18.01.2021 |
El tiempo
lunes. 18.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Rozada reúne al talento

Ayer probó con un centro del campo en el que Cejudo y Pablo Torre coincidían por delante del único pivote | Eso permitió a bustos volver a la izquierda y a Soko llamar a la titularidad

Álvaro Cejudo apunta a titular para el partido del sábado contra el Barakaldo. / Hardy
Álvaro Cejudo apunta a titular para el partido del sábado contra el Barakaldo. / Hardy
Rozada reúne al talento

Parece que va a haber cambio de planes en el Racing respecto al partido de Laredo. Es normal viendo cómo fueron las cosas allí. Según lo intuido en el entrenamiento de ayer, Rozada va a dar marcha atrás, va a sacar a Pablo Torre de la banda y, por encima de todo, va a intentar aglutinar mucho talento sobre el terreno de juego. Quiere dejar de ser un equipo a la expectativa y diferenciarse del rival. Y de la mejor manera que lo puede hacer es con balón. Sobre todo, jugando en Los Campos de Sport.

Da la sensación de que el entrenador asturiano va a aparcar la idea del 4-4-2 para dibujar un 4-1-4-1. Y es que, aunque ayer realizó un buen número de cambios en los partidillos a los que dio forma en la recta final del entrenamiento, hubo algo que no tocó, y fue una línea de cuatro hombres que se colocó por detrás del punta. Y lo que más llamó la atención fue la presencia, en todo momento, de Pablo Torre y Álvaro Cejudo en zona central protegidos de un solo pivote, que unas veces fue Iñigo Sainz Maza y otras Villapalos. Además, Álvaro Bustos se colocó en la izquierda y Soko, que es el único futbolista de campo que queda por debutar, lo hizo en la derecha.

Hay que tomar la matrícula a esta formación porque la puede estar barruntando Rozada para recibir al colista pasado mañana en Los Campos de Sport. Si de algo está careciendo el Racing hasta la fecha es de capacidad para jugar la pelota, para hilvanar pases y dominar con la posesión. Para ello, está pensando en la opción de poner en la sala de máquinas a los dos jugadores con más talento. Quien más perjudicado saldría sería Nana, que no termina de mostrarse como el jugador que tan buenas expectativas generó. De hecho, le está costando encontrar un buen rendimiento con balón, que es, precisamente, lo que más busca el equipo.

Quiere el entrenador verdiblanco ver a un equipo capaz de dar más de dos pases seguidos y que dé un paso al frente con balón. Podría también echar mano de un futbolista como Martín Solar, que sólo ha aparecido en escena para jugar unos minutos contra el Alavés B, o incluso de Benktib. El canterano tiene aptitudes suficientes para dar ese sentido a la posesión que busca el entrenador aunque éste le achaca su falta de decisión para irse al área. De ésta anda sobrado el hispano marroquí, pero se le achaca perder demasiado la posición. Por ahora, parece que su apuesta inicial, a falta aún de un par de entrenamientos, es la de poner juntos a los dos futbolistas más talentosos e imaginativos. Tampoco tienen demasiadas aptitudes defensivas, pero el cordobés ya tuvo que ejercer de medio centro el curso pasado cuando los entrenadores se percataron de la poca capacidad de hombres como Toribio, Nkaka, Kitoko o Sergio para mover la pelota con cierto ritmo.

La repentina aparición de Pablo Torre anunció lo difícil que iba a ser que pudiera jugar junto a Cejudo. El pasado fin de semana ya lo hicieron durante unos minutos en los que el cordobés se echó a una banda. Pero ahí ya es mucho menos jugador de lo que es por la parcela central, lo que también demostró el de Soto de la Marina en San Lorenzo. Es algo que no va a repetir Rozada porque ya quedó acreditado el pobre rendimiento que da y eso abre la puerta, además, a jugar con dos extremos de verdad.

Por lo visto ayer, el técnico ovetense está decidido a devolver a Álvaro Bustos, otro jugador de talento que estaría sobre el terreno de juego, a su banda natural, ya que en Laredo tuvo que jugar a pierna cambiada para permitir que Pablo Torre arrancara desde la izquierda. Al final, el objetivo debería ser no sólo ser un equipo que se junte mucho a la hora de defender, sino también en torno al balón. Sólo así puede dar el paso adelante que viene buscando.

Ausentes. Los ausentes en el entrenamiento de ayer siguieron siendo Pablo Andrade y Jordi Figueras. Al menos, el central catalán salió al terreno de juego para realizar carrera continua, lo que dio muestras de que su evolución está siendo positiva. Más lento va el brasileño. Por otra parte, Marco Camus volvió a completar el entrenamiento con normalidad y eso le permite ser optimista respecto a sus opciones de sumarse de lleno al equipo. Más aún, ante una semana con tres partidos que a buen seguro concederá oportunidades a todos.

Quien no pudo completar la sesión de trabajo de ayer fue Jon Ander. Era algo que estaba planeado porque no termina de estar al cien por cien de esas molestias en el talón de Aquiles que ya le dejaron entrenando al margen en la segunda de las tres semanas de parón que tuvo el Racing durante este mes de noviembre. Quizá eso le haga perder enteros para ser el delantero centro elegido para jugar contra el Barakaldo. Porque, aunque Rozada tenía claro que debía jugar con dos para aprovechar todo el potencial que tiene en ese puesto, es posible que rectifique y pase a hacerlo solo con uno porque su apuesta anterior no estaba dando el resultado esperado. Los delanteros no conseguían ser protagonistas aunque aún hay que ver cómo termina evolucionando la idea trazada durante el entrenamiento de ayer, ya que Cejudo ya jugó de inicio en la jornada inaugural coincidiendo también con Pablo Torre aunque, en teoría, para ejercer como segundo delantero, rol que nunca va a desempeñar porque lo suyo es jugar entre líneas o en la media punta. Es ahí donde puede encontrar al de Soto de la Marina que le andará buscando.

Rozada reúne al talento
Comentarios