19.09.2020 |
El tiempo
sábado. 19.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Hay que mirar al frente»

Iván Crespo firmó ayer su renovación hasta el 30 de junio del 2021  postó por «dejar atrás una temporada dura» para reciclar ilusiones  quiero formar parte del equipo que devuelva al Racing a segunda», resaltó

Iván Crespo tuvo la oportunidad de disputar los últimos partidos ligueros de la pasada temporada. / hardy
Iván Crespo tuvo la oportunidad de disputar los últimos partidos ligueros de la pasada temporada. / hardy
«Hay que mirar al frente»

Finalmente, el Racing hizo oficial ayer la renovación de Iván Crespo. No podía ser de otra manera. El acuerdo estaba cerrado desde el día anterior y sólo quedaba rubricarlo con una firma que ha atado al portero y capitán del equipo verdiblanco hasta el treinta de junio del 2021 siempre que no se repita la historia del curso pasado y haya que jugar hasta bien entrado el mes de julio. Nadie lo quiere, pero no hay que descartar nada en este sentido del mismo modo que nadie descartaba la posibilidad de que el guardameta de Viveda diera continuidad a su trayectoria en el equipo en el que siempre quiso jugar. Las dos partes se querían encontrar y, como era previsible, finalmente se encontraron.

El guardameta cántabro nunca había ocultado su interés y su deseo en seguir defendiendo la portería racinguista. A pesar de no haber jugado prácticamente nada esta temporada, él se veía bien y se veía en forma como para, por lo menos, mantener el enorme nivel que demostró en las tres campañas en las que fue el portero titular del Racing en Segunda División B. La primera acabó mal, la segunda fatal y la tercera bien. Es esta última la que quiere repetir.

Para conseguirlo, Iván Crespo tiene claro que el único camino es «dejar atrás una campaña dura» desde cualquier punto de vista desde la que se mire. En primer lugar, por el deportivo, ya que se consumó con el peor escenario posible, que fue el del «descenso». En segundo lugar, por «todo lo que nos ha tocado vivir por la Covid 19». Esto último interrumpió de manera repentina la temporada cuando parecía que el equipo podía levantar cabeza. Con todo, el confinamiento y ese reseteo que hubo que llevar a cabo a partir del mes de junio le dio, en el fondo, una segunda vida al Racing porque en la mente de todos estaba la posibilidad de que nada volviera a ser igual y que al conjunto cántabro le salieran bien todas esas cosas que le habían salido mal durante meses. Pero no pasó.

Por eso Iván Crespo apuesta por «mirar al frente, al futuro, y encarar la temporada que viene con ilusión, exigencia y humildad». A él se le presentará una nueva realidad y confía en volver a ser importante para el equipo. Durante el curso pasado, siguió siendo una pieza clave en el vestuario por su liderazgo y su personalidad. Ahora espera volver a serlo en el campo y su gran rival será Lucas Díaz, que será el otro portero que tenga Javi Rozada a su disposición. Uno es joven y con toda una carrera por delante y el otro es un viejo rockero que es consciente de que está dando sus últimos coletazos. Ambos comenzarán el próximo lunes la pretemporada de cero y en función de lo que hagan durante las siguientes seis semanas se irán granjeando la confianza del nuevo técnico o no.

La renovación del capitán ha sido a la baja. Para él era una auténtica prioridad seguir en el Racing y lo ha demostrado. A pesar de sus 35 años (cumplirá 36 el próximo mes de diciembre), mantiene una gran ilusión por haber recibido esta posibilidad de culminar su carrera en el equipo en el que siempre quiso jugar. Por eso mantiene la ilusión de un niño con zapatos nuevos ante un nuevo curso vestido de verdiblanco. Hasta la fecha, es el único jugador que terminaba contrato que ha renovado el mismo. También se lo ofrecieron a Nico Hidalgo, también a la baja, pero el motrileño parece que va a emprender otro camino.

Viaje de ida y vuelta. Tras caer otra vez al pozo de Segunda B, Iván Crespo capitaneará un proyecto que saldrá de nuevo con las ideas muy claras. «Quiero formar parte de la plantilla que devuelva al equipo a Segunda División», afirmó después de rubricar la firma que le unirá al Racing durante un año más. Se mostró incluso «muy ilusionado ante esta nueva etapa y el proyecto que va a comenzar la próxima semana». De hecho, si por algo se ha caracterizado el portero de Viveda es por su profesionalidad y recordó que, a lo largo de toda su carrera, siempre ha actuado del mismo modo: «Daré el máximo para ayudar al equipo en todo lo que pueda» porque, como recordó, para él es «un orgullo ser el capitán del Racing».

Iván Crespo dará continuidad en Santander, por lo tanto, a una carrera que se inició en el Tropezón, de donde salió para recalar en el filial del Murcia. A partir de ahí, dio el salto ya a Segunda B para jugar en el Águilas, el Lucena y la Gimnástica. Fue en el 2012 cuando fichó por el Mirandés en Segunda División y después con el Alavés. De ahí volvió a Murcia para fichar por el Lleida, última parada antes de recibir la llamada de Ángel Viadero para incorporarse al Racing, donde ha jugado más de ciento treinta partidos. Experiencia no le falta aunque en el presente curso no se ha podido sacar la espina de asentarse en Segunda División, algo que no ha logrado hacer cada vez que ha tenido la oportunidad de hacerlo. Quién sabe si tendrá una más en las filas racinguistas si logra el ascenso y su gran rendimiento le permite disfrutar de otra oportunidad en forma de nueva renovación. Si así fuera, serían buenas noticias para todos.

«Hay que mirar al frente»
Comentarios