11.04.2021 |
El tiempo
domingo. 11.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El ERTE del Racing, adelante

Fue aprobado ayer por silencio administrativo  erminó el plazo desde su presentación y trabajo no dio una respuesta por la saturación que están viviendo estas semanas debido a la acumulación de casos, por lo que se da por bueno

Alfredo Pérez, presidente del Racing. / ALERTA
Alfredo Pérez, presidente del Racing. / ALERTA
El ERTE del Racing, adelante

El ERTE del Racing es ya una realidad. No porque lo haya aprobado la autoridad laboral competente, sino porque no ha dicho nada. Ni sí, ni no. Y era algo esperado porque están saturados ante la avalancha de expedientes de regulación temporal de empleo que se han presentado tanto en Cantabria como en España en el último mesh. De este modo, una vez que se ha cumplido el plazo establecido, que es lo que sucedió ayer con el del Racing, el ERTE queda aprobado por silencio administrativo, que, en este caso, es positivo por defecto. De esta manera, el club que preside Alfredo Pérez ha dado un paso más y ha avanzado en la hoja de ruta dibujada para salvar, de la mejor manera posible, la situación económica generada por el repentino parón de la competición, que a día de hoy nadie sabe cuánto durará ni si habrá posibilidad de terminar el curso.

El Racing anunció que iba a presentar el ERTE el miércoles uno de abril. Fue entonces cuando se lo comunicó a sus trabajadores, entre los que estaban los integrantes de la primera plantilla. En concreto, los dirigentes del club se lo trasladaron al director deportivo, al entrenador y a los capitanes y éstos al resto del equipo. No hubo una negociación previa y, de hecho, en palabras del propio Iván Crespo, la situación les cogió por sorpresa porque las noticias que habían recibido hasta ese momento eran las de que el club no estaba considerando dar ese paso. Sin embargo, los dirigentes del club habían sido conminados esa misma semana por La Liga y por el propio Javier Tebas a tomar ese camino. Y es lo que hicieron.

Sólo dos días después, el viernes tres, se presentó, de manera telemática, la petición del ERTE por parte del Racing. A partir de ese momento, hay un plazo de cinco días hábiles para que la autoridad laboral dé una respuesta o solicite un informe a Inspección de Trabajo. Y ese plazo ha terminado sin noticias. Por medio, cogió tanto el fin de semana del cuatro y cinco de abril como al Semana Santa, que fue del nueve al trece de este mismo mes. De este modo, los días hábiles que han transcurrido desde la presentación del expediente son el seis, siete y ocho, además del catorce y el de ayer, día quince. El plazo marcado llegó a su fin y la historia continuó, tal y como preveían en la propia entidad, sin respuesta.

Desde el inicio de la crisis provocada por el Covid-19, la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Cantabria ha recibido más de 7.600 expedientes, de los cuales apenas ha tramitado 2.500. Como era de esperar, están desbordados y no tienen capacidad para responder en tiempo y forma a la gran mayoría de ellos a pesar de que se ha cuadriplicado el personal destinado habitualmente para la tramitación de ERTEs. Por esa razón, para agilizar el proceso, se están aprobando por silencio administrativo aquellos a los que no se puede llegar.

De todas maneras, en el Racing tenían pocas dudas sobre que iban a pasar el corte. Por un lado, porque su situación es obvia al haberse suspendido toda su actividad por culpa del coronavirus de marras, por lo que queda claro que cumplen con los requisitos. Por otro, porque ya hay precedentes de ERTEs de clubes de fútbol aprobados. Hasta la fecha, el único en Segunda División había sido el de la Unión Deportiva Las Palmas. Ahora se suma también la entidad verdiblanca.

100 o 70.  El ERTE del Racing se presentó a la práctica totalidad de sus trabajadores. Para aquellos que, con el actual parón, no pueden estar desarrollando su actividad, es del 100%. Sin embargo, hay otros que siguen realizando algunas tareas aunque no a tiempo completo, como pueden ser trabajadores de mantenimiento, administrativos, prensa o redes sociales. En su caso, siguen realizando labores para el club y, por lo tanto, lo han dejado en el 70%. A este último grupo se suman los futbolistas, que, a pesar de que no hay entrenamientos grupales ni partidos, sí siguen trabajando y cumpliendo con las tablas físicas que les envía semanalmente el preparador físico para, en la medida de lo posible, mantener el estado físico en la medida de lo posible.

El Racing no es, ni mucho menos, el único club que ha decidido presentar un ERTE en el fútbol profesional. Además de la citada Unión Deportiva Las Palmas, también han dado el paso el Elche, la Ponferradina, el Tenerife, el Fuenlabrada, el Albacete y el Lugo. Hay otros que lo han descartado, otros que están esperando acontecimientos y otros que han preferido utilizar otra vía como es la negociación directa con la plantilla deportiva para que acepten una rebaja de su salario. Fue La Liga la que, en una reunión con los clubes, les invitó a presentar un expediente de regulación temporal de empleo para solventar las dificultades económicas que está provocando la actual situación y para librar, en la medida de lo posible, la incertidumbre que puede generar el hecho de que buena parte de los contratos de la primera plantilla terminen el próximo treinta de junio y que, de poder seguir compitiendo, todos tengan claro que deberán hacerlo durante los meses de julio y agosto.

En el caso del Racing, son catorce los futbolistas del primer equipo los que terminan su vinculación con el club el próximo treinta de junio. Eso podría generar una incertidumbre legal que el mundo del fútbol creyó abortar con esa petición de la FIFA a que se produjera una renovación automática de todo contrato. Obviamente, eso chocaba con la legislación laboral y la propia AFE se puso en frente recordando que debía haber una negociación individualizada caso por caso. Y todo apunta a que la solución va a ir por ahí, lo que generará una mayor incógnita alrededor de lo que pueda suceder en las próximas semanas.

En cuanto a las pérdidas que puede ocasionar este parón, el Racing las ha cuantificado y calcula que rondará el millón de euros si se vuelve a jugar y de incluso dos si no se retoma la competición. Es difícil adivinar qué va a suceder. Lo que sí tienen asumido los clubes es que, si se vuelve a jugar este verano para concluir las competiciones, será a puerta cerrada. Todo son interrogantes e incertidumbres que el club cántabro va a intentar salvar de mejor manera con ese ERTE que se puede ya dar por aprobado.

El ERTE del Racing, adelante
Comentarios