16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El capitán hace autocrítica

«El problema es que en el juego con balón no estamos muy brillantes», admite Iván Crespo | «Hemos sido muy sólidos, pero nos falta dar un paso al frente para ser más protagonistas», añade | «Abusamos del balón largo», reconoce

Parada de Iván Crespo durante el entrenamiento de ayer, el primero de la semana, en las instalaciones Nando Yosu. / Hardy
Parada de Iván Crespo durante el entrenamiento de ayer, el primero de la semana, en las instalaciones Nando Yosu. / Hardy
El capitán hace autocrítica

Después de un mal partido que dejó tan malas sensaciones, tuvo que salir el capitán del equipo a la palestra para dar su punto de vista particular -y posiblemente también el del resto de la plantilla- sobre lo que pasó el sábado y sobre la situación actual del equipo. «Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación y esa explicación que os debo, os la voy a pagar», que decía el alcalde de Villar del río. Iván Crespo no tenía que pagar nada porque lo suyo no iba de presupuestos municipales, sino de sensaciones futbolísticas, que son preocupantes. Su pago fue, sobre todo, con autocrítica. Porque los jugadores verdiblancos no se han puesto a la defensiva ni se han aferrado a las dificultades intrínsecas de jugar en un campo como San Lorenzo contra un equipo al que le salió todo para intentar excusar el empate y, sobre todo, su pobre imagen, sino que se miró a su propio ombligo para llegar a la conclusión de que todavía tienen muchas cosas que mejorar. Sobre todo, cuando les toca tener el balón en su poder.

«No fue un buen partido por nuestra parte», admitió el portero cántabro una vez terminado el entrenamiento de ayer, cuando se puso a disposición de los periodistas para dar la cara y responder a lo que fuera oportuno. Admitió Iván Crespo que, sobre todo en la primera parte, el Laredo fue «bastante superior en su juego porque, además, tuvo más llegadas y acercamientos» al área racinguista mientras que, por su parte, apenas pasaron de medio campo. Posiblemente, y viendo la forma que fue tomando el juego que se veía sobre el terreno de juego, el equipo de Manu Calleja logró estar más presente en campo racinguista porque «fueron mejores en las disputas y cogieron segundas jugadas». En estos dos factores suele estar la clave de partidos como el disputado en Laredo el pasado fin de semana.

Recordó el guardameta verdiblanco que en el segundo tiempo defendieron «mejor los saques de banda» y fueron también «más contundentes». De hecho, destacó que incluso tuvieron un tramo en el que lograron «combinar un poco» y enlazar más de tres pases, lo que fructificó en las ocasiones de Bustos primero y de Cejudo después. Sin embargo, esa breve reacción resultó insuficiente. El mismo Javi Rozada reconoció que, si por casualidad hubieran marcado gol y se hubieran llevado la victoria, habría resultado injusta. Urge encontrar la fórmula que verdaderamente haga carburar al equipo. Y, en opinión de Iván Crespo y de cualquiera que haya visto los partidos del Racing hasta la fecha, «realmente, el problema es que en el juego con balón, no estamos muy brillantes». Es en esa herida en la que hay que hurgar para encontrar un punto de fuga.

menos posesión. «En los partidos contra el Bilbao Athletic y contra el Alavés B hemos sido un equipo muy sólido que hemos concedido muy poco al rival, pero luego nos falta dar ese paso al frente con balón y ser un equipo más protagonista», explicó el capitán verdiblanco. Es algo que considera que se hace todavía más patente si se tiene «en mente» que el equipo que logró el último ascenso y del que él también era el portero «tenía el ochenta por ciento de posesión en la mayoría de partidos». No sabe si este año llegarán a tanto pero sí tiene claro que Rozada tiene a su disposición a «un bloque competitivo y una plantilla amplia y de un nivel parejo» que cree que, poco a poco «va a seguir creciendo».

Lo que sucede es que «es mejor crecer desde una victoria y esta semana no se ha ganado, por lo que parece que hay dudas». Lo bueno es que se viene una semana con tres partidos que se convierten en una oportunidad para afianzarse y «dar todos un paso al frente y sumar el máximo número de puntos posibles» porque, de esta manera, «seguro que todos vemos las cosas de otra forma». Mientras ese momento llega, lo que toca es sacar enseñanzas de lo sucedido el pasado sábado, cuando, desde la portería, Iván Crespo pudo comprobar cómo «cuando tu par te gana uno o dos duelos, al final él se crece y tú te haces más pequeño». Es así como se va desnivelando la balanza y, al mismo tiempo que «ellos van cogiendo confianza, tú la pierdes y, por ejemplo, en una contra fallas un pase fácil y tienes que volver a defender».

