05.03.2021 |
El tiempo
viernes. 05.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Racing pierde atractivo

La pandemia y sus limitaciones, junto a su dudosa situación clasificatoria, hacen que los posibles fichajes ya no tengan al equipo verdiblanco como una prioridad | A Pedro Menéndez le está costando encontrar lo que busca

Aritz Solabarrieta no ve la hora de que lleguen por fin los refuerzos prometidos por el club. / Hardy
Aritz Solabarrieta no ve la hora de que lleguen por fin los refuerzos prometidos por el club. / Hardy
El Racing pierde atractivo

Para un jugador de Segunda B, el Racing siempre fue un destino atractivo. Hay, de hecho, muchos que se han decantado por defender los intereses verdiblancos incluso perdiendo dinero, ya que les ofrecían más en otros destinos. Y tomaban esa decisión porque eran bien conscientes de que el conjunto cántabro era siempre un aspirante seguro al ascenso y porque, a pesar de estar en la categoría de bronce, uno se podía sentir futbolista profesional no sólo por el armazón organizativo que sigue teniendo construido el club, sino también por el entorno y por la afición que tiene detrás. Todo parecía estar siempre a favor pero, en la actualidad, algunas de esas fortalezas que podían inclinar la balanza a favor de la entidad santanderina ya no están. Hoy es mucho más difícil convencer a un jugador de las bondades de fichar por el Racing que otros años. Quizá por eso a Pedro Menéndez le esté costando tanto mover ficha. No tiene cartas tan buenas.

El Racing va a hacer fichajes. Estaba cantado después de comprobar el desastre de primera vuelta que completó y quedó confirmado por el propio Alfredo Pérez, presidente del club, en la reunión que mantuvo la comisión deportiva después de la derrota ante el Real Unión. Allí no sólo confirmaron a Aritz Solabarrieta en el cargo, sino que los máximos accionistas dieron vía libre a los encargados de confeccionar el proyecto deportivo para que realizaran las incorporaciones que estimaran oportunas. Y adelantó que serían tres, cuatro o incluso cinco. Y, por ahora, no se ha cerrado ninguna. El único movimiento que ha habido ha sido la salida de Javi Siverio y fue por iniciativa propia del jugador. Lo malo es que hoy ya es día 21.

El tiempo pasa y no llegan los refuerzos. Y el tiempo es más importante este año que en otros meses de enero anteriores porque la temporada termina mucho antes. De hecho, sólo quedan nueve partidos para que termine una primera fase donde ya se va a decidir por qué va a luchar cada equipo: si por subir a Segunda División, si por mantenerse en lo que llamarán Primera RFEF o bajar a Segunda RFEF o incluso a Tercera RFEF. Es una temporada muy puñetera para haber caído de nuevo a Segunda B.

Lo que tiene el mercado invernal es que sólo salen al mercado jugadores que no están jugando en sus equipos. Eso quiere decir que llegarán sin ritmo de competición y que, por lo tanto, necesitarán un cierto tiempo de aclimatación. Esto quiere decir que, en la perspectiva más optimista, tendrá siete partidos para ayudar al Racing en esta decisiva primera fase. Lo ideal habría sido hacer cerrado operaciones a principios de mes para que los recién llegados tuvieran más tiempo de mostrar su firma, pero esa posibilidad ya pasó. Tras comprobar cómo prácticamente ninguna de las incorporaciones realizadas en verano está funcionando, Pedro Menéndez quiere ir sobre seguro, no se quiere precipitar y está esperando a jugadores que apuran hasta última hora para ver si les sale algo de Segunda.

Vender el Racing ya no es tan sencillo como otros años. En primer lugar, el equipo está con el agua al cuello y si, por ejemplo, vuelve a firmar una traca en Los Campos de Sport como las dos últimas, el domingo se podría volver a ir a la cama en puestos de playoff de descenso. Y nadie, al menos nadie de los que está en disposición de elegir dónde jugar por ser muy bueno, querría llegar a un equipo que lo está pasando mal y que, además, tiene sobre sí una presión añadida que no todos tienen. Lo que queda de temporada se puede hacer muy duro si al conjunto cántabro le toca tener que jugar por su mera supervivencia y no todos están dispuestos a sumarse a una fiesta así. No es lo mismo que te llame el equipo verdiblanco cuando está metido de lleno en la lucha por lo máximo que cuando todavía no sabe muy bien a qué juega y tiene a todo el entorno alborotado. Otros años, el Racing parecía ser el ascensor ideal para subir con él al piso de arriba, pero ahora parece que lleva mucho lastre.

Más allá de eso, lo que muchas veces ha atraído a buenos jugadores a Santander rechazando incluso ofertas mejores es la posibilidad de sentirse parte de otra categoría. Por ejemplo, el mismo Villapalos reconoció, el día de su presentación como jugador del Racing, que lo que le había hecho decantarse por su oferta en vez de por otras más suculentas fue el recuerdo de jugar en Los Campos de Sport ante veinte mil personas. Lo hizo cuando visitó el coliseo verdiblanco con el Atlético Baleares y quería vivirlo como jugador local. Incluso hay futbolistas de Segunda División que nunca han jugado ante tanta gente y saben que en el Racing pueden disfrutar de eso al menos en el playoff. Sin embargo, este año no hay público. La posibilidad de sentirse una ‘estrella del rock’ y sentirse un futbolista de primer nivel jugando ante tanta gente se ha perdido este año. Ese hecho diferencial que tenía el club verdiblanco ya no lo tiene en este mercado invernal.

Todo eso puede estar retrasando la toma de decisión de los futbolistas a los que el Racing ha echado la caña. Como es consciente de que el tiempo cuenta, lo que tienen claro dentro del club es que no van a fichar a jugadores extranjeros o exóticos. Ya bastó con Soko y Balboa. Y no sólo por dar la sensación de ser apuestas casi a ciegas, sino por el retraso que puede provocar su llegada, más aún por causa de la pandemia. De este modo, los que lleguen serán jugadores que ya estén en el fútbol español o españoles que estén en el extranjero que no tengan problema para venir. Dichos fichajes se esperan para la próxima semana y, en principio, la prioridad sería contratar a un delantero centro, a un centrocampista de recorrido y a un lateral izquierdo. En el fondo, sería sustituir pieza por pieza a Javi Siverio, que ya ha salido del club, y a Maynau y Benktib, que son los que están en la lanzadera de salida y a los que el club busca un destino.

El Racing pierde atractivo
Comentarios