10.05.2021 |
El tiempo
lunes. 10.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Sin necesidad de jugar

El RAcing, que descansaba este fin de semana, certificó ayer su clasificación para jugar en la primera edición de la Primera RFEF | Osasuna B perdió en su campo contra el Arenas y eso hizo que no haya nada en juego las tres últimas jornadas

Mantilla, Isma López, Cedric y Pablo Torre, abrazados para celebrar un gol. / hardy
Mantilla, Isma López, Cedric y Pablo Torre, abrazados para celebrar un gol. / hardy
Sin necesidad de jugar

Al Racing le lleva la corriente en esta segunda fase. Si tras haber jugado un solo partido que ni siquiera ganó mejoró incluso su situación clasificatoria respecto a su, inicialmente, principal perseguidor, que era el Ebro, que había jugado tres partidos, ayer certificó su clasificación matemática para disputar la primera edición de la Primera RFEF mientras descansaba. Los jugadores estuvieron de paseo, con su gente, en la playa o en la montaña mientras recibieron un mensaje antes de comer que certificaba que el objetivo estaba cumplido. Osasuna B perdió ante el Arenas y eso consumó lo que, por otro lado, ya era un hecho incluso antes del partido del pasado miércoles.

El club verdiblanco está, por lo tanto, en situación de pasar página. Quedan tres partidos por delante que pasarán a ser 270 minutos de la basura, como esos días previos antes de las largas vacaciones escolares que quedaban una vez consumados los exámenes. A pesar de haber fracasado en su objetivo prioritario, los integrantes de la plantilla verdiblanca van a poder disfrutar de un final plácido y marcharse a descansar incluso con un buen sabor de boca. La decepción habrá quedado tan atrás que incluso parecerá cosa del pasado. Es la parte buena que tiene el modelo de competición desarrollado en el presente curso y que se diferencia al de los anteriores. La última vez que el Racing no se clasificó ni para la fase de ascenso cayó el entrenador, cayó el director deportivo, cayó la grandísima parte de los jugadores e incluso cayó el presidente. Ahora, en cambio, el técnico incluso tiene una ligera esperanza de continuar. Y todo porque el fiasco se consumó dos meses antes de bajar el telón.

Por lo que ha estado jugando el Racing en esta segunda fase es por mantenerse en la tercera división del fútbol español, que es lo que será la Primera RFEF. El equipo verdiblanco ha estado jugando por una permanencia y por tomar parte en una nueva competición que, en teoría, mejorará o dará mejor aspecto a lo que había. Será una Segunda B mejorada con sólo dos grupos y la mitad de equipos. En teoría, quedarán los buenos y eso hará que la competición gane en interés pero también que sea más complicado estar en la pomada. De los cuarenta contendientes, buena parte de ellos partirán con el objetivo de pugnar por el ascenso. Y si la mayoría tiene esa meta, también hará que haya un mayor porcentaje de fracasos cuando haya que dar por finiquitada la campaña.

Tras ganar el miércoles pasado a Osasuna B, el Racing estaba ya virtualmente clasificado para jugar en Primera RFEF pero faltaba un pequeño detalle matemático que resultaba imposible que no se cumpliera. Para que el equipo de Aritz Solabarrieta no pasara el corte, tendría que perder los tres partidos que le quedan y que el filial navarro ganara los cuatro que le quedaban, además de superar al Racing en Tajonar por más de dos goles. Era, en la práctica, un imposible teniendo en cuenta que el equipo navarro no ha ganado dos partidos consecutivos en todo el año y que el cántabro sólo ha hincado la rodilla en uno de los últimos trece partidos que ha jugado. 

Parecía probable que incluso durante el pasado fin de semana, en el que al Racing le tocaba descansar, se consumara el objetivo. Y es lo que sucedió. Osasuna B visitó al Arenas, al que había sorprendido en Gobela en la primera jornada de esta segunda fase. Sin embargo, ayer el equipo getxotarra consumó la revancha y se llevó los tres puntos tras ganar 1-2. Ese mismo resultado se dio en Tarazona, donde ganó el Real Unión. La jornada la completó la visita del Laredo a Zaragoza. El ‘Charles’ aguantó el tirón durante buena parte de la contienda pero acabó perdiendo 3-1.

Con esos resultados, ya no hay ningún equipo que pueda dar alcance al Real Unión y al Racing. Y en la segunda fase, sólo hay cosas en juego por arriba porque por abajo ya no hay miedo a caer a ningún abismo. Todo esto quiere decir que no habrá absolutamente nada en juego en las tres jornadas que quedan por disputarse. Sólo queda que cada uno se marque su propio aliciente si es que quiere encontrar la manera de dar interés a lo que queda de curso. Por ejemplo, el Racing podría pelear por acabar en primera posición y el Laredo por quedar cuarto o quinto.

El club cántabro tendrá, por lo tanto, tiempo para empezar a pensar de lleno ya en la próxima temporada y, por ejemplo, seguir dando muchos minutos a la gente de casa, que es la que necesita seguir fogueándose con vistas al futuro. En ese sentido, a buen seguro que ganará protagonismo Marco Camus o que Martín Solar seguirá disfrutando de los minutos que le negaron durante buena parte de la segunda vuelta. Dos de los tres partidos que quedan por jugar serán en casa y no sería extraño que, por ejemplo, los pudiera jugar Iván Crespo para poder despedir en condiciones su trayectoria como guardameta del Racing, que dejará indudablemente un gran recuerdo a pesar de que las dos últimas temporadas se hayan desarrollado de manera bien diferente a como le habría gustado.

El Racing como club tendrá que tomar decisiones que seguramente ya tenga tomadas. Lo que sucede es que no se darán a conocer hasta que no se baje el telón de la temporada de manera definitiva. Está por ver si Amorrortu y Pedro Menéndez seguirán siendo los encargados de construir el equipo y, por lo tanto, si Aritz Solabarrieta seguirá al frente del equipo, algo que se antoja ciertamente complicado. Serán tres semanas en las que, como en los minutos de la basura de los partidos, será difícil mantener el gen competitivo y en los que sobre todo los jugadores que no van a continuar la próxima temporada querrán tener también cuidado de no caer en una grave lesión de última hora que les pueda condicionar a la hora de buscar un acomodo futuro. En el fondo, es una situación bien similar a la de fin de temporada pasada. Por desgracia, al Racing le están sobrando muchas jornadas en los últimos años. Y eso no es bueno.

La nueva realidad del Racing comenzará hoy mismo, que es cuando vuelvan los futbolistas a los entrenamientos tras haber disfrutado de un largo fin de semana. El cuerpo técnico dio a sus hombres tres días libres, algo poco común y que, en el fondo, es una manera de reconocer que ellos mismos sabían que la historia estaba ya terminada. Lo bueno que tiene el equipo verdiblanco es que dos de los tres partidos que le quedan serán en casa y eso hará más difícil dejarse llevar, ya que tiene muchas deudas pendientes con Los Campos de Sport, donde ni mucho menos ha tenido buenos resultados en el presente curso. El primero de ellos será el próximo domingo a las seis contra el Tarazona. La intención de Solabarrieta será quedarse con los nueve puntos que quedan en juego para seguir acumulando buenos números y seguir poniéndolo sobre la mesa como mejor aval para que le tengan en cuenta de cara al futuro.

Sin necesidad de jugar
Comentarios