21.06.2021 |
El tiempo

PCRs para todos hoy en el Racing

Todos los contactos directos de Jon Ander pasarán hoy por el ‘coroauto’ | Aunque todos den negativo, deberán completar los diez días de aislamiento | Los tests sí determinarán cuándo podrá volver a la actividad cada uno

Los jugadores, técnicos y empleados del Racing se someterán hoy a sendas pruebas PCR. / Hardy
Los jugadores, técnicos y empleados del Racing se someterán hoy a sendas pruebas PCR. / Hardy
PCRs para todos hoy en el Racing

Los jugadores, técnicos y empleados del Racing que se mantienen confinados desde el pasado viernes podrán salir hoy de sus casas. Pero no será un permiso para tomar aire y recordar lo que se siente fuera de las cuatro paredes de su hogar, sino para someterse a unos tests PCR que deben confirmar o no si el coronavirus se extendió por el vestuario o se ha quedado en el caso aislado de Jon Ander. Es, por tanto, un día importante para conocer hasta dónde va a alcanzar el parón del equipo y para saber a ciencia cierta hasta cuándo durará el aislamiento domiciliario al que, por lo menos, se van a tener que someter a lo largo de la presente semana.

La prueba de hoy no va a adelantar los acontecimientos de ningún modo. Es decir, que aunque no se detectara ningún otro caso en el seno de la plantilla verdiblanca y todos los resultados fueran negativos, deberán cumplir con los diez días de confinamiento que ordena el protocolo establecido por los técnicos del sistema cántabro de salud. En el caso de que haya algún positivo, su encierro deberá durar más tiempo. En el caso de que hubiera muchos, incluso se podría complicar la comparecencia del Racing en el partido de Copa del Rey que tiene programado para el jueves de la próxima semana en Mutilva.

Entre los jugadores, técnicos y empleados verdiblancos confían en recibir hoy buenas noticias porque, por ahora, no ha aparecido nadie que haya detectado síntomas que puedan ser compatibles con el Covid. El único ha sido Jon Ander, y muy leves. También es el único jugador que está diagnosticado. La primera prueba que le avisó fue la de antígenos del pasado viernes a la que se sometió todo el equipo como procedimiento rutinario a la previa del partido contra la Real Sociedad B.  Fue su positivo el que obligó a todos los que giran alrededor del primer equipo verdiblanco a aislarse en casa. Al menos, hasta que una PCR, que es un test más certero que los que envía la Federación Española a todos los clubes. Y el resultado confirmó que Jon Ander había sido presa del coronavirus de marras, por lo que, a partir de ese momento, todos tuvieron muy claro que se iban a tener que pasar una semana en casa.

El protocolo habla claramente de que hay que estar diez días encerrado en el caso de haber sido contacto directo de un positivo independientemente de que pruebas futuras den negativo. De este modo, lo que hoy se van a ‘jugar’ los futbolistas verdiblancos es poder poner fin a su situación el próximo domingo, que es cuando expira el tiempo que han de estar metidos entre cuatro paredes para impedir, en la medida de lo posible, la propagación del coronavirus. Un ejemplo cercano para adivinar lo que puede pasar es el del Sinfín, de la liga Asobal. Comenzaron dando positivo sólo dos jugadores pero en sucesivas pruebas como las que hoy harán los jugadores del equipo verdiblanco, encontraron otros casos. Así, hasta hallar seis, lo que hizo que la vuelta a la normalidad fuera escalonada.

Con todo, lo que hizo que en el equipo de balonmano se expandiera tanto el Covid fue que había jugadores que viven juntos, que comparten piso o también edificio, lo que hacía que compartieran vida más allá del vestuario. Es algo que no sucede con el Racing. Confían en que el de Jon Ander sea un caso aislado y que el próximo lunes puedan retomar los entrenamientos para, poco a poco, quitarse el óxido de todos estos días y llegar a la cita copera de Multiva con ciertas garantías de poder dar la cara. Al menos, físicamente hablando. El precedente más cercano que tienen es el del Leioa, que tuvo que jugar un partido de Copa Federación apenas unos días de haber recibido el alta y, por lo menos, fue capaz de superar la eliminatoria. Fue, además, ante el Tropezón.

En el caso de que se confirme que no hay más infectados en el seno del vestuario, los futbolistas verdiblancos podrían afrontar ese encuentro copero en territorio navarro con cuatro sesiones de trabajo. Que lo puedan hacer todos dependerá de los resultados de la prueba a la que se someterán hoy, cuando cada uno de los contactos directos de Jon Ander deberán pasar por el llamado ‘coroauto’ situado en el aparcamiento del Palacio de los Deportes. Deberán acudir en su vehículo y, sin bajarse del mismo, les recogerán la muestra que determinará los resultados. Éstos se conocerán a última hora del día o a primera hora de mañana. Cada uno tiene su hora escalonada para que no haya posibilidad a atascar la zona.

Sin fechas. El viaje hacia las inmediaciones del Palacio de Deportes romperá, por lo menos, la rutina de estos días, que, por lo menos, tampoco se distancia de la de buena parte de los cántabros por culpa de la climatología. Con todo, en su caso, debían haber disputado un importante partido en Zubieta ante un rival directo como la Real Sociedad B que debía haber servido para lavar el mal sabor de boca que dejó la experiencia de Leioa. Ese encuentro, como el que se iba a haber disputado el próximo fin de semana contra el Real Unión, deberá encontrar acomodo en otro lugar del calendario.

Con el fin de no perder la forma, los jugadores que siguieron compitiendo después del estricto confinamiento que hubo entre marzo y mayo habrán recordado aquellos días porque les volverá a tocar hacer frente a esa misma rutina de entrenamientos y reuniones virtuales. Manuel Ruiz Cueli, que era bien consciente de que podían encontrarse en la actual situación y ya tenía preparado cómo afrontar la misma, es quien marca unas pautas de trabajo para que sus hombres lo puedan hacer en casa y comunicar después resultados, marcas y demás. El objetivo, por encima de todo, es mantener el estado físico adquirido durante todos estos meses de trabajo de la mejor manera posible. En el fondo, la situación debería ser mejor a cuando un jugador sufre una pequeña lesión que le obliga a parar durante una semana porque, al menos, hoy en día sí pueden realizar algunos ejercicios los futbolistas verdiblancos. Éstos recuperarán, para cuando vuelvan a la normalidad, a Jordi Figueras, que fue víctima de una rotura de fibras semanas antes de este parón. Lo malo es que los dos partidos que deberán jugar una vez que vuelvan a la luz será en campos de hierba artificial, que no son lo más aconsejable para quien viene de sufrir problemas musculares.

PCRs para todos hoy en el Racing
Comentarios