14.06.2021 |
El tiempo

Con público, mejor para el equipo visitante

El Racing ha sumado un empate y dos derrotas en los tres anteriores partidos en los que ha habido aficionados en la grada de el Sardinero

Hoy volverá a haber aficionados en la grada. / Hardy
Hoy volverá a haber aficionados en la grada. / Hardy
Con público, mejor para el equipo visitante

Hoy habrá público en Los Campos de Sport. Eso es una gran noticia. En primer lugar, porque quiere decir que los datos pandémicos se van corrigiendo y van mejorando. En segundo lugar, porque ayudará a generar un cierto ambiente de fútbol. Se quedará lejos de lo que sería un domingo normal en el coliseo verdiblanco y más aún teniendo en cuenta que es otro equipo de Cantabria quien lo visita, pero algo es algo. El Gobierno de Cantabria permite la asistencia de 4.444 espectadores pero los precedentes anuncian que la afluencia de espectadores quedará lejos de alcanzar ese número.

Fue el viernes por la tarde cuando el Racing recibió por fin el visto bueno a abrir las puertas de El Sardinero esta tarde. Lo podrá hacer hasta completar el 20% del aforo. En concreto, son las mismas condiciones que ya pudo aprovechar en los partidos contra el Amorebieta y el Real Unión disputados a principios de año. Esos son dos de los tres únicos encuentros en los que ha podido haber aficionados en le graderío de Los Campos de Sport. El otro correspondió a la primera jornada liguera. Fue contra el Portugalete y entonces se permitió la entrada de algo más de 6.500 espectadores, pero no acudieron ni la mitad.

Los equipos ya se han acostumbrado a jugar sin aficionados y a escuchar eco en el estadio. Al Racing, de hecho, le ha ido mejor cuando no ha habido público en las gradas que cuando lo ha habido. No ha ganado ninguno de los encuentros en los que ha contado con parte de su gente. Empató contra el Portugalete y pinchó de manera rotunda contra el Amorebieta y el Real Unión. De hecho, tampoco ganó los dos últimos partidos de pretemporada, jugados en casa también con público, entonces con un máximo de mil espectadores. Perdió contra el equipo zornotzarra, que le ha cogido el truco a jugar en Santander, y empató con el Alavés B. De este modo, el único encuentro que ha ganado en casa el conjunto cántabro con aficionados presentes fue el ‘bolo’ estival contra el Bilbao Athletic. Con puntos en juego, le va mejor estar solo.

Eso es algo que quiere cambiar el Racing. Lo necesita cambiar porque necesita de sus aficionados. Y ha de reciclar el mal ambiente que se vivió en esos encuentros contra el Amorebieta y el Real Unión, cuando no era una locura pensar que el equipo se iba directo a lo más profundo de la clasificación. Entonces se oyeron pitadas, exigencias de dimisión y el habitual canto de esa camiseta no la merecéis que aparece cada vez que las cosas no van bien. Aquellos dos encuentros los afrontó el Racing tras hacer el ridículo en Zubieta pero ahora la cosa ha cambiado porque lo hará tras haber recuperado su imagen, haber encadenado buenos resultados y haberse metido de nuevo en la pelea por los tres primeros puestos. Ahora falta ofrecer algo sobre el terreno de juego para que se vuelva a generar el necesario matrimonio.

Captura de pantalla 2021-02-21 a las 11.29.54

 

Lo curioso es que, de igual manera que el Racing suma un empate y dos derrotas con público, sin él ha cosechado casi un pleno de victorias. Los únicos puntos que se le han escapado con las gradas vacías fueron los disputados contra el Bilbao Athletic. Y lo cierto es que aquel encuentro estaba ganado pero entró el conjunto cántabro en una deriva que le acabó condenando en el descuento. Al

Alavés B, al Barakaldo y al Leioa, que son los que han jugado en el hogar racinguista sin ruido en las butacas, les ha ganado el bando local más o menos claramente.

En los peores minutos del equipo hasta la fecha, se habló mucho de la posibilidad de que estuviera acusando la presión que conlleva convivir con las exigencias propias de la camiseta del Racing, algo que se hace más evidente con público. Contar con una gran afición detrás es algo que hay que saber manejar porque no todo el mundo está preparado para conducir un vehículo de gran cilindrada. Los jugadores verdiblancos aún han de demostrar que son capaces de hacerlo y deben hacerlo para sacar el mayor partido posible al motor que tienen entre manos. El equipo necesita a la afición y la afición le necesita a él.

Con público, mejor para el equipo visitante
Comentarios