22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Nuha contra todos

  • Aunque llegó al Racing para ser un jugador instrumental que diera soluciones en momentos puntuales, se ha convertido en necesario ganando la partida al resto de delanteros  
  • «Tenemos que estar juntos en momentos así», anima el ariete
El club verdiblanco dona material deportivo para niños y niñas de Gambia
El club verdiblanco dona material deportivo para niños y niñas de Gambia
Nuha contra todos

Iván Ania probó con Barral y con David Rodríguez, pero el que más terminó jugando fue Nuha. Cristóbal también ha comenzado su etapa apostando por él como delantero centro del Racing. El pasado domingo en Lugo, el técnico cortó dos suplencias consecutivas del jugador gerundense porque, al final, es fácil llegar a la conclusión de que es él quien debe jugar. Ninguno de los otros ha aprovechado sus oportunidades para dar un golpe encima de la mesa y poner en evidencia su supuesta superioridad técnica. Es cierto que la tuvieron y es posible que la sigan teniendo, pero les falta esa chispa que les debería permitir llegar a tiempo de demostrarla. Han demostrado que dejaron atrás sus mejores partidos y, por esa razón, mientras Chuti Molina sondea el mercado en busca de un ‘nueve’ que marque diferencias, los entrenadores han de echar mano de Nuha.

El Racing fichó al espigado delantero de raza negra procedente del Atlético Baleares. Se había labrado un nombre en Segunda B pero era toda una incógnita en Segunda. Desde el principio parecía claro que no iba a ser el delantero del equipo, el jugador a quien encomendara la responsabilidad de hacer gol y acertar de cara a portería porque no tiene aptitudes para ello. De hecho, a lo largo de su carrera nunca se caracterizó por ser un jugador de dos cifras goleadoras a final de curso. Sobre todo, parecía una buena idea como futbolista instrumental, para tenerlo siempre a mano con el fin de  desatascar algún partido o echar el resto en un toque de a rebato final a base de balones directos. Sin embargo, la realidad le ha terminado convirtiendo en un jugador que ha de estar en el campo.

Nuha es el octavo jugador del equipo que más minutos acumula. De hecho, ha participado en todos los partidos. Es de los pocos que puede presumir de ello y es el único delantero que lo puede decir. Y sólo ha marcado en dos jornadas. Hizo doblete en la única victoria del equipo esta temporada y marcó el gol del empate contra la Ponferradina. Lo cierto es que los tres goles han sido grandes goles. Ninguno ha sido de empujar y ya. Se acostumbra a enviar el mensaje de que tiene una calidad técnica limitada pero de vez en cuando se saca de la chistera unos movimientos que cogen a todos desprevenidos.

Cristóbal empezó apostando por él mientras mantenía a Barral desterrado y esperando a llegar a un acuerdo con el club para finiquitar su contrato y terminar la temporada en otra parte. El Racing ya le ha dejado claro que aquí no tiene futuro y lo cierto es que él mismo tiene una reputación y una trayectoria que a buen seguro no querrá echar por la borda completando toda una campaña fuera de la convocatoria. De hecho, terminar así le condenaría a colgar las botas en junio porque nadie le iba a querer contratar tras un año parado. El club confía en que valore las opciones que tiene y llegue a la conclusión de que es mejor rescindir. 

David Rodríguez ha entrado más en acción y, cuando menos, es un habitual en las convocatorias. Ania contó con él y le terminó dando dos titularidades, pero él tampoco respondió. Si el asturiano hubiera estado en el banquillo en Lugo, a buen seguro que también habría echado mano de Nuha porque, además, venía de marcar. Y el Racing está deseoso de que alguno de sus delanteros entre en racha. El sueño húmedo de todo racinguista era disfrutar de un retorno de Jon Ander a lo grande, pero apenas hay retornos triunfales después de una operación de cruzado. Siempre se necesita tiempo porque es difícil que uno vuelva a ser el que era.

