03.03.2021 |
El tiempo
miércoles. 03.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Racing y otros siete

  • A día de hoy, son ocho los clubes de segunda división que han tramitado un erte 
  • Otros tantos no han hecho ningún movimiento, mientras que los otros seis han acordado, o están a punto de hacerlo, una rebaja salarial
José Luis Oltra y Chuti Molina, charlando junto al jefe de prensa en uno de los últimos entrenamientos.
José Luis Oltra y Chuti Molina, charlando junto al jefe de prensa en uno de los últimos entrenamientos.
El Racing y otros siete

El Racing anunció el último día del mes de marzo que iba a presentar un ERTE para prácticamente todos sus trabajadores, incluso los jugadores de la primera plantilla. Lo presentó en ventanilla el viernes tres de abril y es probable que esta misma semana reciba el visto bueno para llevarse a efecto. Es una hoja de ruta que no pensaba seguir en un principio, cuando comenzó todo, pero a la que después dio el visto bueno una vez que recibió la recomendación e incluso el asesoramiento de La Liga. Y, como él, los demás clubes de Segunda División también fueron conminados a presentar dicho expediente de regulación temporal de empleo, pero no todos han iniciado ese camino. De hecho, por ahora sólo son ocho.

Además del Racing, los demás clubes que, a día de hoy, han presentado un ERTE, son la Unión Deportiva Las Palmas, el Elche, la Ponferradina, el Tenerife, el Fuenlabrada, el Albacete y el Lugo. El único que, por ahora, ya lo tiene aprobado es el primero de ellos. Los demás fueron prácticamente de la mano de la entidad verdiblanca, por lo que también les cogió la Semana Santa en medio y el proceso se ha retrasado. Además, como, más allá de los clubes de fútbol, son miles las empresas convencionales que han dado ese paso, quienes han de tramitarlo están un tanto desbordados. Los plazos se alargan un poco más de lo que sería normal.

El ERTE no es el único camino que han tomado los clubes de Segunda División para salvar las dificultades económicas provocadas por la pandemia que está haciendo polvo, en todos los sentidos, a buena parte del mundo. En el caso del Racing, han calculado que las pérdidas, en el caso de que se siga jugando, puede rondar el millón de euros y que serían incluso del doble si no se jugara más. Y para librar algo así, quienes no han cogido el camino del ERTE, están negociando una rebaja salarial con sus futbolistas o incluso ya la han aplicado.

La mayoría de clubes que han aplicado un ERTE lo han hecho con una reducción del 70% de sus sueldos. No les afecta en el 100% porque entienden que no están completamente parados, sino que siguen cumpliendo con las exigencias del preparador físico, que les envía deberes diarios para no perder demasiado la forma. Para el futuro, posiblemente se dejará una negociación para saber qué parte de lo perdido recuperarían si continúa la competición en el caso de que se abra esta posibilidad.

Entre los que negocian una reducción salarial está el Cádiz, que es el líder. Con todo, a día de hoy no tiene descartado el ERTE y se mantiene a la espera de acontecimientos. Lo mismo sucede con el Rayo Vallecano. Mientras, el Zaragoza negoció una reducción salarial con su plantilla deportiva y un ERTE con el resto de trabajadores del club. El Sporting y el Huesca también han alcanzando un acuerdo con sus futbolistas y su cuerpo técnico y el Girona está trabajando en ello.

Mientras, hay otros que todavía no se han movido y que están a la espera de ver cómo avanzan los acontecimientos, ya que el escenario previsto cambia con cada dosis de realidad o con cada pronunciamiento, a veces utópico, del propio Javier Tebas, presidente de La Liga. Son los casos del Almería, que ha dado vacaciones hasta mayo, o el Mirandés. En el caso de la entidad burgalesa, sólo aceptaría el ERTE si ésta fuera una respuesta global de toda La Liga, algo que, a día de hoy, no es así, ya que todo quedó en una propuesta del organizador del fútbol profesional español. Los demás clubes que no se han movido son el Alcorcón, el Numancia, el Oviedo, el Extremadura y el Deportivo. Por lo tanto, son ocho los que han presentado un ERTE y otros tantos los que se mantienen en estado de espera. Los otros seis, han negociado rebajas de salarios.

