25.07.2021 |
El tiempo

Un plan B para la portería

El Racing se quedó el pasado fin de semana sin Ramón Juan, que fichó por el Mirandés l Llegó a pensar que lo tenía casi hecho con el catalán pero ahora trabaja en una alternativa para que Lucas Díaz tenga competencia
Lucas Díaz mantiene un año de contrato con el Racing. / ALERTA
Lucas Díaz mantiene un año de contrato con el Racing. / ALERTA
Un plan B para la portería

El Racing llegó a confiar en tener la portería cerrada antes incluso de que comenzara junio porque consideraba que estaba a un paso de fichar a Ramón Juan, el guardameta que había tenido Guillermo Fernández Romo las dos últimas temporadas en el Cornellá. Sin embargo, al club cántabro, como a muchos otros de Primera RFEF que aspiraban a hacerse con sus servicios, se les ha escapado. Finalmente, se cruzó en el camino de todos ellos una oferta de un equipo de Segunda División y ante eso no hay nada que hacer. Tanto desde el punto de vista económico como desde el deportivo hay un salto importante y, de esta manera, el cancerbero más deseado del primer tramo del mercado ha fichado por el Mirandés para las dos próximas temporadas.

El club cántabro se ha visto obligado, de esta manera, a echar mano de su plan B. Necesita una alternativa para la portería después de que la total prioridad se haya escapado, algo que, por otra parte, ya tenían asumido desde que, mediada la semana pasada, apareciera el Mirandés en la vida de Ramón Juan. Hay que pasar página y buscar otro guardameta que, de partida, transmita garantías porque la intención es fichar a alguien que pueda disputar de verdad la titularidad a Lucas Díaz para que ni mucho menos pueda aparecer en escena el fantasma de la relajación o que alguien pueda pensar que el puesto es suyo pase lo que pase. Quieren competencia y por eso tienen claro en la entidad verdiblanca que Jagoba Zarraga no va a ser quien complete la portería verdiblanca.

El guardameta que fichara Chuti Molina hace tres años con un contrato por cuatro temporadas ha estado cedido las dos últimas campañas, la última de ellas en el Villarrobledo, donde ya ha acumulado minutos. La intención del club es volver a acordar una cesión o bien conseguir una rescisión, lo que tampoco será sencillo porque hay que alcanzar antes un acuerdo con el jugador.

Es posible que inicie la pretemporada con el Racing pero la intención es que haya otro guardameta de más galones en la categoría compitiendo con Lucas Díaz. Es posible que este último haya respirado porque, tras ganarse la titularidad en el conjunto cántabro en los últimos meses, la había visto peligrar seriamente. Y es que, era fácil asumir que iba a comenzar la pretemporada en desventaja por el cartel con el que habría llegado Ramón Juan.

No sólo eso, sino que, al haber estado ya dos campañas a las órdenes de Guillermo Fernández El Racing se quedó el pasado fin de semana sin Ramón Juan, que fichó porel Mirandés l Llegó a pensar que lo tenía casi hecho con el catalán pero ahora trabaja en una alternativa para que Lucas Díaz tenga competencia Romo, ya se había ganado su total confianza. De hecho, el técnico madrileño le había colocado en su portería en todos los partidos que estuvo al frente del Cornellá, ya fueran de liga o de Copa. De hecho, saltó al primer plano mediático después de las grandes intervenciones que realizó en las eliminatorias contra el Atlético de Madrid y el Barça.

Su gran papel en el equipo catalán y, además, su condición de sub 23, le hacían muy apetecible para toda la Primera RFEF. De ahí que la del Racing no fuera la única oferta interesante que tuviera encima de la mesa. La que más compitió con la suya desde un principio fue la del Nástic, pero, una vez que el Sabadell certificó su descenso, pasó a ser la principal amenaza. Con todo, a condiciones similares, el club cántabro confiaba en tener prioridad por la relación que el portero tenía con Fernández Romo. El guardameta incluso ya se había movido para interesarse por el día a día de un profesional en el Racing y cuando concluyó la competición en la categoría de bronce parecía que él iba a ser uno de los primeros fichajes del proyecto racinguista 21-22. Todo parecía hecho, pero la operación se alargó más de lo esperado y dio tiempo a que un Segunda División llamara a su puerta. Competir con el Mirandés resultaba complicado.

Deportivamente hablando, no parece una mala plaza donde presentarse en el fútbol profesional porque partirá con opciones de disputar la titularidad. A esto hay que sumar que, económicamente hablando, subir un escalón es otro nivel. De esta forma, rápidamente se comprometió con el equipo mirandesista, que está logrando asentarse en la categoría de plata como el Racing no ha logrado hacer en ninguna de las tres veces en las que ha jugado en la misma, ya que en todas ellas ha descendido. El club cántabro, por lo tanto, está en busca de otro portero con el que dar por cerrado un puesto tan crucial como es el de portero. Hoy hace una semana que anunció su, por ahora, último fichaje, que fue el de Carlos Castro. Por ahora, ha cerrado tres incorporaciones, que han sido las de dos medio centros y la del citado delantero. Aún quedan un buen número de operaciones por cerrar para que el entrenador pueda tener buena parte del equipo cerrado cuando, el próximo doce de julio, inicie la pretemporada. Lucas Díaz, el portero que defendió los intereses del Racing en la segunda vuelta, tiene un año más de contrato.

Durante este tiempo en el que fue titular, hubo partidos en los que ofreció algunas dudas por alto y otros en los que dejó claro su propósito de solventar ese ‘debe’ para, ya en la segunda fase, completar partidos tremendos bajo palos. Para el recuerdo quedará el que evitó que su equipo cayera en el ridículo en su primera jornada de la segunda fase en Tarazona. Libró a los suyos de tres goles cantados y le hizo ganar enteros con vistas a su futuro en Santander. Atrás queda la trayectoria de Iván Crespo defendiendo la portería verdiblanca. Lo hizo durante cinco años en los que los tres primeros fue titular indiscutible y en los dos últimos pasó a un segundo plano. El pasado curso lo comenzó como titular pero un mal partido ante el Real Unión y la necesidad de Aritz Solabarrieta de realizar cambios para intentar cambiar una dinámica penosa le invitó a cambiar al titular de la portería. Y eso permitió aumentar la figura de un Lucas Díaz que, tras el fichaje frustrado de Ramón Juan, busca quien compita con él por la titularidad.

Un plan B para la portería
Comentarios