23.09.2021 |
El tiempo

Romo. «Isma López me parece el mejor lateral izquierdo de la categoría»

Fernández Romo destacó la labor del jugador navarro, a quien sustituyó en el descanso del partido contra el Talavera

Fernández Romo justo antes de que Manu y Borja Domínguez entraran al terreno de juego. / Hardy
Fernández Romo justo antes de que Manu y Borja Domínguez entraran al terreno de juego. / Hardy
Romo. «Isma López me parece el mejor lateral izquierdo de la categoría»

Un mal partido en Logroño, una semana probando el entrenador alternativas para el lateral izquierdo, volver a encajar un gol nacido por esa banda en el siguiente encuentro y ser sustituido al descanso para recolocar a un central en su posición. Es una colección de temas que no sonaban nada bien para Isma López. Es normal que sospechara que algo no iba bien y que incluso su continuidad en el once inicial podría ser puesta en cuestión en el futuro. Puede estar tranquilo. Fernández Romo aclaró las cosas tras el encuentro y, de hecho, afirmó que, en su opinión, el navarro es «el mejor lateral izquierdo de la categoría». Y sería absurdo dejar en el banquillo a alguien con semejante cartel.

Descartó, como era esperable, el entrenador madrileño señalar a Isma López por el gol del Talavera. Y no cree que lo hiciera al quitarle en el descanso. Repartió la culpa porque un equipo funciona a partir de «procesos colectivos» donde el grupo ha de funcionar como una maquinaria. Si falla uno, fallan todos. Así, destacó que el movimiento que realizó con vistas al segundo tiempo «permitió que apareciera Álvaro Mantilla y que defendiera los espacios de dentro». Explicó que, aunque pareciera «un cambio defensivo», lo que hizo fue ayudar al Racing a «atacar mejor». «No nos han empezado a abrir por dentro y esas recuperaciones nos han permitido que jugáramos más en su campo», añadió.

Más allá de esa explicación teórica, lo normal es que un jugador que sabe que nunca le va a señalar el entrenador de manera directa, al menos en público, se quede preocupado. Porque no suele suceder que un defensor se convierta en el primer cambio cuando el equipo va ganando si no hay algún problema físico en medio. Y no lo hubo. Sin embargo, según destacó Fernández Romo, Isma López lo había encajado bien porque sabe perfectamente cómo funciona esta historia. «Él nos supera a todos como profesional», advirtió el entrenador madrileño. «La formación que tiene, la entereza que tiene para todo, lo serio que es en su trabajo y lo buen jugador que es...», apuntó.

Contextualizó Fernández Romo el gol encajado el pasado sábado dentro de la situación colectiva que estaba planteando su equipo en ese tramo del encuentro. Entiende que en ese momento estaba jugando «muy abierto y expuesto y con mucho bloque alto en muchas situaciones, lo que también favorece los riesgos». Y en una de esas situaciones pudo llegar ese tanto que pudo haber complicado las cosas sobremanera. De hecho, lo hizo. «Llegó en una jugada en la que hemos perdido un balón, lo que ha costado un contraataque por un espacio en la que el jugador no estaba porque le había precedido otra acción del juego», advirtió.

Isma López estaba fuera de la cueva porque en la jugada anterior había subido hacia arriba. Y es inevitable. «Su fútbol es así», justificó Fernández Romo. «Tiene que llegar a jugar en campo contrario y doblar», añadió. De hecho, puso en valor que había «ayudado en muchas situaciones a que llegáramos por aquel sitio». Destacó que habían tenido la intención inicial de «generar problemas al rival con los laterales» y lo cierto es que tanto el navarro como Unai Medina lo hicieron en el primer tiempo. No así los que jugaron en el segundo. Lo que sucede es que en esos primeros 45 minutos no se terminó bien apenas ninguna de esas acciones en las que se incorporaron los laterales.

«En los primeros veinte minutos faltó algún centro de más calidad de Álvaro (Bustos) o alguna otra acción, pero lo importante es que se produjeron cosas con él (Isma López) en el campo que han ayudado a que diéramos la vuelta al partido incluso antes del descanso», recalcó Fernández Romo para dejar bien claro lo mucho que valora a su lateral izquierdo. No puede asegurar que vaya a repetir en el once porque su función es «seguir trabajando en la búsqueda del mejor equipo posible». De hecho, cree que la contundente victoria conseguida ni siquiera ha de condicionar su rutina habitual, que es la de seguir «analizando y trabajando» en busca de esa constante evolución.

La intención. De todo lo sucedido contra el Talavera, Fernández Romo se quedó con la «intención» que tuvo su equipo en todo momento de buscar el gol independientemente del resultado que hubiera en ese momento en el marcador. «No siempre salen las cosas como uno quiere porque después hay un rival que hace las cosas también muy bien, pero la clave es tener esa intención», insistió. Tuvo momentos malos el equipo durante la contienda, sobre todo tras el gol de ellos e incluso después del empate a uno, pero valoró que los suyos se rehicieran bien y que tuvieran «el mérito de encontrar los espacios y las llegadas» que tanto necesitaban.

El Talavera lo puso fácil porque incluso perdiendo 3-1 se fue en busca del gol debilitándose atrás, lo que aprovecharon al máximo jugadores como Soko, Cedric y Bustos. Con todo, también destacó el técnico que hubo momentos en los que hubo que dar forma a posesiones más largas, pero cree que cuando toca realizar ese trabajo hay que ser más «rápidos y eficaces». «No todos los partidos se nos ponen así y por eso hay que hacer daño también jugando en estático», resumió.

Lo cierto es que Fernández Romo se marchó satisfecho a casa porque le había «gustado el equipo en general». Percibió «voluntad e intención» y eso, a estas alturas, no le parece poco. «Seguimos en esa fase en la que todo lo que nos pase es maravilloso porque, si lo usamos bien, utilizaremos esas experiencias como conocimiento», apuntó. Su intención no deja de ser que su equipo «crezca en cada partido» incluso con independencia del resultado. Y el sábado vio «cosas diferentes» porque había hecho «mucho daño» y había tenido «eficacia en la llegada» pero en el primer tiempo también valoró cómo habían «querido localizar» y cómo habían visto que era mejor que Pablo Torre no bajara tanto a recibir y esperara arriba, lo que ayudó a que participara en los goles.

Cree que el mayor dinamismo que mostró el Racing contra el Talavera respecto a sus dos encuentros anteriores y la palpable mejoría de Sergio Marcos no tiene tanto que ver con la titularidad de Íñigo, sino con «la mejora del equipo» en general. «Los medio centros jugaron muy parados en Logroño, pero, más allá de las capacidades de cada uno, es muy importante la altura. Y eso entra dentro de un proceso colectivo más allá de que cada jugador tenga su manera de jugar y de hacer», abundó. En ese sentido, recordó que habrá partidos en los que «puede ayudar la conducción de Íñigo» y otros en las que tendrá más valor «el robo de Fausto». En este punto, recordó que en todo momento ha hecho hincapié en la necesidad de tener «22 buenos jugadores, dos por puesto, que te den muchas posibilidades porque esa competencia también ayuda a crecer a todos».

Romo. «Isma López me parece el mejor lateral izquierdo de la categoría»
Comentarios