06.05.2021 |
El tiempo
jueves. 06.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Oltra: «Competir es cuidar los detalles»

Oltra, reclamando una acción al árbitro. / Hardy
Oltra, reclamando una acción al árbitro. / Hardy
Oltra: «Competir es cuidar los detalles»

El bajón en el vestuario racinguista después de haber perdido un partido que tenían marcado en rojo desde hace tres meses era obvio. Y decepcionado se mostró José Luis Oltra cuando apareció en la sala de prensa para ofrecer una comparecencia que tuvo que ser telemática. En la misma, destacó que su equipo había «competido bien» aunque, para él, «competir bien es cuidar los detalles». Y ahí no habían estado bien porque se les habían escapado los puntos, precisamente, por esos detalles.

Lo cierto es que ese mensaje se le ha oído antes a Iván Ania y a Cristóbal Parralo. Pasan los meses y pasan los entrenadores y nada cambia en ese sentido. Eso quizá es lo más puñetero de la historia. Recordó Oltra que el encuentro había cambiado por culpa de la expulsión y que, para colmo, inmediatamente después llegó un nuevo gol recibido «a balón parado, como el día del Zaragoza». Y de tantos otros. De este modo, puso el acento en la «responsabilidad individual» que hay en ese tipo de acciones.

Consideraba el entrenador valenciano que, hasta esa jugada, su equipo había sido «superior» al Lugo. «No habíamos pasado apuros, hemos defendido muy fuerte apretando y presionando con balón y, aunque ha costado generar ocasiones claras, sí existía la sensación de que podía llegar», apuntó. Pero no llegó otro gol y lo que llegó fue una remontada que pone en aprietos el cuento de la lechera que se habían marcado en el interior del vestuario en el caso de que ganaran al Lugo.

Oltra entiende que el resultado de ayer «puede afectar» anímicamente a los suyos, pero también advirtió de que no iba a «permitir que el equipo se deje ir en ningún momento». «Mientras las matemáticas no nos digan que está todo perdido, hay que apurar las opciones», insistió. De este modo, ya advirtió de que irían a Girona «a ganar», una intención que ya tenían antes del partido de ayer y que se potenciará habiendo perdido contra el Lugo. Sobre todo, porque admitió que «se reduce el margen», ya que sólo quedan diez partidos y va a haber que ganar siete. Parece utópico. «Da igual. Defendemos un escudo y no nos podemos dejar ir porque tenemos que competir y apurar las muchas o pocas opciones que tengamos», insistió.

Sostuvo Oltra que, tras ver el primer tiempo, «nadie» podía haber pensado que el desenlace del encuentro fuera a ser el que finalmente fue. Sin embargo, lo cierto es que el Lugo dio la vuelta al resultado «a balón parado y con el VAR». Eso no quita valor a lo logrado por el bando gallego porque, como insistió el técnico verdiblanco, «competir es cuidar todos los detalles y conseguir que los errores no te penalicen en exceso». Y, en su opinión, los suyos habían cometido ayer algunos «que no son propios de esta categoría y de un equipo como el Racing».

Asumió Oltra su parte de culpa. «El máximo responsable soy yo», subrayó. Sin embargo, también quiso recordar que hay «una parte individual y de concentración» a la hora de defender a balón parado. Sobre todo, cuando, como es el caso, el equipo marca «al hombre y tiene unas marcas asignadas». A pesar de ello, El Hacen marcó a placer completamente solo en el segundo palo. «Son cosas habladas y evitables», insistió. Entiende que el rival pueda ganar en una acción pero no que logre rematar solo.

Se responsabilizó Oltra también de no haber quitado a alguno de los centrales con amarilla pero sí destacó que lo había advertido en el descanso, lo que ya le deja «la conciencia tranquila». Con todo, entiende que un central en Segunda División «debe saber jugar con una amarilla», pero no fue el caso. Manu vio la roja y a Olaortua se la perdonaron dos veces.

Lo peor fue quizá ver que el Racing caía en lo mismo que caía antes de la pandemia. Reconoció, en ese sentido, que es cierto que a los suyos les había «faltado algo de manejo y más frescura en la llegada» y que, finalmente, se habían visto superados por el rival «por errores propios que penalizan».  E insistió en que, aunque sea una repetición de la misma historia, siguen trabajando para intentar corregirlo. Lo malo es que se acaba el tiempo.

Aseguró Oltra que no había mandado a su equipo «hacer faltas» para frenar los avances del equipo rival. Además, reconoció que había que tener «ojo en estas cosas porque el árbitro condiciona y, en la actual situación en la que no hay público, actúan con más libertad». Con todo, de lo que se quejó fue de que los criterios no habían sido los mismos y que, por ejemplo, en el inicio del partido los medio centros del Lugo habían realizado varias faltas sin ser advertidos y sus jugadores sí. «Hay que aprender a convivir con esto y superarlo sin excusarnos, ya que no hemos perdido por la actuación arbitral, pero también es cierto que el trato me gustaría que fuera igual para todos».

Oltra: «Competir es cuidar los detalles»
Comentarios