29.10.2020 |
El tiempo
jueves. 29.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

MESSI

Messi le dice al Barcelona que se quiere marchar

El astro argentino ha enviado un burofax al club catalán en el que solicita que se le conceda la carta de libertad para poder firmar por otro club | Su cláusula de rescisión es de 700 millones

Lionel Messi, durante el partido de la Liga de Campeones frente al Bayern Münich. / EFE
Lionel Messi, durante el partido de la Liga de Campeones frente al Bayern Münich. / EFE
Messi le dice al Barcelona que se quiere marchar

El capitán del Barcelona, Lionel Messi, ha enviado un burofax al club catalán en el que solicita que se le conceda la carta de libertad para poder firmar por otro club.

Fuentes de la entidad azulgrana explicaron a ‘Efe’ que, en la misiva, Messi alega la cláusula que tiene en su contrato y que le permitía irse libre antes del pasado 10 junio.

Sin embargo, como el internacional argentino no la ejecutó antes de esa fecha, el Barça lo dio automáticamente por renovado una temporada más, hasta el 30 de junio de 2021, y su cláusula de rescisión pasó a ser de 700 millones de euros.

El Barcelona ha respondido al burofax de Lionel Messi con otro burofax en el que le pide que se retire en el Barça. Fuentes del club catalán explicaron a ‘Efe’ que en la respuesta, el Barcelona propone al astro argentino que lidere, «con fuerzas e ilusiones renovadas», el nuevo proyecto deportivo «como siempre ha hecho» y que finalice su carrera en el Camp Nou.

Por otra parte, recuerda al capitán del conjunto azulgrana que la cláusula que le permitía solicitar la carta de libertad debía ejecutarse antes del pasado 10 junio y que, por tanto, al tener un año más de contrato en vigor, su cláusula de rescisión es de 700 millones de euros.

En cualquier caso, y toda vez que el Barcelona ya conoce el deseo de ‘10’ azulgrana de jugar lejos del Camp Nou la próxima temporada, la directiva que encabeza Josep Maria Bartomeu sabe que solo le queda una opción: negociar con el jugador una salida lo más digna posible y acorde a la magnitud de una leyenda de la entidad como el crack de Rosario. El Barça tiene unos días para hacerlo, pues Messi está citado en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, el próximo domingo 30 de agosto, para someterse a la prueba PCR de la Covid-19, tal como establecen los protocolos de LaLiga. También lo están su amigo Luis Suárez y el resto de jugadores con los que el nuevo entrenador, el holandés Ronald Koeman, no cuenta la próxima temporada.

Y es que el lunes 31 de agosto, todos los jugadores disponibles del primer equipo que están de vacaciones empiezan a entrenarse a las órdenes de Koeman para preparar el nuevo curso.

El preparador holandés se reunió con Messi, sin éxito, hace pocos días, para convencerle de que se quedara para liderar el nuevo proyecto deportivo. Entonces, el internacional argentino ya le adelantó que se veía «más fuera que dentro» del Barça.

Ayer, lo que hasta ahora solo era una posibilidad que tenía en vilo al barcelonismo se hizo realidad con un frío burofax que llegó a las oficinas del club para solicitar formalmente la rescisión de su contrato.

Messi ha decidido marcharse. Y además quiere hacerlo gratis.

Ahora es el club el que debe mover ficha. Y el movimiento será más o menos generoso con los intereses de Leo Messi en función de si el jugador quiere retirarse en una Liga de un país exótico o regresar a Argentina o fichar por uno de los grandes clubes europeos en busca de su quinta Liga de Campeones. 

Once días después de que el Barcelona sufriera la humillación más importante de su historia europea al caer ante el Bayern Múnich por 8-2 en los cuartos de final de la Liga de Campeones, hubo ‘fumata Messi’. El argentino movió ficha y anunció al club catalán su intención de cambiar de aires.

Al poco de acabar el encuentro en el estadio lisboeta de La Luz, de sufrir una nueva decepción, si cabe más dolorosa por la forma y el resultado, se comenzó a contemplar la opción de que el ‘10’ argentino se estaba planteando abandonar el club de su vida.

Gerard Piqué fue el que dio la cara tras el desastre. Pidió un cambio de rumbo estructural en el club e incluso puso a disposición su puesto en la plantilla. Messi, al contrario que hizo otras ocasiones durante la campaña liguera esta misma temporada, no se manifestó.

En estos once días, Messi, de vacaciones, ha ido madurando la situación en el ámbito privado, sin expresarse en la escena pública hasta que ayer se supo que ha solicitado por burofax al Barcelona que se le conceda la carta de libertad para poder firmar por otro club.

