25.11.2020 |
El tiempo
miércoles. 25.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Racing vuelve a casa

Minutos antes de abrirse las taquillas ya había ayer una cola importante de abonados demandando una entrada. / Hardy
Minutos antes de abrirse las taquillas ya había ayer una cola importante de abonados demandando una entrada. / Hardy
El Racing vuelve a casa

El Racing lo componen no tanto sus jugadores como sus aficionados. Los primeros pasan y los segundos se quedan. Siempre están ahí. Son, en verdad, los que van a pagar la ronda de Chuti Molina, que ya está muy lejos de Santander sin haber pagado nada. Y, aunque el equipo sí volvió a jugar en El Sardinero después del confinamiento para terminar de manera apresurada la penosa temporada pasada, no hay aficionados en las gradas desde los primeros días de marzo. Hace ya más de seis meses de aquello. Nunca en su historia había estado el coliseo racinguista tanto tiempo sin la vibración de la hinchada. Los que vayan hoy apenas tendrán potencial para hacer vibrar nada, pero ya será un primer paso. Habrá sólo mil aficionados en Los Campos de Sport, pero al menos serán una buena representación de quienes han convertido en ilusión por lo que pueda pasar este nuevo curso la frustración del pasado. Así funciona este deporte, que tiene una gran capacidad para reciclarse.

El partido que abra de nuevo Los Campos de Sport al racinguismo será un amistoso. Para cuando empiece la temporada de verdad y empiecen a ponerse en juego puntos fundamentales, el club confía en poder abrir las puertas a más gente. Por eso ha iniciado ya negociaciones con el Gobierno Autonómico, que es quien tiene la potestad para regular la afluencia de espectadores a acontecimientos deportivos. En el protocolo vigente se pone un máximo de mil personas para eventos al aire libre sin diferenciar si el recinto tiene un aforo para mil quinientos o para veinte mil. Y es lo que precisamente quiere corregir la entidad presidida por Alfredo Pérez. Todo dependerá, a buen seguro, de la evolución que mantenga la crisis sanitaria en las próximas semanas.

Lo que está claro es que hay ganas de ver al Racing en directo y de, poco a poco, ir recuperando el ritual de salir de casa debidamente uniformado para desfilar hacia Los Campos de Sport. Una veintena de socios con Carné Oro ya pudo acudir a las instalaciones Nando Yosu a presenciar el debut del equipo de Javi Rozada en pretemporada contra la Real Sociedad B, pero lo de hoy es otra historia. Hoy se juega en El Sardinero y ayer se abrió la posibilidad de acudir a quienes tienen un abono cuyo número oscile entre el uno y el seis mil. Se pusieron quinientas entradas físicas a la venta en taquillas y otras tantas por internet. Y ayer a primera hora, unos minutos antes del horario previsto para iniciar la dispensa de localidades, ya había una importante cola. No era para acudir a un partido de playoff ni a uno de Copa del Rey ante un Primera, sino a un amistoso contra un filial, pero hay quien tiene el racinguismo metido en vena y hace mucho que no se mete un buen chute.

Con todo, a pesar de esas madrugadoras colas, ayer se vendieron poco más de la mitad de entradas disponibles. Es posible que incluso hubiera quien ni siquiera decidiera acudir a la taquilla a comprarla pensando que para cuando llegara ya se habrían agotado. Era un pensamiento lógico viendo la demanda de primera hora, pero hoy aún habrá 442 disponibles que se pueden adquirir físicamente o por internet (con recargo de un euro). Como el club ha visto que no han volado, desde esta mañana ya no hará falta tener uno de los primeros seis mil números de carné, sino que cualquier abonado podrá hacerse con su localidad.

Si el Racing ha tardado tanto en la presente pretemporada en jugar en El Sardinero teniendo, incluso, que jugar en el campo número dos de las instalaciones Nando Yosu es porque han estado tratando el césped para que luzca una imagen inmejorable una vez que empiece la temporada. Esas labores ya están concluidas y su resultado lo estrenará hoy mismo el equipo verdiblanco, para quien será toda una novedad porque ni siquiera ha realizado un entrenamiento en el que será su campo. Por lo tanto, en el seno del vestuario a buen seguro que hay ganas de disfrutar de la experiencia de esta tarde porque, aunque limitado por la poca afluencia de público que habrá, siempre apetece jugar en El Sardinero. Sobre todo, a los muchos jugadores de la casa que Javi Rozada aún tiene a su disposición.

