08.03.2021 |
El tiempo
lunes. 08.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Ponferrada, mal recuerdo

  • Ponferradina y Racing se verán las caras en situaciones opuestas  
  • El equipo Berciano es especialista en dar la puntilla al cántabro
Marcos Gullón fue el autor del primer gol en El Toralín en aquel vital partido del 2013. / ALERTA
Marcos Gullón fue el autor del primer gol en El Toralín en aquel vital partido del 2013. / ALERTA
Ponferrada, mal recuerdo

No puede ser más desigual la situación en la que el Racing y la Ponferradina afrontan el partido de esta noche. Mientras que el conjunto cántabro ha pasado de tener verdaderas esperanzas en la remontada a saberse desahuciado en sólo una semana, el equipo berciano ha pasado de luchar por la permanencia a soñar con hacerlo por el ascenso. Un parón de tres meses ha cambiado las ambiciones de los entrenados por Bolo mientras que simplemente se ha limitado a dar continuidad a la trayectoria de los de Oltra.

Mientras que el conjunto cántabro acumula dos derrotas y un empate tras la vuelta a la competición, lo que le ha dejado a nueve puntos de la permanencia, la Ponferradina suma dos victorias y un empate. Siete de nueve. Si el conjunto cántabro hubiera conseguido algo así, estaría ahora mismo soñando con lo máximo y dejando correr su imaginación. Pero no ha sido el caso. Ha sido lo contrario. Lo que ha dominado al entorno verdiblanco es una depresión de caballo.

A estas alturas, disfrutar de salud anímica concede un motor a la moto que hoy en día el Racing no tiene. Y le toca ir a El Toralín, donde no se puede decir que tenga buenos recuerdos. De hecho, es la Ponferradina un equipo que parece habérsele atragantado al conjunto cántabro en los últimos tiempos. Esta mala racha ante los bercianos comenzó con el episodio quizá más dramático, que sucedió en el curso 2012-13, la primera en Segunda tras el descenso en Primera. Estaba Alejandro Menéndez al mando del equipo y un ascenso del Racing le garantizaba prácticamente la permanencia. Y comenzó ganando 0-2 con goles de Gullón y Jairo, pero Mayor y Yuri empataron en el segundo tiempo. Fue un batacazo tremendo.

Dos campañas después, de nuevo en Segunda tras el ascenso exprés de Paco Fernández, de nuevo fue la Ponferradina quien dio la estocada al Racing. Esta vez fue en El Sardinero y estaba Munitis al mando. Poco se jugaba el equipo berciano, sólo unas quiméricas opciones de playoff que, lógicamente, quería explotar. Sin embargo, el entrenador del Barrio Pesquero le llegó a afear a su homólogo estar empleándose demasiado porque, de hecho, ganó el equipo leonés 0-1.

Dos temporadas después, ya en el curso 2016-17, también fue Munitis protagonista. Sin embargo, el del Barrio Pesquero estaba en el banquillo opuesto, el de la Ponferradina. El Racing llegó a El Toralín disparado al mando de Ángel Viadero. Era la décima jornada y el equipo sumaba ocho triunfos y un empate. Estaba imparable. Sin embargo, encajó su primera derrota en Ponferrada, justo cuando su paisano, exjugador y exentrenador se estrenaba en el cargo.

Ponferrada, mal recuerdo
Comentarios