22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

YODA

El Racing vende a Yoda

El club cántabro ha traspasado a su máximo goleador al Al Hazem de Arabia Saudí por su cláusula de rescisión, que ronda el millón de euros 

Eso le permitirá tener dinero para fichar

Yoda ya no estará hoy en el entrenamiento del Racing. / Cubero
Yoda ya no estará hoy en el entrenamiento del Racing. / Cubero
El Racing vende a Yoda

El fichaje de Papu tenía tan poco sentido que tenía que tener una segunda parte, una continuación que guardara un cadáver en el armario. No era normal que, teniendo el cúmulo de necesidades que tiene, el único futbolista que hubiera fichado el Racing fuera uno con las mismas características que su mejor jugador. Y desde ayer ha quedado acreditado que el club cántabro había fichado a otro Yoda porque iba a vender al auténtico. La operación se cerró en la tarde de ayer y, por lo tanto, el máximo goleador del equipo verdiblanco no podrá ser de la partida en el encuentro de mañana en el campo del Cádiz. Es una jugada arriesgada, pero es posible que también sea una jugada necesaria para tener más argumentos económicos con los que corregir en los diez días que queda de mercado el estropicio de proyecto que armó Chuti Molina en verano.

El director deportivo erró en buena parte de los fichajes del pasado verano excepto, probablemente, en dos: Luca y Yoda. El primero es cedido por el Real Madrid y el segundo vino gratis y se va a marchar siete meses después dejando en las arcas del club cántabro una cantidad que ronda el millón de euros. El jugador francés se va a Arabia Saudí. En concreto, al Al Hazem, lo que le aleja del fútbol español en el que se quería seguir labrando una carrera al alza pero donde cobrará mucho más de lo que ya cobraba en el club verdiblanco. Por lo tanto, todos parecen quedar contentos con la operación.

Quizá todos no. Habrá que preguntárselo hoy al entrenador porque, cuando la semana pasada fue cuestionado sobre la posibilidad de que el Racing vendiera a Yoda, le pareció un disparate. Entendía un contrasentido que un equipo en dificultades acudiera al mercado a reforzarse y lo que hiciera fuera debilitarse con la venta su mejor jugador. Al final, es lo que ha sucedido. Cristóbal pierde a un jugador que ha anotado ocho goles y ha dado cuatro asistencias. El conjunto cántabro ha exprimido al máximo el mejor momento como futbolista del jugador francés, que nunca en su carrera deportiva había pasado de tres goles en una temporada. De ahí que fuera fácil concluir que su rendimiento en esta segunda vuelta no fuera a estar a la altura. Por eso la maniobra es arriesgada, pero se antoja positiva.

El mismo Alfredo Pérez había dado un baño de realismo al racinguismo ayer mismo por la mañana afirmando que apenas quedaban entre ochenta mil y cien mil euros para fichajes. Con eso, no había nada que hacer porque el Racing precisa al menos a dos jugadores capaces de marcar diferencias y, obviamente, con esas cantidades no podría ir a ningún sitio. Sin embargo, ahora la cosa cambia. Va a recibir dinero fresco que podrá invertir bien. Ya va a acudir a comprar con parné pero ahora falta también convencer a un buen jugador de que fichar por el colista resulta ilusionante también desde el punto de vista deportivo.

Necesidad. El Racing y su director deportivo sabían que necesitaban más dinero para corregir el desaguisado de plantilla que les había quedado. Por eso cuando recibieron en diciembre una primera oferta del Al Hazem no la aceptaron a la primera. Querían más. De hecho, su intención era cobrar su cláusula de rescisión. Chuti Molina ha sabido esperar, fue contratando un jugador de garantías para cubrir la posición que venía ocupando Yoda y, finalmente, el club árabe, que tiene el dinero como el menor de sus problemas, ha acabado pasando por el aro.

Coge ahora sentido el fichaje de Papu, que en el partido del pasado domingo contra Las Palmas ya le quitó el puesto a Yoda. Éste tuvo que jugar como delantero, puesto en el que también jugó su primer partido como racinguista, y ahí no es ni la mitad de futbolista. Desde fuera, se intuía que Cristóbal iba a tener un serio problema para dar acomodo a sus talentosos media puntas porque no había sitio para nadie. Mañana ya no tendrá que pensar en eso. Lo que sí tendrá que plantearse es qué delantero va a utilizar porque no estará el que jugó el pasado fin de semana y el que jugó los dos anteriores, que fue Jon Ander, tampoco estará. Ayer se dejó ver por las instalaciones Nando Yosu pero vestido de calle porque la rotura de fibras que ha sufrido le mantendrá apartado unas semanas.

Con la salida de Yoda, ya son tres los futbolistas que han abandonado la nave. El primero fue Nuha, que el pasado domingo ya marcó su primer gol con el Granada B, el segundo Óscar Gil, que ayer completó su primer entrenamiento a las órdenes de Manix Mandiola en el Atlético Baleares, y el tercero es el francés, un jugador callado pero cumplidor y, sobre todo, goleador. Si algo se le ha echado en cara estos meses es su falta de aptitud y actitud defensiva pero eso lo contrarrestaba con su enorme aportación ofensiva, ya que tenía arranques imparables.

A buen seguro que la operación salida no se habrá terminado con Yoda. El club también quiere encontrar acomodo a Berto Cayarga, que tiene ofertas de sobra para fichar por un buen equipo de Segunda B. A su edad, sabe que no se puede quedar toda una temporada parado y por eso confía en acertar con un proyecto que de nuevo le permita pelear por un ascenso.

El Racing vende a Yoda
Comentarios