22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Kitoko, un fijo para Ania

  • El mismo entrenador ha reconocido que, cada vez que ha estado disponible, el belga ha sido titular  
  • El medio centro insiste en la necesidad de actuar como un «bloque compacto»
Kitoko, yendo con decisión a cortar un avance rival durante el partido contra el Mirandés. / Cubero
Kitoko, yendo con decisión a cortar un avance rival durante el partido contra el Mirandés. / Cubero
Kitoko, un fijo para Ania

Kitoko y diez más. Así vino a reconocer Ania que era hace una semana, cuando recordó que cuando el belga ha estado disponible, siempre ha jugado. Es un jugador que considera que le da mucho y por eso siempre le pone a jugar. Lo malo fue que el curso pasado se lo pasó más en la enfermería que en el campo de entrenamiento y en la presente temporada, aunque la situación ha mejorado, todavía no ha podido encadenar más de tres partidos consecutivos. El pasado domingo volvió tras una nueva pequeña convalecencia y en Tenerife, un equipo que conoce bien porque jugó allí, enlazará una segunda titularidad. De eso no hay duda porque Kitoko siempre juega.

Y lo bueno es que, a pesar de no tener continuidad, su físico apenas da la sensación de necesitar un periodo de adaptación. Su curva no es progresiva, sino abrupta. Tanto es así, que no fueron pocos los que le señalaron como el mejor del partido en El Alcoraz. Él no cree que haya mucho misterio en ese sentido, ya que sólo se deja cuidar «por los preparadores» mientras que, por su parte, intenta cuidarse «al máximo». «El año pasado tuve muchas lesiones y, aunque este año estoy un poco mejor, sé que me tengo que cuidar al máximo y es lo que intento hacer para estar al máximo cada vez que tengo la oportunidad de jugar», explica.

Avanza la semana y, poco a poco, va quedando atrás el disgusto de Huesca, de donde confiesa Kitoko que se fueron «muy decepcionados» después del enorme esfuerzo que habían hecho y, sobre todo, del buen partido que habían completado. «Estuvimos muy compactos en todo momento pero en los últimos segundos se nos escaparon los tres puntos», lamenta el medio centro de ascendencia africana. Quizá antes del encuentro habrían firmado el empate porque eran conscientes de lo que tenían delante, que era «un rival muy fuerte que, además, jugaba en su campo». A pesar de ello, fueron capaces de ponerse por delante pero no de culminar el buen trabajo realizado para mantener las tablas: «El equipo corrió mucho porque no quería perder lo que ya tiene, pero en esa jugada aislada al final nos pasó un poco de todo».

Pasado ese episodio, pretenden quedarse con lo positivo. Y Kitoko destaca, por encima de todo, que se habían mostrado como un equipo «muy compacto y muy junto», lo que les ayudó a sufrir «mucho menos». «Se nos escapó la victoria por una jugada aislada, pero hicimos un partido bueno viéndose un Racing muy sólido, por lo que, aunque al final no conseguimos lo que queríamos, la sensación sí fue buena», explica.

Todo apunta a que, a poco que les respete la salud, la pareja que forman Mario Ortiz y Kitoko puede disfrutar de continuidad. Y ambos son conscientes de que en este equipo, con dos extremos como Enzo y Yoda, que no se puede decir que tengan demasiadas aptitudes defensivas, les va a tocar correr como los que más y estar constantemente atentos a los espacios. El africano recuerda que, de partida, «todos los jugadores» intentan correr para ayudar en todas las facetas del juego, pero también entiende que cada uno tiene unas características que le diferencian del otro. Así, insiste en la necesidad de comportarse «como un bloque y atacar y defender todos al unísono».

Quizá lo más difícil no sea hacer un buen partido, sino repetirlo después para convertirlo en tendencia. Y es lo que intentará hacer el Racing en Tenerife. «Sabemos que, haciendo un partido como el del otro día, tendremos muchas opciones de poder ganar», asegura Kitoko. Éste recuerda que el isleño es «un buen equipo» que anuncia dificultades. «Yo he jugado allí, sé cómo es la afición y cómo se comporta el equipo en ese campo, que suele ser difícil porque salen a morder desde el principio», resume.

Para contrarrestarlo, el medio centro del equipo cántabro insiste en la necesidad de «estar juntos» y «no dejar espacios» que sí se habían dado en jornadas anteriores a las de Huesca y que les habían «hecho mucho daño». Con todo, más allá de que el Racing haya podido completar partidos mejores o peores, Kitoko considera que, «por lo general», ha tenido «personalidad jugando». Es cierto que ha ido cambiando su forma de iniciar el juego o de construir el ataque, pero el centrocampista verdiblanco sólo ve ventajas en «la posibilidad de tener alternativas» para que los rivales no intuyan lo que van a hacer. «Al final, todos te estudian y ya saben lo que vas a hacer. Por eso es bueno que si en un partido no te sale una cosa, tener trabajada otra forma de atacar», argumenta.

Kitoko considera que es fundamental que el equipo «esté bien física y mentalmente». Y él, que está en ese vestuario a diario, cree que lo están. Sólo así «se pueden ir mejorando aspectos como el balón parado u otras facetas del juego». Está pasando el Racing toda esta semana sumido en puestos de descenso pero recuerda el africano que este mismo domingo tienen «la posibilidad de salir» de ese pozo. Sin embargo, tampoco cree que deban detenerse mucho en eso, ya que considera que lo fundamental es «estar bien, hacer nuestro juego y ganar los máximos partidos posibles para alcanzar cuanto antes los puntos necesarios para la salvación». Y ahí está la cifra mágica de los cincuenta, que es la barrera que habitualmente separa el objetivo conseguido del objetivo incumplido.

Kitoko, un fijo para Ania
Comentarios