«Fueron un cúmulo de cosas las que fueron influyendo para que, al final, ellos fueran mejor que nosotros», confesó el capitán del Racing. Recordó éste que en el descanso ya se pusieron en alerta unos a otros y se dijeron que, «jugando a ese nivel, se podía perder el partido». Por eso intentaron «dar un paso al frente» para, por ejemplo, no permitir que tres veces consecutivas se repitiera la misma jugada del Laredo tras un saque de banda de las que dos pudieron acabar en gol. Al menos, lograron estar «más encima» y ser «más contundentes en los despejes». También intentaron realizar «una mayor secuencia de pases para que el rival tuviera que correr y desgastarse, para jugar un poco a fútbol y generar juego», pero resultó imposible.

La incógnita, tras comprobar el churro de partido que le salió al Racing, era qué plan tenía el equipo para llevarse todo el botín de San Lorenzo, ya que no quedó muy claro a qué quería jugar. Descubrió Iván Crespo que, en un principio, «la idea era instalarse rápido en campo contrario e intentar jugar», pero no pudieron hacerlo. «Ellos al principio apretaban bien y, si venían arriba, ya habíamos hablando que no íbamos a correr riesgos porque habíamos visto que, mientras les dura el físico, roban mucho en campo contrario y pueden hacer daño», explicó. Así, el objetivo era «llevar el balón rápido al otro campo y allí empezar a jugar», pero para eso hay que ganar duelos y segundas jugadas. Y no fue el caso. Al final, el equipo terminó «abusando del balón largo» y en eso fueron mejores los locales. «Ellos defendían lejos de su portería y nosotros muy cerca. Y por eso se jugó más en nuestro campo», admitió.

Una de las noticias de ese partido del pasado sábado fue el estreno de un nuevo sistema. No es algo que ni mucho menos cogiera por sorpresa a los futbolistas verdiblancos porque, como explicó Iván Crespo, Javi Rozada ya les había dejado claro desde el primer día que es un entrenador al que le gustaba «jugar varios sistemas». Explicó el capitán que durante la pretemporada profundizaron en el 4-3-3 «porque faltaba gente de arriba por venir», pero después «vinieron delanteros» y pasaron a jugar con dos arriba. Para el sábado, «creyó que le mejor forma de ganar era el 4-4-2» porque, además, habían estudiado al Laredo y habían llegado a la conclusión de que los laterales «no se incorporaban mucho, pero el otro día estuvieron fantásticos y doblaron bastante». Eso, sumado a que a los jugadores que arrancaron por banda «les cuesta un poco defender», facilitó que el equipo de Manu Calleja se instara en territorio verdiblanco.

El pasado sábado, al igual que, probablemente, en los tres partidos que hay que jugar la próxima semana, el Racing tuvo que jugar sin Jordi Figueras. Y eso siempre se tiene que notar a la fuerza. El capitán admitió que el central catalán «es un jugador importante» porque, «a parte de su buen hacer como futbolista, con su voz de mando hace también mejores a los compañeros porque genera tranquilidad en el grupo». Tiene claro que su ausencia se nota y eso que, en su opinión, los centrales que jugaron, que fueron Matic y Óscar Gil, «no estuvieron mal y ganaron bastantes disputadas».

En un principio, la serie de partidos que le esperan al Racing la próxima semana pueden ser una buena oportunidad para dar un golpe encima de la mesa y recuperar sensaciones, ya que jugará ante los actualmente dos últimos de la clasificación y también los únicos que aún no conocen la victoria. Alguien se puede pensar que puede ser un camino de rosas y seis puntos garantizados, pero Iván Crespo ya advirtió de que «ganar los partidos con contundencia no es fácil en esta categoría». De hecho, recordó que el equipo que visitará Los Campos de Sport el sábado «no ha hecho un equipo para estar en la situación en la que está ahora». Por su parte, recalcó que el «Leioa es un equipo mítico de la categoría contra el que nunca es fácil sacar puntos en su casa». De todas maneras, tampoco esconde su responsabilidad porque tiene claro que si quieren «estar arriba», han de «ganar esos partidos». «Va a ser difícil, va a haber que ir remangado y con el mono de trabajo y competir al cien por cien», añadió. De hecho, recordó que el Barakaldo «no se va a quedar sin ganar ningún partido» y por eso «hay que salir muy intensos desde el principio» para que ni mucho menos pueda germinar en su interior la esperanza de que sea en Los Campos de Sport «donde comiencen a levantar el vuelo».

El capitán hace autocrítica
Comentarios