Con semejante panorama, el Racing ha de seguir apostando por Nuha, que no aporta mucho gol pero sí intimida en la presión y regala un trabajo tremendo. El pasado domingo acabó con la lengua fuera y resultó llamativo verle batirse el cobre en la esquina izquierda de su propio campo defendiendo un balón. Fue una de sus últimas acciones en el partido porque Cristóbal tuvo que sentarle al percibir que iba ya con la lengua fuera y el depósito vacío. Se dio una enorme paliza pero él se quita importancia. «La paliza fue de todo el equipo», asegura. Y es que, tiene claro que todos sus compañeros, al igual que él mismo, están «trabajando al máximo en cada partido y en cada entrenamiento para que llegue cuanto antes esa victoria que todos estamos buscando».

A Nuha se le ve comprometido. En el fondo, quiere devolver al Racing la confianza que mostró en él cuando decidió contratarle para jugar en Segunda División porque, de hecho, sería la mejor manera de reivindicarse él mismo con el fin de asentarse en el fútbol profesional. Por eso quita importancia al hecho de que en Lugo recuperara la titularidad, ya que se siente parte de un todo y sabe que simplemente «hay que seguir trabajando independientemente de quién juegue». Trabajo, trabajo y trabajo, que diría Raineri hablando de Fernando, aquel incombustible centrocampista del Valencia. «Tenemos que saber que debemos estar juntos en un momento así y seguir luchando para conseguir el objetivo», añade Nuha.

El envite del Anxo Carro significó el debut de Cristóbal en el banquillo racinguista y el delantero de ascendencia gambiana valoró positivamente el encuentro completado allí por el Racing. «En la primera parte estuvimos muy bien», resalta en primera instancia. En su opinión, hicieron «bastantes cosas como para merecer la ventaja» con la que se fueron al descanso e incluso «para tener una mayor». Sin embargo, de nuevo se mostraron incapaces de consumar la victoria para acabar cediendo un empate. Nuha recuerda que sucedió en «una jugada de estrategia» en la que asume que no estuvieron «acertados» a la hora de defenderla. Aquello supuso el empate a uno pero cree que el Lugo tampoco hizo demasiados méritos para conseguirlo o para merecer algo más mientras que el conjunto cántabro sí tuvo «también algunas buenas llegadas como para haber marcado el segundo».

Dio la impresión de que el Racing fue de más a menos, como le sucedió, por ejemplo, en el partido contra el Deportivo en El Sardinero. Nuha recuerda que ningún equipo es capaz de «aguantar los noventa minutos» al buen nivel que habían enseñado en los primeros cuarenta y cinco. «Es muy difícil». «Hay que quedarse con que jugamos un buen partido y que debemos saber que necesitamos llegar así hasta el último minuto de partido», explica.

A la hora de conseguir marcar una mejor trayectoria de resultados, Nuha destaca que los jugadores quieren «lo mismo que quiere el míster, que es ser un equipo junto» en el que todos tengan claro que todos han de «trabajar». Asume el ‘nueve’ verdiblanco que Cristóbal y Ania son «dos entrenadores distintos» porque «cada uno tiene su filosofía». La misión de él y de sus compañeros es «aplicarse cuanto antes las ideas que quiere transmitir el recién llegado y trabajarlas y ponerlas en práctica lo antes posible». 

De este modo, tiene claro que, «semana tras semana», van a «ir creciendo como equipo y como grupo». Por ahora, el nuevo técnico les está intentando «transmitir confianza» para que se suelten un poco más y para que no les entre el tembleque en cuanto sucede algo en el partido, ya sea positivo o negativo. De este modo, Nuha cree que han de saber «coger el ánimo y levantarlo» cuando haga falta independientemente de quién esté en el banquillo, ya que, en el fondo, «aunque los entrenadores tengan perfiles opuestos, al fin y al cabo ambos tienen una misma idea, que es la de ir a todos los sitios a ganar».

Bueno sería que el sábado ante el Extremadura se confirmaran las mejorías apuntadas el pasado domingo. Es un partido clave entre dos rivales directos que salen a jugar cada partido luchando por la supervivencia. Y es más que probable que Nuha vuelva a jugar de inicio. Y él advierte de que no se lo pueden tomar como una final porque les generaría una «ansiedad» insoportable cuando aún quedan muchos partidos y más puntos para el final. De hecho, reparte la exigencia y recuerda que el Extremadura llegará sólo «con tres puntos más», lo que quiere decir que, si pierden, se verán con los mismos puntos que el Racing por mucho que siempre le hayan visto por el retrovisor.

Nuha contra todos
Comentarios