Los contratos. Una de las principales razones para que el Racing tomara el camino del ERTE por mucho que lo rechazara en un principio era la de dar una cierta garantía legal ante la situación que se podía generar a partir del treinta de junio. Es entonces cuando un total de catorce jugadores de la primera plantilla terminan contrato y, a día de hoy, es algo seguro que, si se retoma la actual temporada, será para jugar más allá de esa fecha. Habrá que continuar las ligas en julio y es posible que incluso en agosto, pero se abre una gran incertidumbre con esos futbolistas que, en principio, quedarían liberados de su vinculación con el club cántabro el 1 de julio. Por ejemplo, se quedaría sin porteros del primer equipo porque tanto Iván Crespo como Luca son de los que terminan el próximo treinta de junio.

Con el ERTE, existe la confianza de que un contrato se pueda prolongar durante el tiempo que dura el mismo. Es algo que suele salir en beneficio del trabajador, en este caso del deportista, algo que no está tan claro en esta situación. De ahí que se pudiera encontrar el Racing o cualquier otro club con que un jugador que termina contrato el 30 de junio no quiera jugar en julio. La FIFA había demandado un decreto por el cual quedaran ampliados de manera automática todos los contratos, pero se ha chocado con la realidad. Los países tienen su legislación laboral que no se pueden saltar a la torera.

La AFE ya levantó la voz la semana pasada recordando que, para renovar los contratos, habría que negociar cada caso. Y parece que así va a ser el panorama con el que se encuentren los clubes. Es sólo una traba más con la que se está encontrando el fútbol para mantener su deseo y esperanza de que se pueda completar la actual temporada. Es una posibilidad que parece chocarse cada vez más con una dura realidad que genera cada vez más escepticismo respecto a los sueños húmedos de Javier Tebas. Todo el fútbol está en estado de espera, con la incertidumbre sobre el futuro cercano y, a la vez, con la necesidad de tener que pensar también en otro más lejano y en la confección del proyecto del próximo curso. Porque el tiempo pasa por mucho que parezca que está parado.

Patrocinadores solidarios

La familia racinguista se ha volcado para ganar la batalla al COVID-19. El duro momento que vive la sociedad ha hecho que aflore el lado más solidario de las personas y empresas, entre las que se encuentran los patrocinadores verdiblancos. El principal, Aldro Energía, fue el primero en responder a la llamada del Gobierno de Cantabria con la entrega de casi 1.000 impermeables que fueron destinados a preservar la salud de los profesionales sanitarios que atienden a afectados por el coronavirus.

El Racing, además de canalizar esta colaboración, puso a disposición del ejecutivo regional la residencia de las Instalaciones Nando Yosu y las 13 camas con las que cuenta por si fuera necesario establecer un centro médico en el edificio multifuncional de La Albericia. El Grupo PITMA, máximo accionista del club verdiblanco, dotó al Hospital de Valdecilla de un moderno sistema de comunicación para emplear en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), donde se atiende a los pacientes de COVID-19 cuyo estado de salud es más grave.

La compañía farmacéutica Cantabria Labs, por su parte, produce desde hace casi un mes geles higienizantes en su fábrica de La Concha (Villaescusa) en tanto que Beljemi e Igualatorio Cantabria han centrado sus esfuerzos en la fabricación y donación de mascarillas. La corporación médica, además, ha puesto sus modernas instalaciones y medios humanos al servicio de las autoridades sanitarias. COPSESA y el centro deportivo beUp se han sumado a la campaña solidaria con la donación de 50 sillas de ruedas al hospital de Laredo.

La epidemia causada por el coronavirus ha provocado también una crisis logística que ha obligado a redoblar esfuerzos a los transportistas para garantizar el suministro de los productos de primera necesidad. Para facilitar su trabajo, el Área de Servicio Adelma de Hoznayo ofrece comida y bebida gratuita a los camioneros, una labor de avituallamiento que también realizan entre conductores profesionales y sanitarios la firmas Café Dromedario o Barquillos y Galleta Tanis. Conservas Arlequín, Camarsa y Patatas Vallucas muestran su colaboración ofreciendo sus productos alimenticios a la población más desfavorecida en tanto que Banderas Puerta de Hierro ha confeccionado enseñas con el lema #QuédateEnCasa para colgar en los balcones (los beneficios obtenidos con las mismas son donados al Banco de Alimentos).

El Racing y otros siete
Comentarios