07.08.2020 |
El tiempo
viernes. 07.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«No me voy a rendir»

  • Iván Crespo confía en poder volver a defender la portería del racing antes de terminar su contrato  
  • Me gustaría acabar su carrera en el club cántabro, pero no depende de él  
  • José ceballos siempre fue su referencia
Ivan Crespo, respondiendo a las preguntas de los racinguistas en el jardín de su casa. / real racing club
Ivan Crespo, respondiendo a las preguntas de los racinguistas en el jardín de su casa. / real racing club
«No me voy a rendir»

Cuando vuelve la normalidad después de una interrupción, no todo sigue siendo normal. Es después de situaciones como las que está atravesando el fútbol en los últimos tiempos cuando se puede recuperar quien se sabía perdido. Y es fácil sentirse perdido cuando uno es portero porque sólo uno juega y lo habitual es que siempre sea el mismo. En el caso del Racing, era Luca y no Iván Crespo, el que había defendido la portería verdiblanca en prácticamente todos los partidos de las tras campañas anteriores, quien venía ejerciendo el papel principal. No es fácil ver un cambio de guardameta a mitad de campaña pero quién sabe si el retorno a la competición podría traer nuevas costumbres. Estamos atravesando territorios desconocidos. De partida, el capitán cántabro lo deja claro: «Yo no me voy a rendir».

El guardameta verdiblanco admite que esta temporada, «por diversas circunstancias y, sobre todo, por la lesión» que sufrió en la pretemporada y que le «apartó de la lucha de la titularidad», se ha quedado en un segundo plano. Luca aprovechó la ventaja que le dio la convalecencia del capitán y, además, como bien reconoce Iván Crespo, luego ha realizado «un gran trabajo», por lo que se le ha puesto difícil asomar la cabeza. Es consciente de que no lo va a tener sencillo para volver a sentirse portero del Racing porque, además, acaba contrato el próximo treinta de junio, pero su intención es seguir «poniendo las cosas difíciles al entrenador» cumpliendo siempre con una máxima: «Hay que ser respetuoso con mis compañeros como ellos lo han sido conmigo cuando me ha tocado jugar a mí».

Él lleva la suplencia «de la mejor manera posible» y sabiendo que forma parte de su trabajo. Quizá le duele especialmente la sensación de no haber podido pelear de igual a igual por la titularidad por esa maldita lesión de pretemporada que cuenta entre sus peores momentos como racinguista junto a la goleada encajada ante el Barça B con El Sardinero lleno y el ridículo de Zubieta. Recuerda que fichó por el conjunto cántabro «para lograr el objetivo de subir a Segunda» y tuvo que ver cómo, «a las primeras de cambio» tras lograrlo, se quedaba «fuera de juego». Ahora, pasado el tiempo, lo superó, lo lleva bien y dice estar «feliz» y con ganas de volver a «disfrutar de los entrenamientos y pelear por conseguir el objetivo de la permanencia».

Se ha topado como rival por la portería racinguista con un Luca que, en su opinión, es «un chaval muy humilde, trabajador y respetuoso», que, además, considera que tiene «muy buenas condiciones para llegar a ser un gran portero». Cree que «ya lo es» pero se refiere a la posibilidad de jugar «incluso en categorías superiores, ya que tiene mucho margen de mejora, es muy joven y está haciendo una gran temporada».

Es Iván Crespo uno de los integrantes de la plantilla verdiblanca que termina contrato el próximo treinta de junio. Su deseo sería poder retirarse en el Racing porque tiene claro que le queda «algún año de fútbol» y que se siente «físicamente bien, con muchas ganas y con ilusión en el trabajo», pero no depende de él. «Cuando llegue el momento, la gente del club decidirá si quieren que continúe o no, pero, por mí, encantado», añade.

Le preguntan a Iván Crespo por sus mejores momentos como racinguista y se queda, en primer lugar, con el momento de su fichaje, ya que llegó con 31 años y lo veía ya «un poco lejano». «Venía de una muy buena temporada en el Lleida con un final muy cruel por haber perdido a penaltis el último partido y a los dos días recibí la llamada de Ángel Viadero», rememora. A continuación, recupera el partido contra el Villanovense, «el recibimiento de la gente y el aire positivo que se respiraba». «Fue mágico», puntualiza. Por último, menciona el ascenso del pasado año, que fue la culminación de un objetivo tanto colectivo como individual. De hecho, afirma que, para él, la consecución del mismo fue «una liberación» en ese sentido.

Le cuestionan al guardameta verdiblanco, en la iniciativa ‘Pregunta al Racing’, por quién ha sido el compañero portero que más le ha podido marcar. Y se queda con Juanmi, que era el cancerbero del Murcia cuando él fichó por su filial. Sobre todo, por «los consejos» que le dio. Él estaba «dando sus últimos coletazos y era un portero muy completo, técnicamente muy bueno y, sobre todo, una gran persona» de la que asegura que aprendió mucho. Desde ahí, fue avanzando el portero cántabro en una trayectoria que nunca le permitió asentarse en el fútbol profesional. Con todo, él no cree que haya tenido mala suerte en momentos puntuales. «Por unas circunstancias o por otras no me pude mantener arriba, pero yo tengo la conciencia tranquila porque siempre he dado el cien por cien de lo que tenía, he intentado ser respetuoso con mis compañeros y he sido responsable en todos los equipos en los que he estado», explica.

Cuenta el capitán cómo se hizo socio del Racing cuando el ascenso a Primera División «tras la eliminatoria contra el Espanyol» y, a partir de ahí, fue con su padre a todos los partidos. «Y, por ser un referente y ser el portero en el que primero me fijé, diría que mi preferido fue José Ceballos, que tiene una trayectoria inmaculada, con muchísimos años en el Racing a pesar de tener ofertas de otros equipos para jugar competiciones europeas. Él prefirió quedarse en el equipo de su vida ye so tiene mucho mérito», explica.

Ese padre con el que comenzó a ir a Los Campos de Sport es uno de sus referentes junto a su madre. «De la nada, montaron ambos un negocio que han mantenido a base de trabajo», explica. Y recuerda cómo sus padres siempre le dieron un consejo: «Que hiciera lo que quisiera pero que pusiera todo el interés del mundo en lo que eligiera». Y eso es lo que ha «intentando hacer» a lo largo de su carrera en el fútbol: «Ser honesto y trabajador para, el día que tenga que dejarlo, irme con la conciencia tranquila de haberlo hecho lo mejor que he podido».

«No me voy a rendir»
Comentarios