30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Mi papel será marcar un camino», dice Amorrortu

Cali Trueba, comentando algo al oído a Amorrortu. / Hardy
Cali Trueba, comentando algo al oído a Amorrortu. / Hardy
«Mi papel será marcar un camino», dice Amorrortu

No da la sensación de que a José Mari Amorrotu le vayan a coger nunca diciendo «somos el Racing, tenemos dinero y nos gusta lo bueno». Responde a otro perfil. Llega con una dilatada trayectoria pero, aún así, considera que «merece la pena» dar el paso que ha dado de comprometerse con el Racing. «Yo, por lo menos, estoy entusiasmado con poder transmitir lo que me han enseñado, la experiencia que he tenido y la formación que he cogido», recordó en sus primeras palabras públicas como director deportivo del Racing. Su papel no va a ser exactamente ese, sino que es algo más difuso, como el de un director de orquesta que no toca ningún instrumento pero lo dirige todo: «Mi papel será, fundamentalmente, marcar un camino y, junto con mis compañeros, diseñar un plan de trabajo con una metodología adecuada que, entre todos, vayamos construyendo».

Su principal objetivo es que todos los que le rodean estén convencidos de que «el camino y el método» elegido sea el bueno para que todos vayan «en la misma dirección». «Ésa será mi función principal», precisó. En su mente está construir un club en el que todos los equipos, desde el primero hasta el alevín, compartan «una forma de hacer y una identidad con la que todos se vean reflejados y de la que todo el mundo participe». No se trata de que todas las categorías jueguen con un mismo sistema de juego porque eso, en su opinión, «es lo último», sino que considera que lo «más importante son los fundamentos que lo sustentan». «Hay unos fundamentos, unos principios futbolísticos educativos de desarrollo personal, que quizá no es fácil explicar pero que yo sí los siento como tal», intentó explicar el vizcaíno. Y eso, en su opinión, «requiere de un desarrollo, ya que establecer una idea cuesta mucho», pero él está seguro de que se puede hacer.

En opinión del nuevo máximo responsable deportivo del club, «la idea de juego» de todos los equipos de las categorías inferiores ha de ser «similar» pero eso no quiere decir que jueguen con el mismo sistema. «Cada equipo de la base ha de jugar con el sistema que favorezca la formación de los jugadores», precisó. Y entiende que en cada edad puede ser un dibujo diferente. «Al final, el objetivo es mantener una idea similar en todo el proceso porque el primer equipo ha de ser la expresión de todo ese trabajo que hay que ir analizando día a día», explicó.

Considera Amorrortu que «debe ser compatible» la exigencia por conseguir el ascenso con el trabajo de cantera. «La gestión del día a día y del corto plazo es muy importante pero más aún lo es la mirada y la visión a medio y lago plazo», apuntó. Así, destacó el técnico vizcaíno que lo fundamental es «progresar en todos los sentidos» siendo siempre consciente de que «al final, los resultados del primer equipo son fundamentales».

Llega el técnico vasco con una idea de club similar a la que manejaba en su trabajo en Lezama. Y cree que es algo que se puede poner en práctica en el Racing. Al menos, en su «esencia». Lo que exige es mantenerse «fieles a los fundamentos que han de sustentar esa idea». Considera que todo avanzará en base a «convencer e ir poco a poco». «Lo importante es tener las ideas y de dotarte de la gente que confíe en ellas, que comuniquen y que vayan conjuntamente, ya que es un trabajo de equipo que se puede hacer», relató.

Confianza. Uno de los problemas con los que se está encontrando el Racing en los últimos años es con que algunos de sus mejores valores se van a las primeras de cambio. Eso, según Amorrortu, se corrige «de forma no sencilla pero sí muy clara». Y se explicó: «Si los chicos ven que se confía en ellos y que en el primer equipo juegan jugadores de casa, se puede reforzar la ilusión por llegar. Además, hay que trabajar cada día con reuniones con los padres y fomentando el sentimiento de pertenencia. En ese sentido, los entrenadores han de ser fundamentales no sólo para preparar a los chavales para que jueguen bien, sino para que formen personas que se identifiquen con el club y sean ellos mismos los que se quieren quedar».

La intención de Amorrortu es ir reuniéndose en seguida con los técnicos de las categorías inferiores y con los jugadores. El objetivo es explicar su plan y «transmitir la confianza y la necesidad de colaborar todos con un proyecto que merezca la pena». Todo ello, sin entrar como un elefante en una cacharrería. Afirmó que en los últimos meses ha visto al juvenil «varias veces» y también al Rayo. Además, Justo Sisniega ya le ha dicho nombres de jugadores que entiende que «hay que promover».

En su opinión, a los jóvenes valores hay que ponerles en la órbita del primer equipo «en dinámicas de crecimiento». Ha de ser así «aunque sea con cierta dificultad porque eso les va a hacer crecer». Y cree que no hay que hacerlo desde «una óptica de saber dónde están, sino de dónde pueden estar». «Hay que proyectar porque con esa proyección capacitas e impulsas. Hay que dar oportunidades pero sin entrar en dinámicas de generar expectativas que luego no se cumplan», señaló. Eso conlleva un análisis pormenorizado porque, como recordó, «hablamos de personas y por eso hay que ser muy responsables con las decisiones que tomemos».

«Mi papel será marcar un camino», dice Amorrortu
Comentarios