26.02.2021 |
El tiempo
viernes. 26.02.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El momento de Lucas Díaz

Un mal partido de Iván Crespo le dio la titularidad el pasado sábado | «Es importante tener buenas sensaciones el primer partido y por suerte salió bien», asume | Confía en que la victoria sirva como revulsivo para iniciar la remontada

Lucas Díaz se hizo con la titularidad el pasado fin de semana. / Hardy
Lucas Díaz se hizo con la titularidad el pasado fin de semana. / Hardy
El momento de Lucas Díaz

La gran sorpresa de la alineación que presentó Aritz Solabarrieta para jugar en La Florida fue la presencia de Lucas Díaz. No tiene que ser fácil para un entrenador recién llegado apartar de la titularidad a un tipo como Iván Crespo, con una trayectoria envidiable en el Racing, el capitán y quien, a excepción del partido contra el Real Unión, venía completando una buena temporada. Se comió las uvas habiendo recibido sólo dos tantos y comenzó el año salvando a los suyos de una goleada aún más escandalosa de la recibida en Zubieta, ya que fue el mejor de su equipo a pesar de haber encajado cuatro goles. Poco trabajo tuvo ante el Amorebieta y cantó contra el Real Unión. Eso es indudable y a buen seguro que lo reconocerá él mismo. Falló un día y el entrenador se lo cargó.

En el fondo, el cambio en la portería formó parte de una aparente apuesta por rejuvenecer al equipo, ya que el único treintañero que hubo en el once inicial fue Jon Ander, que cumplió 31 el mismo sábado. Solabarrieta se cargó al capitán como también se cargó a Cejudo y a Jordi Figueras. Quizá eso hizo más sencilla la decisión, pero el caso es que, una vez tomada, resulta complicado dar marcha atrás. A un portero no se le da la alternativa en liga para jugar un solo partido, sino para asentarse en el puesto. Por lo tanto, Lucas Díaz es bien consciente de que está ante su gran oportunidad.

Él lo asume con la normalidad que puede. De hecho, tampoco es su debut como titular en el primer equipo porque ya jugó de inicio en los dos primeros partidos ligueros del curso pasado, en Segunda División. Y cumplió bien. Repetiría en el último encuentro en Los Campos de Sport, cuando Oltra decidió darle una oportunidad una vez que Luca Zidane había huido y había sido el propio Iván Crespo quien había jugado buena parte de los partidos de la basura. Y el guardameta a quien fichara en su día Chuti Molina respondió siempre bien. No lo paraba todo, pero tampoco se metía goles. Transmitía seguridad.

Durante la pretemporada, no quedó claro por quién iba a apostar Javi Rozada. Iván Crespo tenía a su favor su trayectoria, su capitanía y su peso dentro del proyecto. Por su parte, Lucas Díaz contaba con la confianza que tenía en él el propio entrenador, ya que lo conocía perfectamente después de que hubiera sido su portero en el Vetusta. Se alternaron durante el largo proceso de preparación y puesta a punto hasta que en el último amistoso, que fue contra el Amorebieta en Los Campos de Sport, el técnico asturiano eligió al hispano suizo. Aquello podía ser definitorio. Sin embargo, le salió un mal partido, no estuvo seguro, y Rozada decidió apostar por lo seguro, que era apostar por Iván Crespo. Y el cántabro ha cumplido con nota hasta el partido contra el Real Unión. Quizá acabe acordándose mucho tiempo de ese partido.

Lucas Díaz no tuvo excesivo trabajo en La Florida pero paró un penalti que podía haber sido decisivo no sólo desde el punto de vista del propio partido, sino incluso de la propia temporada, y despejó un buen lanzamiento de  Diego Rozas en el inicio del segundo tiempo. Fue de menos a más y así lo asume él. Cumplió bien y eso, lógicamente, le pone el primero de la fila para repetir el domingo.

«Por suerte, salió bien el partido. Era mi primer partido de liga y es siempre importante tener buenas sensaciones», admite el guardameta nacido en Ginebra. No sólo estuvo cómodo bajo palos, sino que, para colmo, el equipo ganó y eso siempre invita al entrenador a mantener una cierta continuidad, por lo que sería toda una sorpresa que Lucas Díaz no esté en el equipo inicial ante el Bilbao Athletic. En el vestuario son optimistas respecto a lo que les viene encima porque admiten que ganar en Portugalete les ha dado «mucha confianza», que es algo de lo que estaban escasos después de los pobres resultados cosechados entre diciembre y enero. Son conscientes de que están ante una buena oportunidad de reengancharse a todo porque se miden a «un rival directo» ante el que no pueden fallar para confirmar que lo sucedido el pasado sábado fue una reacción de verdad. «Estoy convencido de que va a salir muy bien», apunta el portero. «Ganar es fundamental para engancharnos otra vez ahí arriba», añade.

Por mucho que todo apunte a que el partido será bien diferente al del pasado fin de semana tanto por el escenario como por las características del rival, Lucas Díaz entiende que el mejor camino para quedarse con los tres puntos es «seguir la línea del anterior partido». «Sabemos que en casa jugaremos con unas dimensiones diferentes, pero tenemos que seguir la misma línea y estar preparados para cualquier cosa porque no se pueden escapar los puntos», apunta el portero del Racing.

Viene el Bilbao Athletic de firmar dos empates de manera consecutiva y de disfrutar también de un gran gol de Nico Williams, que ha ido ganando enteros en la competición. Con todo, entiende Lucas Díaz que, aunque el filial rojiblanco esté repleto de nombres propios que demandan una atención máxima, «no hay que fijarse en un jugador en concreto porque lo que de verdad importa es que es un gran equipo». Además, más allá de las virtudes y defectos que hayan encontrado en el rival, es de los que piensa que lo fundamental es fijarse en ellos mismos, «preparar y analizar bien el partido y salir bien metidos». «Son un gran equipo pero también lo somos nosotros», resume.

Presupone Lucas Díaz que les espera «un partido duro». Pero la victoria no es negociable. Eso lo tienen todos claro. Son conscientes de la mala primera vuelta que han firmado y que ahora tendrán que realizar una segunda mucho mejor que los demás para meterse entre los tres primeros. «Necesitamos ganar el domingo en casa para, además, volver a enganchar a la gente», subraya el portero. He ahí otro motivo para no desaprovechar la ocasión. Todos son conscientes de que es necesaria la unión y otro tropiezo y otra pobre imagen en Los Campos de Sport sería matador y la confirmación de que la victoria del pasado sábado fue de mentira. El cancerbero suizo, en ese sentido, se muestra «convencido» de que si ellos son capaces de dar a la afición «lo que pide, va a estar con nosotros».

El momento de Lucas Díaz
Comentarios