07.03.2021 |
El tiempo
domingo. 07.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Hoy toca Copa

El Racing se juega el pase a la segunda eliminatoria copera en el campo del mutilvera, que hace dos meses que no gana en casa | Será el primer partido del equipo cántabro tras su confinamiento de diez días | Se estrena sobre sintético

Lucas Díaz será la gran novedad en la alineación de hoy porque disfrutará de su primera oportunidad esta temporada. / Hardy
Lucas Díaz será la gran novedad en la alineación de hoy porque disfrutará de su primera oportunidad esta temporada. / Hardy
Hoy toca Copa

Está costando disfrutar del Racing esta temporada. Apenas ha permitido que el aficionado genere una rutina en torno a él porque no le ha dado tiempo. Avanza a tirones, algunos más intensos que otros. En el último mes y medio largo, por ejemplo, ha disputado sólo tres partidos. Y ambos se disputaron en sólo diez días. Primero tuvo que parar por un positivo ajeno, al que se sumó la jornada de descanso, y después por uno propio. Y lo peor es que hoy mismo volverá a poner el motor en marcha pero sólo para jugar dos partidos en 72 horas y, a partir de ahí, volver a parar porque llega la navidad y hay que descansar. No es sencillo que un equipo alcance así el ritmo de competición adecuado que le permita enseñar su mejor versión, pero es lo que toca en esta rara temporada en la que nada es normal y en la que ganará quien mejor se adapte a las circunstancias.

Toca ser camaleón, como el que cambia de color según la ocasión, que cantaba el rey. Y hoy toca Copa del Rey, fuera de casa y sobre un césped de hierba artificial. Será una reentrada en la realidad competitiva muy brusca, por lo que no va a haber un periodo de adaptación. El de esta tarde a partir de las siete será, en definitiva, la primera de las dos trampas que le esperan al conjunto cántabro en estos días, ya que tras el partido de Mutilva de hoy le espera el de Getxo el domingo. En principio, dicho así, parecen dos rivales asequibles para el Racing y así debería ser, pero si se jugara en Santander. La historia cambia mucho cuando hay que hacerlo en sus campos. Ahí las diferencias se estrechan y se hace complicado hacer valer los billetes sobre el terreno de juego.

Que el campo vaya a ser de césped sintético tendrá su importancia, pero no es lo más preocupante. Si el Racing acude a la cita de hoy, como lo hará a la del domingo, con la mosca detrás de la oreja es porque aún no ha demostrado saber competir de verdad en ese tipo de escenarios independientemente del material del que esté fabricado el verde. Fue así desde pretemporada, cuando no fue capaz de ganar ni en Noja contra el ‘Charles’ ni en Les Caleyes contra el Lealtad. No sólo no ganó, sino que transmitió preocupantes sensaciones, sobre todo en territorio asturiano. Recibió entonces el equipo verdiblanco el mensaje de que tenía muchas carencias en ese tipo de territorios de los que está plagado el grupo segundo pero no siguió practicando la prueba - error en busca de la fórmula adecuada. Comenzó la temporada con esas dudas que concluyeron con los naufragios de Laredo y Leioa. En esta última plaza ofreció una imagen algo mejor que en la primera, pero fue también en la que encajó su única derrota hasta la fecha.

Y con ese mal sabor de boca tuvo que parar de nuevo para retomar la competición hoy mismo. Esto quiere decir que el Racing va a afrontar dos auténticas trampas viniendo, además, de perder. Puede, por lo tanto, marcar mucho lo que suceda entre hoy y el domingo. Serán dos competiciones diferentes que también demandan cosas distintas y que, posiblemente, vuelvan a dar la oportunidad de que todos entren en juego. Porque jugar 180 minutos en tres días tras venir de estar encerrado en casa una semana y media suena peligroso. Es, por lo tanto, uno de esos momentos en los que conviene presumir de fondo de armario.

El partido de hoy corresponde a la primera eliminatoria copera, que será a partido único. Salió antes la bola del Mutilvera y por eso se jugará en Mutilva. El partido se iba a haber disputado a las ocho y cuarto pero se adelanto hora y cuarto para que los aficionados pudieran acudir sin tener que estar pendientes del toque de queda y de sentir terror si se llega a la prórroga. Porque hoy en el campo podrá entrar un número limitado de aficionados, por lo que, aunque sea en menor medida, se podrá vivir una pequeña dosis de lo que suele suponer una competición copera.

