03.03.2021 |
El tiempo
miércoles. 03.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Empieza la cuenta atrás

  • El Racing retoma el trabajo tras dos días de asueto con el partido del próximo sábado en perspectiva  
  • Será una semana más convencional para preparar en detalle el duelo ante el Lugo  
  • Físicamente, el equipo ha salvado la pretemporada
Cejudo, Luca y Nkaka, en plena carrera durante un entrenamiento reciente. / la liga
Cejudo, Luca y Nkaka, en plena carrera durante un entrenamiento reciente. / la liga
Empieza la cuenta atrás

La próxima semana a estas horas, ya estará más cerca el segundo partido que el primero. Habrá comenzado lo bueno, el esprint final de una atípica temporada que puede dar una segunda oportunidad a los que parecían desahuciados, como era el caso del Racing. Tras seis semanas de confinamiento absoluto, una de carrera y cuatro de pretemporada, hoy comienza la última, la que ya tendrá en perspectiva un partido en fin de semana. Por lo tanto, vuelve la rutina y afrontar un lunes como se habría afrontado cualquier otro si no hubiera habido parón. A partir de hoy, todo irá dirigido no ya a ponerse en forma y tomar apuntes, sino a preparar en conciencia el duelo contra el Lugo, que puede marcar la trayectoria futura del equipo en los once partidos siguientes.

Se puede decir que comienza hoy esa montaña rusa que durará mes y medio y que impedirá tomar aire y descansar; saber si uno está boca arriba o boca abajo. Desde hoy y hasta el próximo sábado, el equipo estará subiendo la habitual cuesta arriba que parece avanzar a cámara lenta y que es como la calma previa a la tempestad. Después, una vez que llega a lo más alto, comienza la locura. Y ésta la iniciará el conjunto cántabro con el partido contra el Lugo. Desde ese momento, habrá partido cada tres días, por lo que apenas habrá tiempo de preparar el siguiente envite. El objetivo del día a día entre jornada y jornada se fundamentará, por encima de todo, en descansar y recuperar tras el esfuerzo.

Quizá por saber que se avecinan curvas, el cuerpo técnico decidió dar un fin de semana completo libre a sus jugadores. La última vez que se vieron las caras fue el pasado viernes, cuando dieron un nuevo paso en su vuelta a la nueva normalidad. Por fin pisaron Los Campos de Sport, algo que no hacían desde el pasado 29 de febrero, cuando recibieron al Zaragoza, por aquel entonces un equipo imparable. Los hombres de Oltra sí lograron hacerlo e incluso casi ganan, pero recibieron un gol a última hora que lo echó todo por la borda.

El entrenador valenciano todavía no sabe lo que es ganar en el coliseo racinguista como entrenador local. Tenía previsto hacerlo el día 13 de marzo, poco antes de que se parara el mundo. La casualidad ha querido que el Lugo, que iba a haber sido el rival de entonces, acabe visitando El Sardinero justo tres meses después: el 13 de junio. Es entonces cuando volverá la señal a la televisión después de tanto tiempo de interferencias. Y será fundamental ganar no sólo para acercarse a un rival directo, sino para dar la bienvenida a un estado de ánimo que le puede permitir avanzar con botas de siete leguas.

El partido es clave. Se las trae. Puede marcar muchas cosas y es el que puede permitir mantener al equipo con vida o matarlo de manera precipitada convirtiendo el mes y medio que queda por delante en una tortura en la que haya poco que decir con el aliciente, además, de tener dentro a una quincena de futbolistas sin contrato una vez que termine el espectáculo. Por eso hay que ganar. Porque, además, sólo tres días después, el martes, tocará visitar Montilivi, el campo del equipo (el Girona) con más presupuesto de la categoría y con un jugador (Stuani) en sus filas que abarca todo lo que el Racing tiene para pagar a toda su plantilla. Hay que asumir que volver de allí con algo positivo será complicado, por lo que, por encima de todo, habrá que ganar el próximo sábado a las cinco de la tarde.

La programación de esta semana será ya convencional. Lo mejor que han tenido estas cuatro semanas previas de entrenamientos es que, por ahora, no se ha quedado nadie en el camino. Es cierto que David Barral no ha podido entrenar con todos ni un solo día, pero ya vino estropeado de fábrica. En cuanto se lo permitieron, salió a correr con mucho ímpetu por asfalto y, aunque se presentó en las instalaciones Nando Yosu con ánimo de entrenar el primer día, le mandaron a un centro médico a realizarle la correspondiente prueba de imagen que confirmó que sufría una rotura de fibras. Por eso ha estado apartado. Ya la semana pasada comenzó a dejarse ver de nuevo pero, aunque en los próximos días pueda dar pasos hacia delante, está totalmente descartado para las primeras semanas de partido.

Política conservadora. Durante la semana pasada, también se cayeron del grupo Nkaka y Jon Ander. Fue, eminentemente, por precaución, ya que la política que han mantenido en el cuerpo técnico durante todo este tiempo es la de ser conservadores. Su intención es llegar con todos al inicio de la competición y, a partir de ahí, confiar en la buena suerte. Por ahora, ninguno de los jugadores más importantes en los esquemas de los entrenadores que han pasado por el banquillo verdiblanco parecen haber sufrido la nueva e intensa carga de trabajo. Sí tuvo que parar unos días Jordi Figueras pero ya fue uno más la semana pasada. Él es de los que no se puede coger ni un resfriado y de los que, en principio, será tratado entre algodones todo este tiempo.

El partido contra el Lugo del próximo sábado a las cinco será tan importante que el cuerpo técnico lleva tiempo pensando en él. Y a buen seguro que el entrenador verdiblanco tiene ya en mente su primera alineación postconfinamiento. No hay dudas de que su idea inicial será mantener la defensa de cinco hombres con la que el equipo logró transmitir buenas sensaciones antes del parón y, a partir de ahí, en los últimos días ya dio algunas pistas de cuál era su idea.

Manu Hernando seguirá siendo el central zurdo, Figueras jugará en el centro y, aunque en la derecha lo terminará haciendo Buñuel, contra el Lugo está sancionado. Y todo apunta a que será Olaortua el elegido. Como carrilero zurdo jugará Abraham y en el derecho hay partido entre Nando y David Carmona. Pocas dudas hay de que el doble pivote será para Sergio y Kitoko, que por la derecha arrancará Cejudo y por la zurda Enzo. Arriba, debería ser Guillermo quien, salvo sorpresa, empezara jugando. Con todo, aún queda toda esta semana por delante en la que se mantendrá activa la cuenta atrás. Éste ya no va a parar.

Empieza la cuenta atrás
Comentarios