Todo un bombazo esta noticia pese a que era una circunstancia que parecía que, con el paso de las horas desde Lisboa, iba cobrando cada vez más visos de realidad.

Los desencuentros con la directiva acumulados y la concatenación de decepciones deportivas hacen decantarse a Messi por solicitar su salida. Lisboa fue la gota que colmó el vaso dentro del césped, ese recipiente que comenzó a llenarse de desilusión con las eliminaciones de los dos años anteriores ante el Roma y el Liverpool.

Tiene en su extensísimo palmarés cuatro Ligas de Campeones, pero la última se remonta a 2015. Tan solo una corona en los últimos nueve años. Demasiado poco para su valía y para el considerado mejor jugador del mundo.

Siempre mostró su pretensión por acabar su carrera en el club al que llegó desde pequeñito, en el que creció y creció hasta ser el mejor, pero también insistentemente ha querido un proyecto ganador para hacerlo.

No acaba de ver claro el cambio de ciclo iniciado con la llegada de Ronald Koeman al banquillo, las primeras decisiones adoptadas en cuanto a salidas de compañeros y amigos, y, cansado de todo el cúmulo de situaciones que no le agradan opta por tratar de cambiar de aires y firmar por otro club, todo un ‘incendio’ en el seno del Camp Nou.

Las primeras reacciones no han tardado en producirse. El excapitán del FC Barcelona Carles Puyol ha mostrado públicamente su apoyo a Leo Messi tras la decisión del jugador argentino de abandonar el club blaugrana, mientras que su actual compañero Luis Suárez ha aplaudido las palabras de Puyol.

«Respeto y admiración, Leo. Todo mi apoyo, amigo», escribió Puyol.

A las palabras de Puyol en Twitter, contestó Luis Suárez con aplausos. El delantero uruguayo, cuyo futuro sigue en el aire desde la llegada de Ronald Koeman al banquillo culé, utilizó los ‘emojis’ en Twitter para secundar sus declaraciones.

También ha valorado la decisión del astro argentino el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, quien ha elogiado al jugador. «Cataluña será siempre tu casa. Muchas gracias por todo este tiempo de felicidad y de un fútbol extraordinario. Hemos tenido la suerte de compartir unos años de nuestras vidas con el mejor jugador del mundo y un noble deportista. No te olvidaremos nunca. Leo Messi, Creu de Sant Jordi», ha escrito. Se dijo durante estos años que Messi, por todo lo que había dado y significado para el club, se había ganado el derecho a decidir su futuro. Pero al menos por ahora, ante lo inesperado de la decisión de Messi para la directiva que preside Josep María Bartomeu, no está siendo así y si no se descarta nada en cuanto a su futuro equipo tampoco de que pueda llegar el caso a tribunales. 

Dimisión. Joan Laporta, presidente del Barcelona de 2003 a 2010, consideró ayer que Josep Maria Bartomeu y su junta directiva «tienen que dimitir inmediatamente» después del burofax de Leo Messi en el cual informó al club sobre su deseo de irse del club catalán acogiéndose a la cláusula del contrato que le permite rescindirlo unilateralmente a final de cada curso.

Según Laporta, Bartomeu y sus directivos «han ido minando la moral de Messi para salvarse ellos del descalabro económico y deportivo que han creado».

Y añadió en su cuenta de Twitter que «si dimitiesen todavía habría esperanza de que Messi se quedara en el Barcelona».

Horas antes del anuncio de Messi, Laporta ya había tuiteado que le parecía «un acto de cobardía y una falta de respeto a Luis Suárez» que le hubiesen anunciado su adiós del club mediante una llamada telefónica.

A Laporta esa actitud ya le hacía sospechar que quería vender a Messi, «lo cual sería un error histórico». 

Por otro lado, la noticia de que Lionel Messi pretende dejar el Barcelona acapara la atención de la prensa argentina. «¡Messi le dijo al Barcelona que se quiere ir ya!», titula ‘Olé’, el diario deportivo más importante del país austral. «Lionel venía dando señales de que esto podía ocurrir y finalmente sucedió. Se termina una era en el fútbol mundial: Messi vestirá otra camiseta como jugador profesional que no sea la del Barcelona», añade. El sitio web ‘Infobae’, uno de los más leídos del país, tiene esta noticia como información destacada. «Lionel Messi le comunicó al Barcelona que quiere irse».

Messi le dice al Barcelona que se quiere marchar
Comentarios