17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

"Tenemos que llevar más el peso"

El técnico racinguista se mostró contento con el resultado pero quiere más
Javi Rozada pudo ayer por fin dirigir a los suyos desde el banquillo. / HARDY
Javi Rozada pudo ayer por fin dirigir a los suyos desde el banquillo. / HARDY
"Tenemos que llevar más el peso"

Javi Rozada se marchó ayer con «buenas sensaciones» porque el partido había sido «más competido de lo que dice el marcador» y lo habían ganado. Recordó que habían jugado «contra un gran filial, con jugadores jóvenes de muchísima proyección» a los que habían tenido bajo control durante buena parte de la contienda. Así, felicitó el asturiano a los suyos porque entendía que habían «manejado bastante bien los tiempos del partido», lo que les había permitido irse con todo el botín sin apenas sufrir.

Confesó el asturiano que les había seguido «costando» asentarse «en campo contrario cuando lo pide el partido». «Ahí hemos tenido problemas», reconoció. Con todo, destacó que en la primera mitad habían estado «juntos» y «bien ajustados» a pesar de la complicación que presentaba el Alavés B, que disponía de «dos puntas con movilidad e incisivos» que obligaban al Racing a «estar bien estructurado» incluso cuando tenía el balón porque una pérdida podía hacer mucho daño. «En el segundo tiempo han hecho más peligro que el debido pero a partir del 2-0 lo hemos gestionado bien», añadió. Tanto es así, que considera que se acercó al equipo que le gustaría ver en casa.

«Tenemos que llevar más el peso del partido y asentarnos más en campo contrario de lo que lo estamos haciendo ahora mismo porque está costando por varios motivos», insistió el técnico verdiblanco. Ayer considera que era complicado haber dominado más con balón por el tipo de jugadores que tiene el Alavés B aunque, por encima de todo, lo que Rozada pide es «tener el control de la situación y del partido». Aunque sea sin la pelota. Con todo, cree que lo fundamental en esta fase inicial del campeonato era «conseguir puntos» que dieran tranquilidad para trabajar teniendo en cuenta que algunos jugadores han llegado tarde y otros que ocupan «puestos complicados» se han lesionado. Con todo, es optimista porque aseguró que, «poco a poco, se va viendo más» el Racing que  quiere y que domine «más en campo contrario».

Repitió Rozada con tres centrales y recordó que es el sistema que, a día de hoy, mejor se amolda a los jugadores que tiene disponibles con el fin de que éstos estén «más cómodos». «El primer día (contra el Portugalete) no salí contento porque hicimos muy mal partido, pero poco a poco va creciendo ese sistema», apuntó. Aún así, entiende que «no ha venido para quedarse, sino que es uno más». Ya ha mostrado su deseo de jugar con cuatro pero todo irá en función de «cómo vaya viendo a la plantilla». Ayer le gustó el comportamiento del sistema aunque quizá echó en falta que «los dos volantes dieran más continuidad a la jugada en campo contrario para instalarnos más ahí».

La gran novedad de ayer en el once fue la presencia de Marco Camus. Rozada descubrió que había pedido el cambio «porque estaba cargado». Viniendo de una lesión, era normal que estuvieran atentos a ese posible aviso que le dio el isquiotibial. Además, recordó el ovetense que le tocó jugar en «una posición muy importante y que requiere muchos esfuerzos». En el segundo tiempo entró por él Joan Maynau, que, en opinión del técnico ovetense, fue «de menos a más». «Ha empezado con alguna duda, pero no es fácil porque venía de jugar veinte minutos en Lezama casi sin calentar en donde se había ahogado en la primera jugada que tuvo que hacer», explicó. Con todo, ayer percibió que fue «creciendo a medida que iba pasando el partido hasta acabar bien, dando pausa, buenos pases y buena presión».

Respecto a Cedric, que se marchó con cierto mosqueo dando un golpe en el banquillo, apuntó Rozada que si lo había hecho por haber sido cambiado era «normal porque los jugadores tienen las pulsaciones muy altas y no le gusta si le cambias». Si, en cambio, lo había hecho por no estar contento con su propia actuación, también lo habría visto «normal» porque no había estado bien y aún tiene que «dar mucho más». «En el primer tiempo, cuando el partido pedía quedársela, no se la ha quedado y en el segundo, cuando pedía que apareciera en campo contrario entre el central derecho y el lateral, tampoco lo hizo», apuntó Rozada, que tiene claro que es un jugador que le va a dar «muchísimo» al Racing, pero es de los que apenas tuvo pretemporada.

A quienes dio sendos «sobresalientes» fue a Iñigo y a Balboa. Del primero, destacó que se nota que tiene «muchos entrenamientos encima» y que ayer había dado «equilibrio en todo momento» a parte de ser «valiente saliendo a presiones». En cuanto a Balboa, destacó que «se la quedó cuando se la tuvo que quedar y compitió bien» avisando que ira a más y dará aún más porque es de los últimos que llegó.

Echó Rozada en falta a la afición porque tiene claro que, de haber estado presente, el equipo habría «dominado más porque el público hace que el jugador tenga que rendir más». De este modo, considera que a puerta cerrada «el entrenador tiene mucha más importancia porque ha de estar encima de los jugadores y ajustando las cosas». «Por un lado, con público habríamos dominado más y, por otro, la responsabilidad de tener a ellos ahí habría dado también un plus más», concluyó.

"Tenemos que llevar más el peso"
Comentarios