir, que era el reto. Todo lo malo que nos podía haber pasado nos ha pasado y esa es la realidad», explica.

Haberse adelantado en seis de diez partidos «quiere decir que se han hecho cosas bien» pero haberse dejado remontar en cuatro significa también «que se han hecho cosas mal». A toro pasado, sí reconoce que, para evitar esta serie de catastróficas desdichas, habría cambiado decisiones que ha tomado o planteamientos por los que ha apostado. Lo malo es que eso no se puede hacer. Hay que elegir antes de que el balón eche a rodar y, en ese sentido, tiene la conciencia tranquila porque no ha decidido nada «de forma aleatoria ni por capricho, sino tras haberlo trabajado». «Siempre con mis conceptos y con mi idea futbolística, pero pensando en el bien del Racing», precisa.

Algo curioso es que, siendo de los equipos que menos amarillas ve, el Racing sea el más expulsado de la competición. Oltra considera que su equipo no es «agresivo ni duro» ni se dedica a «cortar el juego del rival» con faltas. No es fácil de explicar. No quiere entrar en valorar las actuaciones arbitrales pero sí afirma que, en este tema, también hay errores individuales o falta de madurez, responsabilidad o conocimiento del oficio. Un buen ejemplo de ello es la expulsión de Nkaka del pasado domingo, que fue similar a las dos anteriores que había sufrido. «No hablo de la experiencia de cada uno en cuanto a años, sino a conocer la categoría y el juego», explica. También entiende que «la tabla de medir no ha sido igual para todos» pero incluso teniendo ya esta certeza de antemano, cree que el jugador también ha de aprender a controlarse. «Son cosas evitables que tienen que ver con la madurez, la consciencia de lo que te estás jugando y de lo que suponen esas acciones», resume.

Hoy al Racing le toca jugar en Almendralejo, donde el calor puede hacer mella. Oltra recuerda que eso es algo que ya estaba previsto porque conocían el «formato de competición» antes de iniciar este pequeño torneo de once jornadas postconfinamiento. Entiende Oltra que los jugadores «no están acostumbrados» al ritmo de competición que están llevando y eso les está pasando factura pero también a los demás. En ese sentido, las lesiones se van acumulando y el último en caer ha sido Luca. Aún así, tampoco quiere ponerse a relatar posibles excusas y quiere ir a Almendralejo a ganar. Quiere acabar bien porque eso también será positivo para su reputación. Incluso para una posible, aunque improbable, continuidad en el Racing. «Nadie ha hablado conmigo a ese respecto», apunta. «Según el contexto y las circunstancias, el Racing es el Racing ya sea en Primera o en quinta. Yo siempre escucho a todo el mundo valoro, pero si hay algo que valorar, no depende de mí», concluye.

«Si vas a caer, has de decidir de qué forma lo vas a hacer»
Comentarios