03.03.2021 |
El tiempo
miércoles. 03.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«El partido de Zubieta puede marcar nuestro camino»

Figueras intuye que Solabarrieta quiere un equipo «valiente», que funcione como «bloque» y que piense, sobre todo, en sí mismo

Jordi Figueras, conversando ayer con su nuevo entrenador. / Hardy
Jordi Figueras, conversando ayer con su nuevo entrenador. / Hardy
«El partido de Zubieta puede marcar nuestro camino»

El nuevo año no va a venir con un periodo de adaptación ni con un primer asalto de tanteo. En cuanto el balón eche a rodar de nuevo, lo hará en el contexto de un partido importante. Tanto es así, que Jordi Figueras, uno de los capitanes del Racing, considera que el del próximo domingo puede ser un encuentro clave que no se puede dejar escapar. «Puede marcar mucho nuestro camino por las sensaciones que veníamos teniendo antes y porque, a nivel clasificatorio, puede ser un golpe moral bastante importante», explica el defensor catalán. De esta manera, tiene claro que «lo fundamental» estos días es coger «rápido la idea del nuevo entrenador para poder plasmarla en Zubieta» y pasar a ver las cosas, de este modo, de manera diferente.

Esa filosofía que trae el nuevo entrenador y que, como recuerda el veterano jugador verdiblanco, han de coger cuanto antes es la de ser «un equipo reconocible y que, sobre todo, tenga las ideas claras». En qué se traduce todo esto, se irá viendo conforme avance la semana y pueda ir aumentando la carga de trabajo. De partida, ha insistido, según explica Figueras, en que estén todos «muy juntos para atacar y defender» y que la clave para avanzar con éxito, «más allá de ser un equipo con talento, va a ser el trabajo sin balón, el trabajo de presión y estar en todo momento muy juntos para, a partir de ahí, crecer».

Según advierte el central ilerdense, es probable que a partir de ahora no estén tan pendientes de lo que haga el rival o del tipo de equipo que sea, ya que Solabarrieta ha trasladado a sus propios jugadores que quiere dar forma a un equipo «que se preocupe más de sí mismo que del contrario», lo cual interpreta que puede ser «importante para poder tener las ideas y los conceptos que quiere transmitir bien claro».

A todo lo anterior, Solabarrieta también incorpora el deseo de ver a un Racing «valiente que tenga la pelota». De hecho, según descubre Figueras, el técnico vasco les ha reconocido que son una plantilla «con buenos jugadores» que tienen un «talento» que deberán sacar «desde una base y partiendo de ser un bloque junto, que vaya a la presión cuando toca y la haga bien para luego tener esas ocasiones y robar en campo contrario, ya que así también será más fácil generar esas ocasiones». Y es que, el defensor catalán cree que «la primera idea» va a ser la de «robar en campo rival, ir a la presión y, sobre todo, estar muy atentos en ese momento de la presión tras pérdida, que va a ser fundamental». Estas son las líneas generales que ha ido trasladando Solabarrieta en sus primeras sesiones al frente del equipo insistiendo mucho en ese funcionamiento como «bloque» que obligará a tener «una defensa más adelantada a la hora de ir a presionar arriba» para no partirse tanto y mantenerse «más compactos».

A la hora de trabajar todos esos conceptos, es importante que los jugadores hayan llegado en buenas condiciones de las vacaciones. Aún así, como recuerda Figueras, apenas han tenido tampoco demasiado tiempo para abandonarse y volver con michelines, ya que no han tenido apenas días de asueto. «Desde que llevo jugando, ha sido el año que menos vacaciones de Navidad hemos tenido», precisa Figueras. Y son ya unas cuantas temporadas al pie del cañón. Sabe bien, por ejemplo, que la vuelta a la actividad tras el parón de los polvorones viene acompañado de cierta incertidumbre por la nueva apertura del mercado. Y la experiencia le dice que «siempre hay cambios». «Suelen salir jugadores que están jugando menos, que no están a gusto o que se quieren ir y, al final, hay movimientos en prácticamente todos los equipos», explica. Por eso cree que en el Racing los habrá. Es inevitable. «Aún así, es algo que no depende de nosotros, sino de la dirección deportiva y de que piensen que sea necesario reforzar el equipo o no», añade.

Ordenados y juntos. Lo que de verdad atañe a los futbolistas es lo que sucede sobre el terreno de juego. Por ahora, Solabarrieta no está incidiendo tanto como quizá sí podía hacer Javi Rozada en el juego a balón parado. Quizá, porque quien mayormente se responsabilizaba de ese apartado, que era Pedro Dorronsoro, sigue a bordo. Con todo, Figueras considera que, aunque es muy importante en cualquier categoría, hay «otras cosas también importantes, como son los conceptos defensivos, estar ordenados, juntos y conseguir que el equipo tenga identidad defensiva y ofensiva». Es bien consciente de que tienen un equipo de envergadura que hay que «aprovechar» pero todavía es pronto para concluir «cómo le gusta trabajar al míster».

Lo que el Racing quiere tener, por encima de todo, cuando se retome la competición es continuidad, ya que todavía no la ha tenido. No han podido jugar más de tres partidos consecutivos sin tener que parar. Sin embargo, Figueras tiene claro que no puede «servir de excusa», ya que recuerda que también «les ha pasado a otros equipos y les va a acabar pasando a la mayoría, ya sea por encontrar un caso propio o en el equipo rival». Echando la vista a lo hecho hasta ahora, cree que las cosas, a nivel clasificatorio, «no van mal». «A nivel de puntos, quizá podríamos haber sumado alguno más, pero en general no estamos mal», precisa. Lo que sí es consciente de que necesitaban era «mejorar bastante» en cuanto a sensaciones se refiere. Sobre todo, «por el hecho de ser el Racing», ya que entiende que el club cántabro no sólo ha de mandar en la clasificación, «sino también en el campo». No sólo hay que ser el ‘gallo’ del grupo, sino también parecerlo.

Fueron esas sensaciones preocupantes las que precipitaron la llegada de Solabarrieta, que, al contrario que Rozada, tendrá a un segundo entrenador a su lado. A Figueras le parece buena idea porque, en su opinión, es «un puesto muy importante». «El club, en su momento, apostó por lo que apostó o, simplemente, no encontró la figura ideal para ese puesto, pero es importante para el equipo y para el propio entrenador, ya que si no ve alguna cosa, sí la puede ver o la puede corregir su ayudante», precisa el defensor verdiblanco.

Con todo, apenas van tres días de la nueva rutina e intuye Figueras que será a partir de hoy cuando se active verdaderamente la maquinaria, ya que, tras el parón, tampoco podían «empezar al cien por cien con las cargas de trabajo» por la necesidad de evitar lesiones. «Hay que empezar poco a poco y a partir de mañana (por hoy) quedarán bastantes días antes del partido, que es tiempo de sobra para saber lo que quiere el entrenador trabajando a campo más grande», sostiene Figueras. Y es que, hasta la fecha se han ejercitado «más en espacios reducidos», pero intuye que la idea será la misma: «Si en campos reducidos ya ha insistido en la necesidad de trabajar como un bloque junto, en grandes espacios más todavía». Y es que, tiene claro que ahí «va a estar la clave de nuestro éxito».

«El partido de Zubieta puede marcar nuestro camino»
Comentarios