20.10.2021 |
El tiempo

La oportunidad de reengancharse

Ganar mañana al Real Unión en casa volvería a meter al racing en la pelea por el ascenso durante la segunda vuelta | Perder le condenaría a cambiar sus objetivos

Aritz Solabarrieta no ha podido comenzar peor su andadura en el Racing. / Hardy
Aritz Solabarrieta no ha podido comenzar peor su andadura en el Racing. / Hardy
La oportunidad de reengancharse

A simple vista, la situación del Racing es difícilmente empeorable. No se conoce una racha peor del equipo cántabro en Segunda División B y, de hecho, a día de hoy ocupa el octavo puesto, uno de los cuatro que obliga a luchar por la supervivencia en la segunda fase y que anula cualquier opción no sólo de ascenso, sino de participar en la Segunda B Pro del próximo año que, finalmente, se llamará Primera División y que, en la práctica, corresponderá a la categoría de bronce. Sin embargo, no todo está perdido. El equipo verdiblanco aún respira y, de hecho, si es capaz de conseguir mañana la victoria se habrá vuelto a enganchar a todo. Todo pasa por ganar mañana.

El Racing es octavo con doce puntos pero le queda por disputar el segundo de los partidos aplazados en su día por el positivo de Jon Ander. El primero fue el de Zubieta y aquel ya lo perdió el equipo verdiblanco. El otro es el del Real Unión. Y si el equipo de Solabarrieta es capaz de volver a ganar un partido mes y medio después desde la última vez que lo consiguiera, ascendería directamente al cuarto puesto  y se quedaría a dos del tercero y a cuatro del primero y del segundo, que son el Bilbao Athletic y el Amorebieta. El panorama sería bien diferente teniendo en cuenta que quedaría la segunda vuelta por jugarse.

De ganar mañana el equipo santanderino, adelantaría cuatro puestos a la vez. Así de estrechas están las cosas. De hecho, se quedaría con un solo punto más que el Laredo, que sería quien bajaría al octavo puesto. En el fondo, si el Racing quiere tener razones para el optimismo, las puede encontrar en la Real Sociedad B, que hace bien poco estaba en una situación similar a la del equipo de Solabarrieta tras pasarse cinco jornadas sin ganar y un par de victorias consecutivas le han aupado hacia la zona noble de la tabla.

Lo malo es que una derrota mañana y, para colmo, la perspectiva de una visita a La Florida el sábado, que es uno de esos campos donde tan a disgusto está siempre el Racing, dejaría a éste en una situación más que delicada. Seguiría a cinco puntos de la tercera plaza, que sería prácticamente a la única que optaría porque los dos primeros puestos ya se irían a siete puntos. Todo pasa, por lo tanto, por quedarse con todo el botín ante el equipo irundarra. Ni siquiera un empate vale. De hecho, nunca le debería valer al Racing en Segunda B cuando juega en Los Campos de Sport.

La particularidad que tiene esta temporada es que no vale sólo con mirar lo que sucede en tu grupo, sino también en el navarro, riojano y aragonés, que es con quien se cruzará el Racing ya sea para pugnar por el ascenso, por la permanencia o por un sitio en la Segunda B Pro del próximo curso. Todos los  puntos se arrastran a esa segunda fase y por eso es importante mirar de vez en cuando cómo van allí las cosas. Y, desde ese punto de vista, al conjunto cántabro le va regular.

El Racing ha jugado ya nueve partidos y suma doce puntos. De ese subgrupo B, sólo suman los mismos partidos el Ebro, que tiene quince puntos, y el Izarra, que sólo suma ocho. Un partido menos que el conjunto cántabro tienen el Calahorra (15 puntos) y la SD Logroñés y el Tarazona (14), que parece que son los equipos, junto al citado Ebro, que van a luchar por las tres primeras plazas. Por lo tanto, también ahí tiene el equipo de Solabarrieta que remontar. Debería hacerlo a la vez que avance en su propia liga.

El Real Unión llegará a Santander tras empatar a cero en Lezama el pasado fin de semana. Es quinto con cuatro victorias, dos empates y tres derrotas. La última vez que perdió fue, precisamente, ante el Amorebieta el 28 de noviembre, que fue también la última vez que ganó el Racing. Aquel día, venía de ganar en Zubieta, por lo que ya sabe lo que es llevarse todo el botín de territorios teóricamente complicados. Es uno de esos equipos que aspira a dar la sorpresa y, en el fondo, un rival incómodo para jugarse mantener vivas las esperanzas.

Menos de 1.800 localidades retiradas

El Racing volverá a contar con el apoyo de su público en el partido de mañana ante el Real Unión. Al menos, si es capaz de ofrecerle algo a lo que aferrarse, ya que si le concede otra pobre actuación como la del pasado domingo, es posible que vuelva a generarse un clima de cierta hostilidad. Con todo, no parece que vaya a haber tantos aficionados como ante el Amorebieta. Y es de esperar tratándose de un día entre semana a las siete de la tarde, lo que, de partida, ya hará que haya muchos abonados que no puedan acudir por obligaciones laborales.

De hecho, en la tarde de ayer, y según comunicó el club, habían sido 1.762 los abonados que habían retirado su entrada. Eran poco más de cien respecto a los que ya tenían su localidad el pasado sábado, por lo que apenas ha aumentado el ritmo de venta. El club confía en acercarse, por lo menos, a los dos mil quinientos seguidores que, aunque parezcan pocos en un recinto donde entran 22.000, ya se dejan notar. El problema es que lo visto el pasado domingo no anima gran cosa. Las taquillas estarán abiertas entre las diez y las dos por la mañana y entre las cinco y las ocho por la tarde. Además, continuará activa la página web. Hay que recordar que al acudir al partido es necesario portar el carné de abonado, la localidad adquirida, donde se especifica la butaca a ocupar en la grada y que no tiene por qué corresponder con la del carné, además del Documento Nacional de Identidad.

La oportunidad de reengancharse
Comentarios