14.06.2021 |
El tiempo

CONTRACRONICA

Paso al frente de Isma López

El lateral navarro estuvo presente en prácticamente todas las acciones ofensivas de la primera media hora de partido | Con Traver a pierna cambiada, los centros en carrera debían ser suyos | Tuvo delante tres extremos distintos

Ismael López pelea el balón entre dos rivales. / Hardy
Ismael López pelea el balón entre dos rivales. / Hardy
Paso al frente de Isma López

Isma López se enfadó cuando hace un par de semanas le preguntaron por su estado físico. Al haber llegado a finales de enero y después de pasarse un par de meses sin competir, lo habitual es llegar a medio gas y necesitar un periodo de adaptación, de ahí la pregunta. Sin embargo, se lo habían preguntado tantas veces desde su llegada a Santander que no entendía la insistencia. Quizá porque su fichaje había generado muchas expectativas y porque dio la impresión de que estaba atacando menos de lo que hoy en día se suele exigir a un lateral. Y si no lo hacía era porque no hacía falta. Si algo aportan los años es experiencia y, tras echar un vistazo a lo que tenía a su lado, llegó rápidamente a la conclusión de que lo que necesitaban las bandas en ese momento era molestar a los extremos lo menos posible. Y es lo que hizo. Sin embargo, ayer intuyó otras necesidades, cambió el diesel por la gasolina y desde el primer minuto de partido pareció más un atacante que un defensor.

Hasta la fecha, el lateral navarro había tenido siempre por delante a Álvaro Bustos, un tipo que ha ido en moto durante buena parte del campeonato y, sobre todo, desde hace dos meses y hasta que cayó lesionado en Irún. Tanto él como Soko se mostraron imparables y de ahí que los laterales apostaran por dejarles solos para que forzaran el uno para uno y se siguieran marchando con la facilidad con la que lo estaban haciendo. Sin embargo, Traver no está tan fino porque no lleva subido al tren desde hace tanto tiempo. De hecho, ayer fue su primera titularidad y le tocó jugar a pierna cambiada en el primer tiempo, lo que siempre altera la normalidad. Se rompe la capacidad de centrar en carrera y ahí debía dar un paso hacia delante Isma López.

Sin embargo, había más. El partido de ayer era vital, un partido para valientes y tipos a los que no les temblaran las piernas. La responsabilidad era enorme y no todos los jugadores que vestían ayer de verdiblanco habían jugado antes con un peso así. Pocos, de hecho. Por eso entendió que era el momento de levantar el pie del freno. Y se le vio con más ganas de aportar en ataque que nunca. Tanto es así, que dio la impresión de que la apuesta no estaba del todo estudiada o, por lo menos, bien asimilada, ya que en varias ocasiones se generó un cierto conflicto de intereses. No sólo entre el navarro y Traver, sino incluso también con Pablo Torre, que en alguna vez achacó al jugador valenciano que invadiera su territorio.

Con todo, lo verdaderamente destacable, lo que llamó la atención, fue el protagonismo que tomó un lateral izquierdo, un puesto que muchas veces pasa desapercibido, en prácticamente todas las jugadas de ataque del Racing en la primera media hora de partido. Estaba arriba y estaba abajo, centraba y buscaba aliados aunque ni él ni sus compañeros fueron capaces de generar ocasiones verdaderamente claras.

Se puede decir que el defensor navarro se echó el equipo a las espaldas. Entendió que era lo que le correspondía a un jugador de su experiencia y trayectoria. Y él no pidió que apartaran de él ese cáliz, sino que lo aceptó. No se podía estar más metido en el partido. Tanto que, en zona de tres cuartos y cuando intentaba llevar el balón a la zona central del campo, le pitaron una falta que él consideró que no lo era. Por eso se quedó protestando y hablando con el árbitro sin percatarse de que el Arenas sacó rápido. Y lo hizo de manera tan inteligente que rápidamente buscó la banda izquierda del Racing, precisamente por donde debía estar Isma López. Éste había dejado la puerta abierta y su rival la atravesó.

Fue en el minuto treinta. El centro del extremo rojinegro, presionado por Óscar Gil, llegó al segundo palo. Por allí estaba el cántabro Leandro, el mismo que había marcado en Gobela pidiendo perdón, al que le llegó el balón gracias también a una dudosa salida de Lucas Díaz. Por eso el atacante rojinegro se encontró con todo a favor para sacar petróleo de una acción generada casi de la nada. Su remate se envenenó al dar en el pecho de un compañero y se terminó marchando muy cerca del palo izquierdo de la portería veriblanca. Tanto es así, que el efecto óptico que sufrió el aficionado racinguista le hizo ver gol. No lo fue.

A Isma López le cambiaron los aliados en el segundo tiempo porque por delante se colocó Soko, ya que intercambió su banda con Traver. Éste se fue a jugar a pierna natural a cambio de confiar en que la velocidad de Soko compensara lo limitado que se ve y se sabe por ahí. Además, como central zurdo se marchó Óscar Gil para que entrara Lars Gerson. Esa situación duró 65 minutos porque, a partir de ahí, y ante la mala dinámica que llevaba el encuentro, el Racing cambió a 4-4-2 buscando algo nuevo y empezó a ser Álvaro Cejudo quien ocupó el carril del once. Todo eran novedades por esa banda. Al lateral no le daba tiempo de intimar con sus vecinos.

Tener al de Puente Genil por delante fue una nueva invitación a irse más allá de la línea de medios. Con Soko había tenido la puerta más cerrada pero Cejudo estaba llamado a meterse hacia dentro para generar fútbol desde ahí. El navarro estaba con ganas de volver a ser protagonista y, tanto es así, que a falta de poco más de veinte minutos trazó toda una diagonal con balón con la que se presentó en la zona derecha del área rival. La jugada terminó con un intento de pase a Ceballos. El lateral izquierdo asistiendo al derecho en el área rival. Sin embargo, el pase fue malo. Isma López se quedó mirando al santanderino mostrando una cierta incredulidad  por no haberle entendido, pero en verdad era un balón al que no podía llegar el cántabro de todas todas. Por eso ni le devolvió la mirada. Bajó la cabeza y empezó a trotar camino de su puesto.

Paso al frente de Isma López
Comentarios