06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Chuti, con las maletas hechas

  • Dejará definitivamente su cargo en cuanto se consume matemáticamente el descenso del racing, algo que puede suceder este fin de semana  
  • Nada más acabar la temporada, el club anunciará su nuevo organigrama técnico
Chuti Molina, hablando por teléfono en La Albericia. / Hardy
Chuti Molina, hablando por teléfono en La Albericia. / Hardy
Chuti, con las maletas hechas

«Si sale mal, esta ronda la pago yo», repitió Chuti Molina en numerosas ocasiones mientras construía su proyecto de Segunda División para el Racing. Sin embargo, no la ha pagado él. La pagaron Iván Ania y Cristóbal Parralo antes que él y, sobre todo, la van a pagar todos esos aficionados que se quedarán mordiendo otra vez los polvos de la Segunda B mientras él vuelve a casa con su contrato cumplido. Tras el estropicio de temporada que está escribiendo el conjunto cántabro y de la que él es el máximo responsable, sabía desde hace tiempo que no iba a continuar a los mandos del proyecto deportivo verdiblanco. No hizo falta ni que se lo comunicaran formalmente. La destitución pudo haberse producido una vez cerrado el mercado de enero pero la junta directiva decidió mantenerle en el cargo. Parecía no tener mucho sentido pero, finalmente, dejará de orbitar alrededor del equipo cuando éste consume su descenso matemático a la categoría de bronce, algo que podría suceder este mismo fin de semana.

El contrato de Chuti Molina expiraba el pasado treinta de junio pero aceptó renovarlo hasta que terminara la temporada porque entró dentro de ese acuerdo colectivo que permitió que todos los jugadores pudieran seguir a las órdenes de Oltra hasta que se bajara el telón independientemente de hasta cuándo se hubieran comprometido con el club el día que ficharon. Además, el del director deportivo tenía una cláusula por la cual quedaba renovado automáticamente en el caso de que el Racing consiguiera la permanencia en Segunda División. Por eso el club no le ha podido rescindir antes ni apartarle de sus supuestos quehaceres diarios. Antes, tenía que saber a ciencia cierta que el equipo no conseguiría su objetivo para evitar así posibles encontronazos o complicaciones judiciales.

Todo el mundo sabe desde hace tiempo que el Racing es equipo de Segunda B, pero cuando se habla de contratos, no vale con descensos o permanencias virtuales. Han de ser reales. Por eso el club presidido por Alfredo Pérez está esperando a que se certifique para pedir a Chuti Molina que ponga punto y final de manera definitiva a su trayectoria en Santander. Es algo que posiblemente suceda este fin de semana y que, a más tardar, sucederá el próximo miércoles. Por eso el técnico manchego tiene ya las maletas hechas.

Chuti Molina ha seguido presente en los entrenamientos y en los partidos del equipo. Sin embargo, de la toma de decisiones hace tiempo que quedó ya apartado. Cuando el club se percató de la auténtica realidad que había construido el director deportivo, incluso echó para atrás decisiones suyas como la de impedir que los aficionados entraran a los entrenamientos o que no se comunicaran las lesiones de los jugadores del primer equipo. Además, poco después, salió del cuerpo técnico Paco Hibernón, a quien había incorporado él mismo el pasado verano para tener a un hombre de confianza dentro del equipo, y su sustituto ya no lo decidió él. El elegido fue el reputado técnico santoñés Cali Trueba, que será de los pocos que continúe en el seno del Racing al próxima temporada.

Además de esta contratación, durante las últimas semanas se han producido otras dos que han tenido que ver con futbolistas de las categorías inferiores. Uno ha sido el prometedor juvenil Pablo Torre y otro ha sido Javi Siverio. Este último terminaba contrato el pasado día treinta y había comunicado que, como no le iban a renovar, iba a renunciar a jugar el playoff con el Rayo Cantabria. Él quería quedarse pero el Racing no le había comunicado interés alguno en que siguiera. Y por eso se veía fuera. Sin embargo, a última hora se recondujo la situación y el delantero renovó por dos temporadas. Y esa negociación, al igual que la de Torre, la llevó, sobre todo, el vicepresidente Pedro Ortiz. El todavía director deportivo del club no tuvo vela alguna en dicho entierro.

La más difícil. Chuti Molina dejará de ‘trabajar’ para el club verdiblanco la próxima semana pero eso no quiere decir que el club vaya a comunicar entonces el nombre de su sustituto. Lo que aseguran desde las oficinas de La Albericia es que ya tienen confeccionado su nuevo organigrama técnico y que lo darán a conocer en cuanto se termine el actual campeonato. Eso sucederá el domingo 19, por lo que es de esperar que el mismo lunes veinte detalle la directiva qué persona o qué personas se van a encargar de la elaboración del Racing que deberá salir a competir a la Segunda B más rara y también más exigente de la historia. Habrá un primer y prioritario objetivo que será ascender, algo que conseguirán sólo cuatro de los cien equipos que habrá en la categoría. El segundo será, por lo menos, clasificarse para la planta intermedia que se han inventado para el curso 2021 - 22  y que, al parecer, llamarán Segunda B Pro.

Tanto para aspirar a lo primero como para no verse metido en trampas que le compliquen la vida a la hora de certificar lo segundo, será fundamental comenzar bien la próxima campaña en Segunda B. Será una temporada con menos partidos y habrá que empezar como un tiro. Por eso será básico moverse rápido, tener un equipo avanzado cuanto antes y realizar una buena y exigente pretemporada. El director deportivo, el entrenador o las personas que se encarguen de realizar el nuevo proyecto tendrán mucho trabajo por delante. Según el club, ya están en ello, pero la actual plantilla sigue pendiente de saber qué planes tienen con ellos. Hay que tomar decisiones tanto con algunos de los que terminan contrato que saben que pueden ser interesantes en Segunda B como con los que lo tienen, ya que saben que no todos continuarán en el equipo. Y tocará rescindir. Ese también es un trabajo que queda pendiente y que ni mucho menos hará Chuti Molina.

Chuti, con las maletas hechas
Comentarios