13.08.2020 |
El tiempo
jueves. 13.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

FRANCISCO PERNÍA

El expresidente del Racing asegura que no ordenó pagar "nada" sin justificante

Dice que pensó que si alguno de los jugadores del Racing Primavera se hubiera quedado en el club, "habría saldado la deuda"

El ex presidente del Club de Fútbol, Real Racing Club de Santander, Francisco Pernia, decalra en la Audiencia Provincial de Canrabria. / Juan Manuel Serrano Arce / Europa Press
El ex presidente del Club de Fútbol, Real Racing Club de Santander, Francisco Pernia, decalra en la Audiencia Provincial de Canrabria. / Juan Manuel Serrano Arce / Europa Press
El expresidente del Racing asegura que no ordenó pagar "nada" sin justificante

El expresidente del Racing Francisco Pernía ha asegurado en el juicio que ha comenzado este lunes contra el en la Audiencia Provincial de Cantabria que nunca dio orden de que se pagase "nada" sin un justificante de pago o justificante documental.

Además, ha explicado que las facturas no le llegaban a él directamente y que "todas" ellas estaban "intervenidas" por la Administración del club, además de que, según ha dicho, "no todos los gastos tenían que estar autorizados" por él.

Pernía se enfrenta a la petición de la Fiscalía de seis años de prisión y una indemnización de más de 410.000 euros por supuesta apropiación indebida en relación a la escuela de fútbol Racing Primavera en Brasil, y por administración desleal por la compra de un coche de lujo con cargo al club para uso exclusivo y por la indemnización de 100.000 euros a Galería Culturas, de José Campos, por rescisión contractual.

En relación a la escuela de fútbol que puso en marcha en Brasil, ha manifestado que creyó que podía ser una "buena oportunidad de negocio" ya que permitiría al Racing vender jugadores o evitar tener que comprarlos, además de que, "con que saliera uno solo" adelante, "habría saldado la deuda" del equipo.

Junto al expresidente se sientan también en el banquillo los agentes Juan Vergara e Iñaki Urquijo, este último promotor y responsable durante un tiempo del proyecto de Brasil, que consistía en formar jugadores para su incorporación al Racing o su traspaso a terceros equipos.

La Fiscalía y la acusación --ejercida por el Racing, La Asociación Unificada de Pequeños Accionistas del Racing (AUPA) y Asociación de Exjugadores del Racing-- consideran que el proyecto carecía de un plan y consistió "básicamente en una serie de transferencias" a dos cuentas que se crearon, además de que apunta a que ciertas cantidades se desviaron a "terceros ajenos a la escuela".

En este sentido, Pernía ha explicado que se hicieron pagos a Urquijo porque en ocasiones "había adelantado dinero". Además, se ingresó una cantidad a una empresa de reparación de automóviles en un momento en el que la cuenta del club brasileño estaba bloqueada por un impago, y según el expresidente, aconsejaron al club enviar el dinero a través de esta vía para que llegara antes.

Asimismo, ha añadido que Urquijo le trasladó que para el tercer año de funcionamiento de la escuela ya podría "salir alguno" de los jugadores, y "con que saliera uno ya se amortizaba la inversión". Sin embargo, Pernía ha reconocido que el Primavera "no tuvo ningún retorno" y "nunca cuajó ninguno de los que vinieron" porque "nadie les miró" y había un "ambiente enrarecido".

Pernía ha destacado que los promotores de esta iniciativa no pensaron "en ningún momento" en hacer ningún perjuicio económico a nadie. "Todo lo contrario, era pensando en que saliera bien, porque era algo importante", ha sentenciado.

En cuanto al coche que adquirió con cargo al club, un Audi S8, el expresidente del Racing ha asegurado que se decidió en Consejo sustituir el anterior por otro del mismo modelo porque "se había parado dos veces" y por la "imagen" que proyectaba, pese a que diez meses después de comprarlo se declaró el concurso de acreedores y una deuda de 48 millones de euros.

En este sentido, ha insistido en que "siempre" realizaba los viajes que tenía que hacer como presidente del club en coche, de modo que hacía más de 100.000 kilómetros de media al año, y que no le daba "ningún uso particular" porque estaba ocupado "365 días al año" en su cargo.

Por otro lado, en cuanto a la empresa de José Campos, Pernía ha dicho que se estableció un contrato verbal y que él estuvo presente en el momento en el que se llegó al acuerdo, aunque "no intervino".

En este sentido, ha explicado que se contrató por seis años y que al año "se deterioró la relación" y el Racing "entendió que José Campos se tenía que ir". Así, el club y el abogado de Campos --que inicialmente pedía 300.000 euros-- acordaron la cifra de 100.000 euros para la indemnización por rescindir el contrato cinco años antes de lo acordado, ya que el equipo creyó que, de ir a los tribunales, un juez impondría una cantidad superior.

PENAS E INDEMNIZACIÓN

En esta primera sesión del juicio, que se prolongará hasta el 23 de enero, han declarado también Vergara y Urquijo, acusados también de un delito de apropiación indebida y para los que el ministerio público pide una pena de tres años de cárcel y multa de 3.240 euros. En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía entiende que los tres deben responder de manera solidaria con el pago de una indemnización para el equipo de 316.993 euros.

Por su parte, el Racing pide para Pernía seis años de prisión y multa de 10.800 euros por ser cooperador necesario del delito de apropiación indebida y otros tres años por el de administración desleal. Para los otros dos acusados, solicita tres años de cárcel y 7.200 euros.

Por último, AUPA pide para el primero tres años y medio de prisión por administración desleal y cinco años por apropiación indebida, además de una multa de 3.240 euros; y para los otros dos, como responsables del delito de apropiación indebida, tres años de prisión para uno y dos años para otro.

El expresidente del Racing asegura que no ordenó pagar "nada" sin justificante
Comentarios