17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«En esta jornada nos podemos meter arriba de pleno»

Riki está seguro de que el equipo llega en un buen momento a la recta final | Cree que depender de sí mismos les da «mucha confianza»

Riki ha pasado a ser una pieza fundamental del medio campo del Racing desde su llegada. / Hardy
Riki ha pasado a ser una pieza fundamental del medio campo del Racing desde su llegada. / Hardy
«En esta jornada nos podemos meter arriba de pleno»

En esta temporada tan rara va todo tan rápido que los equipos ya están en esa fase de la misma en la que cada punto es oro, en la que todo el mundo se juega algo y el margen de error es mínimo. Se viene ya el esprint final de la primera fase y todo el mundo se juega algo, por lo que ganar partidos se hace todavía más complicado. El Racing lo afronta tras conseguir por fin enlazar una buena racha en la que se ha quedado con diez de los últimos doce puntos que se han puesto en juego. Lo malo es que justo en ese momento le tocó parar para cumplir con la jornada de descanso y eso abre siempre un signo de interrogación, ya que interrumpir una buena dinámica nunca es positivo. Hay muchas maneras de interpretarlo.

Lo bueno es que la jornada que se desarrolló mientras el Racing lo veía todo desde la distancia concedió al equipo tan buenos resultados que, de pronto, se encontró con una novedosa situación en la que ha pasado a depender de sí mismo para colarse entre los tres primeros. Lo malo es que no puede fallar. La presión es grande pero en el seno del grupo parecen tener la ilusión desbordada. De hecho, Riki, uno de los fichajes invernales cerrados por el club el pasado mes y que se está erigiendo en el líder del centro del campo desde su aterrizaje, asegura que el grupo está estos días con «mucha más confianza» porque, en el fondo, el deseo de todo equipo es llegar a la recta final dependiendo de sus propios resultados. Y es el privilegio que tienen ellos. «Ahora lo tenemos en nuestra mano. Si el domingo nos quedamos con los tres puntos, y teniendo en cuenta que hay enfrentamientos directos, esta jornada nos podemos meter ahí arriba ya de pleno», recuerda el asturiano.

Riki no es cántabro y el duelo contra el Laredo será para él, en el fondo, un partido más. Más aún, teniendo en cuenta que las limitaciones por la pandemia impiden que se viva el duelo vecinal de manera especial y disfrutando del ambiente que suele preceder a este tipo de partidos en los días previos. Todo está un poco aguado esta temporada. Admite el centrocampista ovetense que los jugadores que son de aquí «lo pueden vivir más por el nivel sentimental que tengan» pero él tampoco se echa a un lado. Recuerda que para los jugadores del Racing la presión por ganar está siempre presente porque representan «a un club muy grande». De este modo, advierte de que, aunque en el vestuario verdiblanco haya jugadores de todas partes, van a «salir a defender este escudo y a conseguir los tres puntos» porque es su «deber» y lo que tienen que hacer. Son, en definitiva, unos profesionales y como tal quieren actuar.

Es muy posible que por fin vaya a haber aficionados en la grada. La última vez que el Racing contó con su apoyo le sentó fatal porque hizo el ridículo tanto contra el Amorebieta como contra el Real Unión. Puede ser una presión más que una motivación extra aunque Riki, que no estuvo aquellos aciagos días, cree lo contrario. «El fútbol sin aficionados no es lo mismo», apunta. Y lo que dice tiene valor porque viene del Oviedo, que cuenta con un contexto similar al que pueda vivir aquí. Con todo, él tiene muy claro que si le dan a elegir, prefiere disponer de la hinchada que jugar sin público. Cree que éste es «una parte extra muy importante» que les va a «ayudar». «Cuantos más vengan, mejor», insiste.

Toda ayuda es poca para intentar alargar la racha que ha reimpulsado al equipo después de haber tocado fondo hace poco más de un mes, cuando incluso se vio metido en los cuatro últimos puestos. Y cree el medio centro asturiano que están en disposición de dar continuidad a la buena senda de resultados porque cree que el equipo «llega bien» a este reinicio de la competición tras el forzado parón. «Llevamos trabajando muy bien esta semana que hemos tenido. Hemos completado muy buenos entrenamientos de calidad y de nivel para llegar preparados al derbi», resume Riki, que asegura que están, como no podía ser de otra manera, «con muchas ganas de ganar los tres puntos y seguir mirando ahí arriba».

Considera el joven centrocampista asturiano que los derbis no suelen ser partidos como los demás, sino que tienen sus denominadores comunes. Cree que suelen ser encuentros «muy competidos donde suele haber mucho respeto». De esta manera, recuerda que en los «primeros minutos suele costar entrar en juego» por esos momentos de tanteo y cierto nerviosismo que suele haber en el ambiente. Sin embargo, una vez que el fútbol se impone al contexto, todo se va normalizando y Riki espera que se acabe notando que se juegan «la vida» y que no piensan negociar los tres puntos. «Somos el Racing, jugamos en casa y hay que ganar», subraya.

El Laredo llegará a El Sardinero tras haber jugado el pasado fin de semana y haber vuelto a hacerlo el pasado miércoles en Barakaldo mientras que el equipo santanderino lo hará tras quince días sin jugar un partido oficial. No se atreve el medio centro asturiano a vaticinar qué es lo mejor. «Nunca sabes porque es cierto que puedes llegar más cansado, pero también llegas más activo», apunta el asturiano. Con todo, éste llama a ser «muy intensos» en todas las facetas del juego. En cuando a lo que Solabarrieta le pide a él en particular, apunta que, sobre todo, es que «intente sujetar al equipo en la faceta defensiva y, con balón, intentar dar creación de juego y llegar desde la segunda línea». «Lo que vengo haciendo toda la vida», resume. Y, de hecho, lo viene haciendo ya desde el primer día que se estrenó con la casaca verdiblanca.

El duelo entre el Bilbao Athletic y el Leioa previsto para mañana también se aplaza

Si hay un equipo que está siendo especialmente perjudicado por el Covid en la presente temporada es el Leioa, que está haciendo frente a su tercer confinamiento de la temporada sólo por casos propios detectados en el seno de su propio vestuario. Ya tuvo que aplazar el partido del pasado fin de semana contra el Portugalete al dar positivo seis jugadores y también el que tenía previsto haber disputado el pasado miércoles contra el Arenas.

Fue ayer cuando la Federación confirmó que también quedaba aplazado el que tenía programado para mañana a las cinco de la tarde en Lezama contra el Bilbao Athletic. Se trata de un encuentro del que el Racing iba a estar muy pendiente porque el filial rojiblanco es, ahora mismo, el líder del subgrupo. De esta manera, tendrá que realizar un descanso forzado que, por otro lado, dejará a los cinco primeros clasificados, que son los que aspiran a alguna de las tres plazas que permiten luchar por lo máximo, con el mismo número de partidos disputados, por lo que será más sencillo realizar cálculos.

«En esta jornada nos podemos meter arriba de pleno»
Comentarios