En juego está seguir vivo en una competición que siempre gusta y que, aunque quizá obligaría a un mes de enero muy apretado de fechas, podría cruzar al Racing con un equipo de Primera División en la próxima eliminatoria. Y eso es algo que un equipo de Segunda B recibe siempre con halago. Por eso el premio ya viaja con el partido en sí mismo, pero el conjunto cántabro también adquirirá tranquilidad si consigue salir vivo del sintético de Mutilva, donde se encontrará con un equipo del otro subgrupo de su mismo grupo con el que se deberá cruzar en la segunda fase. Puede servir el envite, por lo tanto, como una buena vara de medir respecto a lo que se puede encontrar en el futuro.

bajas y altas. Es difícil adivinar por dónde pueden ir las intenciones de Javi Rozada para el partido de hoy después de un parón que ha mandado a los jugadores a casa. Después del anterior, que fue más prolongado pero con la posibilidad de entrenar a diario en La Albericia, el entrenador asturiano se presentó con un cambio de sistema. Salió a jugar con un 4-4-2 a Laredo y aquello fue un naufragio de tal tamaño que se antojaría sorprendente que lo volviera a repetir. El equipo estuvo en todo momento sometido mientras que fue el mismo Racing quien sometió a su jugador más talentoso enviándole a banda izquierda. Dio marcha atrás el técnico para el siguiente encuentro, recuperó un 4-1-4-1 más parecido a lo que había usado en pretemporada y ahí ofreció su mejor actuación. El sabor de boca que dejó el equipo verdiblanco ante el Barakaldo fue muy bueno pero todo quedó estropeado tres días más tarde en Leioa. Menuda montaña rusa de emociones, de subidones y decepciones, que es la Segunda B.

Esta semana ha entrenado Rozada con tres centrales y también una vuelta al 4-4-2 pero alejando a Pablo Torre de la banda, a donde podría volver Cejudo. Es difícil acertar y más aún cuando se da por hecho que va a haber un carrusel de novedades entre el equipo que salga a jugar hoy y el que juegue el domingo en Getxo. Antes del parón, sólo tres de los jugadores de campo que comenzaron el partido ante el Barakaldo fueron también titulares en Leioa. Fueron Matic porque no había más centrales y Álvaro Bustos y Ceballos porque estaban en un gran estado de forma y su equipo los necesitaba dentro. Hoy el asturiano no va a estar porque se lesionó en un tobillo el pasado lunes y eso hace complicado que vaya a terminar el año subido a bordo. A cambio, Rozada recupera a Jordi Figueras y, por lo tanto, la posibilidad de mover ficha en el centro de la retaguardia.

Al contrario de lo que le ha pasado al Racing, el Mutilvera ha venido compitiendo con regularidad y sin sobresaltos desde el primer día. Ha jugado ocho partidos de los que ha ganado tres, ha perdido otros tantos y ha empatado dos. Viene de caer 2-1 contra el Ebro, el equipo en el que está cedido Juan Gutiérrez, pero el único que ha logrado llevarse todo el botín de su campo hasta la fecha es el Calahorra, que ganó 0-1. A partir de ahí, ha logrado dos empates como local, a tres ante Osasuna B y a cero ante el Haro. Esto quiere decir que su único triunfo en su campo hasta la fecha es el que logró en la primera jornada el pasado 17 de octubre. Por lo tanto, hace prácticamente dos meses que no gana en su campo, lo que puede ser algo a explorar por parte del Racing.

De lo que sí presume el bando navarro es de goles porque ha anotado once y es el máximo goleador de su subgrupo. Lo que pasa es que también le marcan muchos porque ha encajado nueve. El Racing fue capaz de anotar tres al Barakaldo pero lo cierto es que no vio puerta ni en Laredo ni en Leioa. Le cuesta marcar a domicilio y hoy necesitará hacerlo para superar la eliminatoria sin forzar una prórroga, algo que no le convendría para nada teniendo en cuenta que no ha competido en los dos últimos fines de semana y que el domingo espera un intenso y duro partido en Getxo.

No es descartable que para buscar el gol tenga su oportunidad Javi Siverio. Es el único futbolista de campo que se quedó sin jugar contra el Barakaldo y el Leioa. Es un delantero que suele estar cerca del gol y el estilo de partido de hoy, como el del próximo domingo, en escenarios donde será muy complicado llevar el balón al piso y todo puede pasar por sacar centros, puede ser importante. Él está como loco por reivindicarse y dejar claro que se puede contar mucho más con él de lo que lo están haciendo.

Quien también va a salir de inicio esta tarde es Lucas Díaz. Parea él también va a ser una buena oportunidad. Rozada le conoce bien porque le tuvo en el Vetusta y sabe que es un guardameta fiable. Tanto es así, que durante todo el verano no tuvo claro si apostaría por él o por Iván Crespo y, de hecho, cuando jugó de inicio contra el Amorebieta en el último partido de pretemporada parecía claro que iba a ser él el elegido. Sin embargo, no le salió un buen partido, no estuvo afortunado ni se mostró seguro y quizá eso fue definitivo para que fuera el capitán quien acabara protegiendo los tres palos racinguistas. Hoy deberá quedar confirmado que tiene competencia de verdad.

Hoy toca Copa
Comentarios