01.10.2020 |
El tiempo
jueves. 01.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Enzo, listo para La Romareda

  • Lo sucedido el miércoles, cuando se retiró del entrenamiento, quedó en un susto porque ayer se ejercitó con total normalidad 
  • Yoda se limitó ayer a entrenarse en el gimnasio
Enzo podrá jugar sin problemas mañana en Zaragoza. / cubero
Enzo podrá jugar sin problemas mañana en Zaragoza. / cubero
Enzo, listo para La Romareda

El miércoles habían sonado las alarmas, pero ya se han vuelto a apagar. El agua vuelve a fluir con naturalidad por su cauce y Enzo Lombardo podrá entrar en la convocatoria de 18 hombres que viaje hoy a Zaragoza con la misión de dar la cara mañana por la noche en La Romareda. Y seguro que será de los que jueguen porque es uno de los fijos en una alineación que no tiene tantas piezas móviles como quizá a su entrenador le gustaría. Hay muchos fijos. Y a falta de Yoda, su paisano de la banda izquierda estará disponible y con una mayor carga incluso de responsabilidad para intentar derribar la muralla defensiva que plantee el equipo maño.

El jugador cedido por el Mallorca se había tenido que retirar del entrenamiento el pasado miércoles por las consecuencias, al parecer dolorosas, de una entrada de David Carmona cuando el extremo quería avanzar por su banda. Enzo intentó seguir entrenando pero poco después, al ver que la cosa no iba bien, decidió no arriesgar más y entrar a boxes. Eso dejó con la mosca detrás de la oreja a sus propios compañeros y a quienes siguieron el entrenamiento, ya que podía ser sinónimo de una lesión que multiplicaría sus consecuencias por la baja prácticamente asegurada de Yoda para el envite de Zaragoza. 

El club no había dado noticias sobre la supuesta lesión de su futbolista cedido por el Mallorca pero eso no quería decir que no estuviera lesionado. Había que esperar al siguiente entrenamiento para ver si aparecía en el campo y si se ejercitaba con sus compañeros o para, si persistía, adivinar la gravedad de la dolencia. Y ese entrenamiento fue el de ayer. Y hubo buenas noticias. Enzo se ejercitó con total normalidad y, por lo tanto, eso trae consigo la conclusión de que podrá jugar mañana en territorio maño.

La sesión de trabajo se completó a puerta cerrada a pesar de que fue, probablemente, la más liviana de la semana. Es lo normal a 48 horas del partido. Antiguamente, los jugadores ni siquiera salían apenas al terreno de juego y se sometían a un placentero episodio de baño y masaje. De hecho, incluso hay entrenadores o preparadores físicos que hoy en día apuestan, directamente, por no entrenar los viernes (cuando el partido es el domingo), algo que, por ejemplo, puso en práctica Pedro Munitis en su etapa al frente del conjunto cántabro.

Con todo, lo importante ayer era ver en acción a Enzo y éste dejó bien claro que podrá jugar en Zaragoza. Y menos mal porque haber sumado su baja a la de Yoda habría sido todo un contratiempo para un Racing que es consciente de que, ofensivamente hablando, depende en gran medida de esa línea de tres media puntas que, por de pronto, va a quedar rota. Porque quedaba por ver si Yoda tendría alguna mínima opción de jugar en La Romareda con algún tipo de protección, pero, teniendo en cuenta que ayer tampoco saltó a entrenar, se puede dar por descartado porque, antes de hacerlo, debería haberse probado a sí mismo en una situación de juego con el mecanismo que le coloquen. Y no lo ha hecho.

Nico Hidalgo. El futbolista francés sí entrenó ayer con la férula que le han colocado en el brazo derecho pero lo hizo en el interior del gimnasio. No salió a ejercitarse con sus compañeros y por eso es fácil dar por descartada su presencia en el terreno de juego zaragocista. En principio, su sitio por la banda derecha lo ocupará Nico Hidalgo, un jugador que, por otro lado, todavía no ha podido jugar en su sitio en lo que se lleva desarrollado de campeonato. Al menos, no como titular. Sólo ha saltado de inicio un día y fue para jugar en el lateral derecho, donde tanto sufre. Mientras, con Cristóbal sólo entró en acción en Elche y el entrenador le colocó por banda izquierda, donde no es ni la mitad de lo que es en su puesto natural.

El jugador motrileño ha de estar con ganas de demostrar su valía en la categoría de plata, en la que apenas pudo participar cuando fue jugador del Cádiz. Por eso se sumó al Racing en Segunda B el curso pasado. Tiene una asignatura pendiente y, por ahora, parece que se le ha abierto una puerta que debería aprovechar, ya que no sabe cuándo se volverá a abrir otra vez. Por ahora, Yoda está a un nivel en el que resulta imposible pensar que vaya a quedar descabalgado del once. Por eso quienes están esperando jugar en su sitio han de aprovechar la mínima apertura que se produzca.

Quizá, ante la ausencia de Yoda, el entrenador también se podría plantear cambiar el sistema y reforzarse por dentro, donde el Zaragoza más luce, con un tercer medio centro. Sería pasar a jugar 4-1-4-1 pero el problema con el que se podría encontrar el entrenador es con que sufrirá la baja de dos pivotes para el partido de La Romareda, ya que Mario Ortiz deberá cumplir el partido de sanción que le han impuesto y Kitoko va a estar en el dique seco alrededor de un mes. De este modo, es segura la presencia en el once de Sergio y Dani Toribio y, en el caso de que haya un cambio de dibujo, no quedaría otra que dar entrada a Nkaka, un futbolista que todavía no ha demostrado nada en el Racing, ya sea con balón o sin balón.

Otra alternativa sería colocar a Dani Toribio como pivote y poner por delante de él tanto a Sergio como a Cejudo jugando unos metros por detrás de lo habitual. Eso mantendría la posibilidad de que jugara Nico Hidalgo por la derecha y, por supuesto, Enzo por la izquierda. Este último es consciente de que está en un gran momento y quiere exprimirlo al máximo. Quizá por eso reaccionó tan mal cuando el miércoles intuyó que se había podido hacer daño y que su progresión podría quedar detenida. No pasó así. Por ahora, desde que llegó al Racing, le ha respetado la salud y así pretende que sigan las cosas.

Quien también se pudo ejercitar ayer tras no poder haberlo hecho el día anterior fue Óscar Gil. El club ya había advertido de que se trataba de un proceso febril del que ayer, al menos, parecía mejorado. Entrenó en solitario y es posible que hoy, si la evolución se ha mantenido, pueda estar con el grupo. Es importante que el jugador de Peralta esté activo y disponible porque deberá entrar en la convocatoria por segunda semana consecutiva. La pasada, cuando llegó a debutar, fue por la quinta amarilla que había visto Alexis y esta es por el mismo motivo pero con Jordi Figueras.

Enzo, listo para La Romareda
Comentarios