29.10.2020 |
El tiempo
jueves. 29.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Rozada, responsabilizado

Tiene claro que hay plantilla suficiente para alcanzar el objetivo pero reconoce que la labor que el cuerpo técnico haga con ella será «clave» | Cree que llegan «en el mejor momento»

Javi Rozada se estrenará mañana en partido oficial. / Hardy
Javi Rozada se estrenará mañana en partido oficial. / Hardy
Rozada, responsabilizado

Por fin llega lo bueno. La pretemporada se les ha hecho larga a los jugadores pero también al entrenador. También éste quiere estrenarse en partido oficial c

omo técnico verdiblanco por mucho que sea bien consciente de la carga de responsabilidad que eso supone. Es mucha y Javi Rozada la admite y la asume. Está en el contrato y forma parte del juego. De hecho, antes incluso de empezar, ya advierte de que el éxito o el fracaso del grupo de futbolistas que han puesto a su mando dependerá del jugo que él sea capaz de sacar de ellos.

De partida, tiene claro que hay materia prima suficiente como para mirar alto. «Me han puesto un equipo que está preparado para todo siempre que saquemos el máximo rendimiento de los jugadores», aseguró Rozada en la mañana de ayer. Tiene claro que el verdadero nivel que tenga la plantilla «dependerá del rendimiento que el cuerpo técnico le pueda sacar». Y lo dice porque muchos de ellos todavía «son incógnitas» porque, aunque tienen «un nivel espectacular», son productos de la cantera que, en verdad, están por explotar. «Y de nosotros va a depender que sean muy buenos jugadores de Segunda B», explicó el asturiano. A eso hay que sumar al también nutrido número de jugadores «de fuera» cuya «aclimatación aquí» también cree que va a depender de él y de sus compañeros en el organigrama técnico. «La labor que hagamos el cuerpo técnico va a ser clave parea subir», resumió.

Como se ve, Rozada no aparta de sí el cáliz que le cayó encima cuando aceptó el reto racinguista. Es un entrenador joven y con ambición y, después de ocho semanas «sin salir de La Albericia y haciendo dobles sesiones», está «con muchas ganas de que empiece lo importante». Que empiece a sonar la música. Y cree que el inicio va a llegar en el «mejor momento» para su equipo porque éstos entienden «el reto» que tienen delante y porque, además, en los últimos días por fin se ha ido reuniendo el grupo de futbolistas que asaltarán el objetivo. Sólo falta Soko y a éste se le espera la próxima semana.

Se le vio al entrenador verdiblanco con ánimos renovados tras lo sucedido el pasado domingo, cuando su equipo perdió contra el Amorebieta y él se marchó a casa reconociéndose «preocupado». «Todo se veía muy negro el otro día», confesó ayer. Sin embargo, desde entonces han cambiado cosas: «No habíamos visto a Matic ni a Balboa, Cedric y Nana llevaban muy poco tiempo... Sales del partido y, en ese momento, lo ves un poco mal y estás preocupado, pero viendo cómo han ido los entrenamientos esta semana...» Tanto es así, que el entrenador verdiblanco afirmó que había sido la mejor semana de trabajo de la pretemporada, por lo que va a afrontar el encuentro de mañana tranquilo y con la certeza de que los suyos van a estar a la altura.

Para esa importante evolución de última hora que han experimentado los jugadores verdiblancos, Rozada entiende fundamental la aparición de la «competencia». Y es que, en la primera parte de la pretemporada, los únicos componentes del equipo eran los «chavales» de la cantera y los pocos «veteranos» que habían continuado del pasado curso. Y ahí se generó «poca competencia», lo que, en su opinión, «se notó». La diferencia es patente con la situación actual, cuando considera que va a ser «caro jugar en todos los puestos, lo que hace que el jugador siempre dé más en el día a día». Quizá ahí está el secreto de que justamente esta semana «haya sido la mejor» desde que comenzaron a caminar.

