03.03.2021 |
El tiempo
miércoles. 03.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La otra amenaza para los ex

  • Una vez que haya sentencias firmes, avanzará la acción social de responsabilidad contra Pernía y Harry  
  • El segundo de ellos ha recibido ya tres varapalos judiciales
Ángel Lavín ‘Harry’ fue ya condenado a tres años y medio de prisión por su gestión al frente del Racing.
Ángel Lavín ‘Harry’ fue ya condenado a tres años y medio de prisión por su gestión al frente del Racing.
La otra amenaza para los ex

A falta de sendos recursos, tanto Francisco Pernía como Ángel Lavín ‘Harry’ ya han sido condenados por sus años de ‘gestión’ al frente del Racing. El primero a cuatro años y el segundo a tres y medio. Sin embargo, todavía no se pueden quedar tranquilos, respirar hondo y esperar acontecimientos, ya que todavía tienen una pesada carga sobre sus espaldas. Quizá, incluso, a la que más deberían temer, que es la acción social de responsabilidad presentada por el Racing a orden de su junta de accionistas en el 2014. Ha pasado mucho tiempo, pero porque ha de estar parada hasta que las demás causas tengan sendas sentencias firmes.

La acción social de responsabilidad está parada por prejudicialidad penal. Esto quiere decir que se mantiene a la espera hasta que se resuelvan otras causas relacionadas. Y una de ellas era la querella de los exfutbolistas. La primera parte de la misma la juzgó el pasado año el juzgado de lo penal número 1 de Santander, que fue quien juzgó a Harry, a quien condenaron por un delito de administración desleal a tres años y medio de prisión y una indemnización de 216.400 euros. La jueza, que fue demoledora en su auto, incluso puso una pena superior a la reclamada por la Fiscalía, que se quedó en tres años.

Lo cierto es que al sucesor de Pernía en la poltrona verdiblanca no le ha ido nada bien. Antes, ya tuvo (a saber por qué) que admitir su culpabilidad y una condena de seis meses por el intento de amaño del Racing - Girona. Ese caso se fundamentó en una grabación realizada por el presidente del club catalán y al que menos se le oía era al propio Lavín, ya que la voz cantante la llevaron en todo momento tanto Francisco Pernía como Eugenio Botas. Sin embargo, fue el de Suances quien lo cargó a su carro.

Harry también intento dejar sin valor todo lo sucedido en el club a partir de la junta de accionistas que le echó de la presidencia. Quería anular todas las juntas celebradas a partir de entonces y retrotraer la situación del club a enero del 2014. Que le hubieran dado la razón habría sido el fin del club porque había tejido una maraña tan grande que habría resultado imposible poner un poco de luz al caso. Era una causa importante porque estaba en juego la ampliación de capital que dio inicio a un tiempo nuevo y de la misma estaba pendiente también la acción social de responsabilidad. Lavín, tras perder su cruzada tanto en primera instancia como en la Audiencia, llegó hasta el Supremo y allí también le dieron portazo. No gana ni una.

Una vez que esa reclamación del expresidente suancino ha quedaado atrás, la acción social de responsabilidad, diseñada, sobre todo, por el abogado Alejandro López Tafall, está a la esquera de que haya sentencias firmes en la querella presentada por la Asociación de Exjugadores Racinguistas hace prácticamente siete años y medio. Harry ya presentó un recurso por su sentencia, de la cual se cumplirá mañana un año, y Pernía hará lo propio con la suya. Lo que sucede es que los plazos ahora se han alargado debido al parón, en todos los sentidos, que ha provocado la pandemia. Los pasos aún serán más lentos pero, por lo menos, parece que de vez en cuando se producen avances.

La otra amenaza para los ex
Comentarios