28.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 28.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Para la segunda semana, velocidad en la ejecución

Marco Chena, preparador físico del Racing, ha rebajado la intensidad de los ejercicios tras siete días de fuerte carga

Marcos Chena, preparador físico del Racing.
Marcos Chena, preparador físico del Racing.
Para la segunda semana, velocidad en la ejecución

Hacer ejercicio en casa se ha convertido en una rutina para muchos de los que están confinados en casa estos días. Es la manera de no oxidarse en estos tiempos de reclusión hogareña que, obviamente, es voluntaria. No es así entre los deportistas profesionales, que no tienen la oportunidad de salir a la calle a entrenar por mucho que sea su trabajo. Para ellos, el ejercicio es una obligación. Toda competición deportiva se ha suspendido y eso afecta de lleno al Racing, que forma parte del prácticamente único deporte que sigue creyendo que va a ser capaz de retomar la competición cuando se logre salir del túnel. Por eso todos los jugadores han de estar preparados para lo que pueda pasar por mucho que estén metidos entre cuatro paredes. No lo hacen solos, ya que, aunque desde la distancia, tienen encima al preparador físico del equipo, que es quien les envía material semanal para trabajar. Él es su ‘gran hermano’ en estos tiempos de reclusión.

La primera semana de trabajo diseñada por Marcos Chena tuvo, según sus palabras, «una fuerte carga que fue completada con éxito por los futbolistas». Fueron días muy duros en los que aprovechó la dinámica que arrastraba la plantilla, ya que estuvo entrenando prácticamente hasta el último día que se lo permitieron. En la presente semana, la cosa ha cambiado y ha diseñado «sesiones de entrenamiento neuromuscular con carga más orientadas a la velocidad de ejecución». Para llevarlo a cabo, el preparador físico verdiblanco les confecciona una serie de tablas de ejercicios que él mismo ejecuta en un vídeo que envía a los futbolistas para que lo repitan en cada una de las sesiones que Chena ordene completar. Cada una de ellas, va acompañada de un cuestionario a completar por cada jugador para que el técnico pueda recabar información sobre sus sensaciones, su grado de cansancio y demás.

Con vistas a lo que los profesionales están realizando estos días, recuerda el preparador físico verdiblanco que ya no sólo cuenta realizar los movimientos propuestos con precisión y calidad, sino que también han de hacerlo «con la intención de ejecutar rápido los diferentes planos y vectores». Y es que, como indica Marcos Chena, el objetivo es «llevar a cabo trabajo de fuerza para crear movimientos, conjugados con otros recursos que se aportan en el plan de trabajo orientados a garantizar la estabilidad suficiente y soportar fuerzas inesperadas».

«Es importante que tengáis en cuenta que esta semana la vamos a hacer buena en función de cómo hagamos las cosas», les decía el preparador físico verdiblanco a sus futbolistas en el vídeo que les envió a principios de semana. Se trata de una segunda semana de trabajo con menos sesiones y menos carga en cada una de ellas que, sobre todo, se fundamenta en las «repeticiones y no tanto en el tiempo, como la semana pasada». «Son sesiones que tienen más que ver con lo intensivo que con lo extensivo», explicaba el técnico manchego a sus hombres.

En el vídeo que envió Chena, se le veía realizando ejercicios en los que participaba la mesa del salón, una alfombra y un par de zapatillas. Poco más. Con esas herramientas, daba forma a estiramientos y equilibrios que iban dibujando el menú semanal que tienen que afrontar los jugadores. Con todo, además de lo mandado por el preparador físico, éste ha dado también vía libre a la improvisación a iniciativa propia de sus hombres, por lo que ha introducido la posibilidad de realizar «sesiones voluntarias».

sesiones voluntarias. Chena explica en el vídeo que ha enviado a los jugadores en qué consiste este tipo de sesiones voluntarias de las que habla: «Son momentos en los que podéis adaptar vuestro entrenamiento a las necesidades que podáis tener como individuos». De este modo, llama a que cada uno aproveche los elementos con los que cuente en su casa, que no son los mismos para todos. Pone el ejemplo de los que puedan tener algún saco de boxeo para golpear y boxear, los que tengan alguna cinta de correr o bici estática. Da vía libre para que cada uno, cuando pueda o quiera, pueda aprovechar estos elementos.

Lo malo es que quizá no todos tengan algo así, ya que la gran mayoría de integrantes de la plantilla son de fuera y algunos sí se han ido a sus lugares de origen para estar más cerca de su familia pero muchos otros se han quedado en Santander por no trasladar a toda su familia. Y, en el fondo, están en una segunda vivienda siempre menos equipada que la primera. Y eso lo dificulta todo un poco más.

Para animar a los suyos, Chena les recordaba que todos los ejercicios que les está mandando en estas primeras dos semanas de confinamiento, que se alargarán un mínimo de otras dos, «tienen sentido y coherencia» con el plan que tiene en su cabeza y que cree que puede «ser el mejor». Sobre todo, porque, aunque todos tienen el deseo de que este periodo sea «lo más corto posible», también puede ser largo, por lo que les invita a ser «partícipes y responsables» en todo este proceso que les conmina a mantenerse en la mejor forma posible.

Sobre todo porque, en el caso de que todo vaya mucho mejor de lo previsto y se cumplan las previsiones de Javier Tebas y se pueda retomar la competición, el Racing tendrá mucho en juego. Y apenas tendrá tiempo de ponerse en forma con entrenamientos colectivos en las instalaciones Nando Yosu. Tras más de un mes parado, tendría que retomar la normalidad con apenas diez días de ‘pretemporada’ primaveral. Sería todo un reto para el preparador físico y por eso éste quiere tener bien activos a sus futbolistas.

Para conseguir un mejor rendimiento de todos ellos, Chena envía a sus futbolistas, más allá de las tablas generalizadas, protocolos específicos en función de su composición muscular o necesidades especiales. Para ello, tiene claro que es «fundamental» mantener una comunicación fluida con la plantilla, de la que recibe sus impresiones y comentarios tanto antes como después de la realización de cada sesión a través de una aplicación. «Es una herramienta muy interesante para conocer sus sensaciones y su estado ahora que por el Covid - 19 no podemos mantener una relación personal cercana», explica él mismo. Con todo, avisa de que sus conversaciones telefónicas con todos ellos «son constantes». Está cada uno alejado del otro porque cada uno está en su casa pero las nuevas tecnologías hacen que puedan estar más juntos de lo que pueda parecer o de lo que lo habrían estado hace años.

Para los jugadores del Racing, como para los demás, se viven tiempos de incertidumbre. Primero, por saber cómo y cuándo va a terminar el actual confinamiento. A partir de ahí, se podrá saber si la competición se reanuda o no y si deberán seguir dando forma al milagro que estaban buscando antes de que el coronavirus llegara para condicionarlo todo. En el caso de que la situación se alargue y ni siquiera tengan la oportunidad de volver a jugar, habrá que ver qué sucede con la temporada. Y a muchos integrantes del plantel es algo que les importa mucho más allá de lo colectivo, porque hay un buen número de contratos condicionados a que el equipo se quede o no en Segunda División el próximo curso. Especular sobre ello corre el riesgo de resultar precipitado, por lo que sólo les queda mantener la actividad del día a día y, en concreto, cumplir con los ejercicios propuestos por el preparador físico.

Para la segunda semana, velocidad en la ejecución
Comentarios