Durante estos días, han estado trabajando con tres centrales y dos delanteros pero recordó Rozada que durante la pretemporada ya habían puesto en práctica «dos o tres estructuras». La razón de lo entrenado esta semana es la de tener «un delantero más» por la llegada de Balboa, pero afirmó que hasta mañana mismo poco antes del partido no decidirá la alineación. «Lo importante es que tenemos gente muy polivalente que puede jugar en varias posiciones y mucha gente para jugar arriba y por dentro», detalló. Y elegirá a unos o a otros en función «del dibujo».

otra historia. Quiere apostar el Racing por una presión adelantada aunque a menudo se le atraganta la de los demás, como quedó acreditado en los dos últimos amistosos. Tampoco es algo que le recorcoma demasiado al técnico verdiblanco porque tiene claro que no es lo mismo jugar en pretemporada que en temporada oficial. En la primera, los rivales saltan «sin nada que perder porque no hay puntos en juego, lo que hace que juguen con más confianza». Admite Rozada que el domingo pasado se confundieron «tremendamente» porque insistían en apostar continuamente por «situaciones cortas y prácticamente nada por intermedias o por buscar las espaldas a los centrales y obligarles a correr». «Ellos jugaron a lo que quisieron», insistió. Sin embargo, entiende que la cosa ha cambiado y que, a partir de ahora, sus hombres sabrán «de sobra lo que hacer si un equipo juega como el Amorebieta el otro día». Aún así, recalcó que no cree que, con puntos en juego, el equipo zornotzarra «hubiera hecho esa presión alta».

Se va a medir el Racing al Portugalete casi a ciegas porque apenas le han podido ver en acción en los amistosos disputados ante el Bilbao Athletic y el Mutilvera mientras que Ezequiel Loza tiene todos los partidos del conjunto cántabro en Youtube y conoce el día a día verdiblanco gracias a los muchos medios que lo siguen. Sin embargo, Rozada no se queja por esa desventaja porque «va en el cargo». Aún así, tiene claro que lo primordial mañana será centrarse en ellos mismos por mucho que tenga un máximo respecto por el equipo portugalujo y por el entrenador que tiene.

Ezequiel Loza sabrá bien que durante esta semana ha entrenado Rozada con tres centrales con la idea, según sus palabras, de «mecanizar esa estructura». «No se trata de una cuestión de si jugamos con tres o con cuatro, sino de que el jugador esté cómodo en el campo. Con cuatro ya lo teníamos muy asimilado y esta semana hemos trabajado con tres para que los jugadores mecanicen esos movimientos», explicó el técnico verdiblanco. En su opinión, lo fundamental es que «la gente interprete bien lo que quiere tanto con balón como sin balón» y cree que van por buen camino.

Recordó Rozada que en cada partido hay otros «mini partidos» y que han de estar «preparados» para las variantes que se vayan dando en cada momento. Y es que, tiene claro que «todos los rivales» van a resultar competitivos «y exigentes» y más aún en el grupo en el que han quedado encuadrados, ya que considera que a los equipos vascos «no hay que ganarles una sola vez, sino dos porque, como no les mates, siempre se van a agarrar al partido». Y pone el ejemplo del Amorebieta el domingo pasado, que, además, cuenta en su equipo con «22 jugadores vascos que compiten muy bien».

Lo que le ha quedado a Rozada es un equipo eminentemente alto al que pretende sacar mucho partido a balón parado. Se atreve a decir que tiene «ocho o diez jugadores que van muy bien por alto» y a todos ellos les ha propuesto el reto de «marcar dos o tres goles cada uno». En su opinión, es «un arma súper importante y más cuando es previsible que juguemos mucho en campo contrario, lo que puede provocar mucho córner y mucha falta lateral».

Aseguró Rozada que tiene decidido qué portero jugará mañana pero no quién va a ser el titular de la temporada porque considera que ambos «tienen un nivel parejo». «Quien empiece jugando no va a tener garantizado seguir porque va a ser cuestión del día a día y del rendimiento que vayan dando en los partidos», explicó. Lo bueno, en su opinión, es que el notable nivel de ambos hará que uno le exija al otro y de ahí sale beneficiado el colectivo.

Rozada, responsabilizado
Comentarios