29.11.2020 |
El tiempo
domingo. 29.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El último viaje

Los jugadores del Racing protestan al árbitro una decisión que consideran equivocada. / Hardy
Los jugadores del Racing protestan al árbitro una decisión que consideran equivocada. / Hardy
El último viaje

Todo el mundo quiere participar en las fiestas y formar parte de lo que va bien. En cambio, hay muchos que son los primeros en abandonar el barco cuando el agua empieza a entrar en la sala de máquinas. Nadie quiere tocar el violín en la orquesta del Titanic. Quizá por eso el Racing afronta el partido de hoy en cuadro y con sólo trece jugadores profesionales dispuestos a jugar de inicio mientras que el Oviedo, su rival, dispone de toda la plantilla al completo, que no es poca cosa teniendo en cuenta la tralla que han tenido que soportar los equipos en este tramo final de competición postconfinamiento. Sólo este dato ya sirve para reflejar la desigualdad en todos los sentidos con el que ambos contendientes afrontarán el encuentro de esta noche.

El Oviedo está disfrutando de lo que le habría gustado disfrutar al Racing. Se sabe salvado después de firmar una enorme actuación desde que se retomó el campeonato. Ha avanzado a tal velocidad que, de contabilizarse sólo lo sucedido desde entonces, el equipo asturiano estaría en puestos de ascenso directo. Así cualquiera. Por eso esta noche recibirá al conjunto cántabro con los cincuenta puntos que quiere todo el mundo antes de empezar.

El equipo de Oltra está muy lejos de esa cifra mágica. A 17 puntos. Hubo un tiempo en el que incluso navegaba prácticamente a la par del bando carbayón, que ha sufrido como un perro apaleado desde que se inició el curso, pero ahora ya no. La nave verdiblanca naufragó a lo grande y ahora sólo busca, jornada tras jornada, un madero al que aferrare para intentar mantener, por lo menos, la dignidad.

El capítulo de bajas con el que se presentará el Racing es tremendo. Lo forman Luca, Aitor Buñuel, Alexis, Manu Hernando, Sergio, Kitoko, Borja Galán, Papu, Enzo, Tresaco y Cejudo. Esto deja al técnico con sólo quince jugadores del primer equipo, entre los que también se pueden descartar, por mucho que hayan entrado en la lista, tanto a Nkaka, con dolores en la rodilla durante toda la semana, como a Barral, que tiene el alta pero que sólo jugará tras meses sin hacerlo si es necesario para no caer en alineación indebida. Para que esto no suceda, siempre tiene que haber siete profesionales sobre el terreno de juego. Esto abre la posibilidad de que haya cuatro canteranos, pero Oltra sólo usa tres para tener un pequeño margen, ya que utilizar todo el cupo supone un riesgo en el caso de que un jugador con ficha del primer equipo sea expulsado o incluso se lesione, como ya le pasó al Extremadura el pasado fin de semana. 

El Oviedo viene de ganar en La Romareda y, con dicha victoria, conseguir una permanencia virtual pero no matemática. Con ganar hoy ya se sabría salvado. De hecho, incluso le pueden valer el empate y la derrota en función de otros resultados, pero lo que ganó el pasado fin de semana es el privilegio de depender exclusivamente de sí mismo. Y eso es algo que no quiere perder y que es difícil que pierda independientemente de lo que suceda esta noche en el Carlos Tartiere. 

Precisamente porque el equipo asturiano tiene todavía cosas que decir en el presente campeonato, el encuentro respetará la unificación horaria de las dos últimas jornadas. Todos jugarán tanto hoy como el lunes a las nueve de la noche. Si el Racing continúa con este ritmo, es fácil pensar que se va a quedar sin jugadores para medirse al Rayo Vallecano. Es importante que no le expulsen a nadie de los que sigue al pie del cañón porque eso podría meter en problemas a su entrenador y a su declarada intención de seguir aspirando a ganar cada partido independientemente de que el equipo ya esté perdido. Lo está pero quiere  seguir molestando.
Con el panorama que tiene la plantilla, es ciertamente complica- do acertar el once que pueda pre- sentar el técnico. O al contrario, ya que no tiene apenas alternativas. Iván Crespo seguirá bajo palos y la defensa debería estar formada por Carmona, Olaortua, Figueras y Abraham o Moi, ya que el lateral zurdo es de los pocos, junto al de delantero, en el que puede elegir. Toribio y Mario son los dos únicos medio centros con salud y ganas que le quedan al entrenador y, en principio, por delante de ambos re- petirá Martín Solar. Por la derecha es fácil esperar a Nico Hidalgo y por la izquierda a Nando mientras que arriba es de entender que repeti- rá Guillermo, que buscará mante- ner su racha goleadora para con- seguir terminar la temporada con unos buenos registros goleadores a pesar de su pobre rendimiento anterior a la consumación del des- censo. Por ahora, suma ya tres go- les y si nota uno más se convertirá en el delantero centro verdiblanco que más goles haya marcado en la presente campaña. No ha hecho fal- ta demasiado para destacar en un equipo al que, por lo menos, ya le queda muy poco para poder cerrar el libro, disfrutar de las vacaciones que le permita el Covid y pensar ya en la próxima temporada.

El último viaje
Comentarios