16.07.2020 |
El tiempo
jueves. 16.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Coto cerrado al Sporting

Juan Gutiérrez entrenó ayer con el primer equipo. / Cubero
Juan Gutiérrez entrenó ayer con el primer equipo. / Cubero
Coto cerrado al Sporting

El rival a batir el domingo para mantener la ilusión que se ha generado entre el racinguismo después de la victoria del pasado viernes es el Sporting. Es un viejo conocido,  un equipo contra el que se ha medido en infinidad de ocasiones tanto en Primera como en Segunda División. No lo han hecho más abajo. El Racing tuvo la desgracia de visitar El Molinón en los últimos años en la categoría de bronce pero no fue para medirse al primer equipo sportinguista, sino a su filial, lo que suponía algo muy parecido a una humillación. Con todo, el club verdiblanco siempre agradeció que el rojiblanco le abriera las puertas de su estadio en vez de hacerle jugar en Mareo, donde el golpe de realismo y tragedia se habría multiplicado, como cuando tocaba jugar en Tabira, en Lezama, en Zubieta o en el anexo del José Zorrilla. Eso ya ha pasado. Y el racinguismo no quiere que vuelva.

Para eso, se antoja una buena idea conseguir la victoria el domingo. Será la octava visita en partido oficial del Sporting a El Sardinero  en el presente siglo y la buena noticia es que los precedentes invitan al optimismo, y que el equipo rojiblanco todavía no ha ganado en Santander desde el cambio de milenio. Es más, no se lleva todo el botín de la capital cántabra desde el ocho de noviembre de 1986, cuando ganó 1-2. Por aquel entonces, ambos estaban en la máxima categoría. Parecían asentados en la misma y aparecían en los cromos de cada temporada, pero ahora llevan ya un tiempo desaparecidos de la élite. Más el Racing que el Sporting.

Desde aquella victoria asturiana de mediados de los ochenta, el balance total en las visitas del equipo rojiblanco al coliseo racinguista se ha saldado con seis victorias locales y otros tantos empates. Nunca se ha marchado el Sporting con una sonrisa completa aunque, por otro lado, sí se ha ido en numerosas ocasiones con un botín que a menudo es considerado bueno cuando se juega a domicilio. El domingo quizá no le serviría porque le acercaría demasiado a la zona caliente de la clasificación y porque, a buen seguro, al hacer sus cuentas cuenta con ganar en el campo de un colista que está a cinco puntos de la permanencia. Es lo normal.

A quien verdaderamente le sabría a poco un reparto de puntos es a un Racing que considera que está ante una buena oportunidad de enlazar victorias. Ganar permitiría confirmar toda la ilusión generada tras lo sucedido en Almería y firmar tablas sería una vuelta a las andadas de manual. El mismo Cejudo afirmó el pasado lunes que, para mantener la categoría, tendrán que ganar al menos la mitad de los partidos que quedan y el Sporting en casa debería ser uno de ellos.

Las dos últimas ocasiones que se han visto el Racing y el Sporting fueron también en la categoría de plata. Y ambas acabaron con reparto de puntos. En concreto, en la campaña 2014 - 15, la que comenzó Paco Fernández y concluyó Munitis, el resultado final fue de 1-1 mientras que no hubo goles en la campaña 2012 - 13, cuando el conjunto cántabro estaba recién llegado a Segunda después de haberse pasado toda una década entre los veinte mejores equipos de España. Su despedida de Primera División fue en la temporada 2011 - 12, cuando, precisamente, también perdió la categoría el bando rojiblanco, y en aquella ocasión también hubo un empate a uno, idéntico resultado que el cosechado un curso antes también en la máxima categoría.

De este modo, para encontrar la última victoria del Racing al Sporting en El Sardinero hay que irse diez años atrás, concretamente a la campaña 2009 - 2010, cuando el resultado final fue de 2-0 mientras que un año antes fue de 1-0. El nuevo siglo había comenzado con ambos equipos en Segunda División y entonces también se quedaron todos los puntos en casa gracias al 2-1 con el que terminó la contienda.

Echando un vistazo a los históricos globales, el Racing ha ganado en casa al Sporting en 21 ocasiones, han empatado nueve y ha perdido en ocho. Son partidos que corresponden exclusivamente a lo sucedido en el torneo de la regularidad. En Copa del Rey se han visto las caras en cuatro eliminatorias con dos clasificaciones para los cántabros y otras tantas para los asturianos. En los partidos jugados en Santander, la única victoria local es de los octavos de final de 1939 (3-0) mientras que hubo derrotas en 1924 (2-3) y 1926 (2-4). Eso sucedió hace casi un siglo.

Coto cerrado al Sporting
Comentarios