debuts. A día de hoy, los que ya saben lo que es jugar en el coliseo racinguista de manera regular son Iván Crespo, Jordi Figueras, Álvaro Cejudo y Jon Ander. A éstos hay que sumar a Iñigo Sainz Maza aunque hace prácticamente año y medio de su única vivencia, ya que fue en el último partido de la fase regular del curso 2018-19 ante el Logroñés. Aquel día también jugó Siverio pero éste tuvo la oportunidad de repetir la experiencia en la recta final del curso pasado, cuando ya todo estaba perdido y había renovado su contrato. Al igual que él, se hicieron habituales Marco Camus y Martín Solar. Incluso Goñi, a quien han comunicado que no será jugador del primer equipo este año, tuvo la oportunidad de debutar. Sin embargo, siguen pendientes de hacerlo hombres como Pablo Torre, Dani González, Simón, Mantilla, Nico Santos, Ceballos y otros que podrían tener su momento en el envite de hoy. Curiosamente, es Juan Gutiérrez, que fue de los que el lunes recibió la noticia de que debía elegir si quedarse en el Rayo o salir cedido, el jugador del actual plantel que antes debutó en El Sardinero. Lo hizo en aquella aciaga temporada 2017-18. De hecho, fue de los ‘agraciados’ que estuvo en aquel partido en Zubieta para olvidar. Sólo él e Iván Crespo, de los actuales jugadores racinguistas, estuvieron allí.

Además de este repaso a los jugadores de casa, también están por debutar los recién llegados, como son los casos de Álvaro Bustos, Pablo Andrade, Ismael Benktib y Álvaro Villapalos. Está por ver si éste podrá disponer ya de sus primeros minutos tras haber completado sólo dos entrenamientos a las órdenes de Javi Rozada. Él terminó de competir el 23 de julio con el Atlético Baleares y, tras apenas un par de semanas de descanso, en seguida comenzó a ejercitarse con un entrenador personal. No es lo mismo que hacerlo en grupo y por eso necesitará un tiempo de adaptación para que su reinserción en el grupo no resulte demasiado repentina. Da la sensación de que es lo que le ha podido suceder a Maynau, que ha intentado por dos veces entrenar con sus nuevos compañeros y ninguna de las dos sesiones ha sido capaz de terminarla.

El jugador catalán tuvo que abandonar el entrenamiento del pasado lunes con un visible gesto de frustración y desesperación. Algo no iba bien. La semana anterior había notado unos dolores en los isquiotibiales que le han vuelto a dar la lata. Otra vez a parar. Lo cierto es que no es la mejor manera de empezar porque queda claro que le va a costar alcanzar el ritmo de competición de sus compañeros. Él será una de las bajas que tenga Javi Rozada para el partido de esta tarde. La otra será la de Óscar Gil, que hoy mismo cumple una semana con el brazo en cabestrillo, mientras que la tercera será la de Saúl García, para quien iba a ser un partido importante que podría marcar su futuro como verdiblanco y que tendrá que quedarse en la grada.

A buen seguro que el técnico dé un paso hacia delante en la pretemporada y haya futbolistas que empiecen a jugar más de 45 minutos. Ya queda menos de un mes para que se abra el telón de la competición y hay que ir acercando las piernas a una sensación de partido real. Delante, además, habrá un buen equipo, uno de los que parecen estar llamados a pelear con el Racing por alguno de los tres puestos que den pasaporte para la siguiente fase. El conjunto cántabro ya se midió al filial de la Real Sociedad hace dos semanas, hoy lo hará contra el del Athletic y la próxima semana lo hará ante el del Alavés.

Si al frente del segundo equipo donostiarra estaba Xabi Alonso, hoy llegará Joseba Etxeberria al frente del Bilbao Athletic. Se trata de un entrenador que ya sabe lo que es ganar al Racing en partido oficial. Lo hizo al mando del Amorebieta y lo hizo, además, con gol de Jon Ander. Ahí se producirá un reencuentro porque el ariete vasco podrá volver a jugar tras pasarse una semana y media al margen de los demás por culpa de una lumbalgia que ya ha quedado atrás.

El segundo equipo rojiblanco cuenta con una ‘camada’ interesante que, como cada año, ha dado paso a muchos de los que jugaron en el Basconia (el filial de Tercera División) el curso pasado. Han salido jugadores importantes como Rojo, Murua, Salado, Areso o Sancet, que ya es jugador del primer equipo. También Morcillo fue titular en el primer partido del Athletic este año. Entre los futbolistas que se presentarán hoy en santander habrá un apellido ilustre como el de Nico Williams, el hermano pequeño de Iñaki. Con todo, arriba es Yousseff Diarra, con trece dianas el curso pasado en el Basconia, quien puede ser el hombre a vigilar.

El Racing vuelve a casa
Comentarios