10.08.2020 |
El tiempo
lunes. 10.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El primer fichaje vuelve a casa

Saúl García, disputando un balón con su compañero de generación Juan Gutiérrez, en su anterior etapa racinguista. / hardy
Saúl García, disputando un balón con su compañero de generación Juan Gutiérrez, en su anterior etapa racinguista. / hardy
El primer fichaje vuelve a casa

El Racing tiene atado a su primer fichaje con vistas a la próxima temporada. Lo adelantó ayer la cadena SER y se llama Saúl García. No se trata del lateral izquierdo también cántabro que en su día fichara por el Deportivo de La Coruña y que ahora está en el Rayo Vallecano, sino que este es de Bezana y juega unos metros más adelantado. Tiene veinte años y actualmente milita en la Gimnástica, por lo que, antes de pensar enteramente en verdiblanco, tiene ante sí en los próximos días el gran reto de ayudar a su equipo a ascender a Segunda B.

Que la noticia trascendiera ayer, cuando se ha iniciado ya la cuenta atrás del primer encuentro que el equipo gimnástico disputará de la fase de ascenso express entre equipos cántabros, no cayó demasiado bien en el club presidido por Tomás Bustamante. Entienden que puede descentrar al futbolista pero éste parece estar loco por la causa. Si algo ha buscado en sus primeros años como futbolista es jugar y sentirse protagonista y no va a dejar pasar la oportunidad de poner su nombre al posible ascenso del equipo de Torrelavega, lo que permitiría vivir otro derbi como el del pasado año contra el equipo de la capital. De hecho, sea quien sea quien logre el salto de categoría, ya sea la Gimnástica, el Laredo o el Tropezón, ya sabe que se llevará el premio gordo de disfrutar de una gran entrada contra el Racing. Esto, si las normativas sanitarias lo permiten en el momento en el que se fije el duelo.

El fichaje de Saúl García será un viaje de vuelta porque el jugador ya formó parte de la disciplina racinguista en el curso 2017-18. Entonces, formó parte del equipo juvenil de División de Honor y completó un año tan bueno que incluso fue reclutado para entrenar con el primer equipo en los últimos meses del curso. Tanto es así, que incluso estuvo entre los convocados que se desplazaron a Zubieta para afrontar aquel decisivo partido contra la Real Sociedad B que terminaría siendo uno de los episodios más patéticos de la centenaria historia del club.

Él no jugó aquel día. Está, por lo tanto, por debutar en un Racing que le ha seguido la pista desde bien temprano. Sus primeros pasos futbolísticos los dio en la Peña Respuela, donde estuvo entre el 2006 y el 2010 para fichar después por el Bansander, que es donde de verdad se fue haciendo futbolista. Cada año recibía la llamada de los técnicos de las categorías inferiores verdiblancos para incorporarle pero él siempre se negaba porque prefería seguir jugando con sus amigos. Una vez llegado a la categoría juvenil, cuando la cosa ya se empieza a poner seria, sí aceptó el reto. Y le fue tan bien que incluso vino el Real Madrid a por él pagando incluso cincuenta mil euros por su traspaso, por lo que el club cántabro pudo hacer algo de caja por él.

Él tenía contrato con el Racing pero quería aprovechar el tren que estaba pasando ante él. Su máxima motivación entonces no era tanto labrarse un sueño como futbolista del Real Madrid, sino jugar la Youth League, algo que le iba a permitir medirse con algunas de las más prometedoras promesas del fútbol europeo. Sin embargo, su gozo cayó en un pozo porque apenas tuvo la posibilidad de jugar. La intención de la entidad madrileña una vez acabada la temporada fue cederle a algún equipo de Segunda B y, aunque habría sido una buena idea para él porque los emolumentos que recibía eran más que estimables y más de lo que iba a recibir en Cantabria, apostó por volver a casa y rescindió el contrato, al que le quedaban todavía dos años de vigencia.

Durante el verano pasado, el Racing intentó traérselo de vuelta pero no llegó a alcanzar un acuerdo con el futbolista. De esta manera, terminó en la Gimnástica. No entró con buen pie porque no le entró por el ojo a Alfonso del Barrio, que fue el entrenador que comenzó la temporada al frente del equipo de El Malecón. Sin embargo, con Mateo García, el sustituto del vasco en el banquillo gimnástico, ha ido ganando protagonismo. Su temporada ha ido claramente de menos a más pero, aún así, no han sido sus partidos con la Gimnástica los que han hecho al Racing dar el paso de ficharle, sino el conocimiento que tienen sobre su evolución como futbolista y, lógicamente, su proyección.

Por la izquierda. Saúl García tiene veinte años y, por lo tanto, ocupará una de las plazas sub 23, ya que llegará al Racing para formar parte del primer equipo y no para jugar en el filial. En Segunda B hay que tener seis fichas de menores de 23 años porque sólo dejan un máximo de 16 con jugadores mayores de esa edad y, por ahora, el único que tiene garantizado un sitio será el bezaniego. A buen seguro que el buen rendimiento que vienen mostrando Miguel Goñi, Martín Solar y Marco Camus les puede dar muchos boletos para formar parte de este apartado aunque, seguramente, se lo tendrán que ganar durante la pretemporada. Lo que parece tener claro el club verdiblanco, que no presentará a su nuevo organigrama técnico hasta el próximo martes, justo un día después de que termine la competición en Segunda División, es que habrá cinco o seis jugadores de la cantera en el primer equipo. Da la sensación de que se quiere cambiar de estrategia y hacer apuestas económicas por jugadores que puedan marcar diferencias sin contratar ‘medianías’ que ocupen fichas y que sean un riesgo como lo puede ser también confiar en un joven jugador cántabro o de las categorías inferiores.

Saúl García suele jugar por banda izquierda a pierna cambiada pero también lo puede hacer por la derecha y en la delantera. Por encima de todo, destaca por una endiablada velocidad que, a partir de ahora, pretende poner al servicio del Racing, donde espera dar un impulso a su incipiente trayectoria como futbolista. Se trata del primer fichaje propiamente dicho para la próxima temporada pero la segunda operación cerrada al respecto tras la renovación de Javi Siverio. Junto a ambos, hay otros futbolistas con contrato en vigor como Jagoba Zarraga, Óscar Gil, Jordi Figueras, Alexis, Abraham, Álvaro Cejudo o Jon Ander. Ni mucho menos todos ellos se quedarán y será labor del director deportivo o de quien vaya a realizar estas gestiones quien finiquite a quien no entre en los planes del nuevo entrenador. Por ahora, quien está llevando el peso de las últimas negociaciones realizadas por el club cántabro es el vicepresidente Pedro Ortiz, que fue quien llevó personalmente las renovaciones de Pablo Torre y Siverio y quien ha cerrado la incorporación de Saúl García.

El primer fichaje vuelve a casa
Comentarios