14.06.2021 |
El tiempo

«Cada vez estoy mejor»

De los cinco goles que los delanteros del Racing han marcado hasta la fecha, sólo uno ha dado puntos | Cuando las cosas van mal, es lógico que nos den», asume Jon Ander, que reconoce que ha tardado en ponerse a tono

Jon Ander cree que desde el partido de La Florida se está viendo su mejor versión. / Hardy
Jon Ander cree que desde el partido de La Florida se está viendo su mejor versión. / Hardy
«Cada vez estoy mejor»

Balboa ha marcado un gol, Cedric dos y Jon Ander otros dos. En total, son cinco los goles que han anotado los delanteros del Racing en trece partidos, pero sólo uno de ellos ha sido fundamental para sumar puntos. Se trata del único que ha anotado el uruguayo, que lo materializó en sus primeros minutos como jugador verdiblanco. Debutó y marcó en el primer balón que tocó. A partir de ahí, su aportación ha ido disminuyendo dibujando una curva claramente descendente que cada vez iba acumulando sobre sí mismo más desconfianza y ansiedad. Ya ni se atreve a rematar a portería. Fue sintomático lo que sucedió contra el Bilbao Athletic el pasado domingo. Corría el minuto 81 y una buena presión sobre un central rival le permitió entrar al área con el balón en su poder y sólo el portero por superar. Sin embargo, no miró a portería, sino que levantó la cabeza para ver si llegaba un compañero que pudiera terminar la acción, ya que él no se atrevía. Lo que sucede es que sólo vio venir a Riki y lo hacía desde muy lejos. Lo tenía que hacer él. Y lo hizo fatal.

El Racing, como ha sucedido con el resto de líneas, no acertó al reforzar la delantera el pasado verano. Fichó a un Balboa decepcionante y a un Cédric que generó unas enormes expectativas que está quedando lejos de satisfacer. Tanto es así, que el pasado domingo no jugó ni un solo segundo. Ha ganado tan poco peso en el equipo que incluso tuvo que aguantar cómo le quisieron meter en el 92, tras el tanto del empate, sin llegar a entrar finalmente. Se pasó junto al cuarto árbitro y el delegado todo el final de la contienda. No es una imagen que a finales de enero uno pensara que iba a tener del futbolista llamado a marcar diferencias arriba.

Cedric ha marcado dos goles hasta la fecha en las dos derrotas más sonadas que ha recibido su equipo. Fue el que marcó los goles de la honra tanto contra el Real Unión (1-3) como contra la Real Sociedad B (4-1). En ambas ocasiones, el gol sirvió para alimentar una cierta esperanza que, en verdad, terminó por no llevar a ninguna parte porque el rival en seguida dio la puntilla a cada uno de esos partidos. Lo mismo, pero por el lado contrario, le sucede a Jon Ander. Éste ha marcado dos tantos y han sido ambos en las dos contundentes victorias que firmó el conjunto cántabro contra el Alavés B y el Barakaldo en aquella etapa en la que, por lo menos, el equipo ganaba como local. Ambos encuentros terminaron 3-0 y en cada uno de ellos marcó el vitoriano.

Los delanteros del Racing no están siendo determinantes.  «Cuando las cosas van mal, es lógico que nos den porque sabemos que es así», admite Jon Ander. Con todo, lo peor no está siendo ya su incapacidad para acumular goles, sino su dificultad para participar en el juego y terminar jugadas. Hay partidos que se van sin lanzar entre palos y eso ha de resultar frustrante para alguien que lleva el nueve a la espalda. Cuando eso sucede, la responsabilidad de la sequía del delantero centro es también del resto del equipo porque los balones no le llegan. Ellos lo saben aunque el ariete vasco, que ya lleva unos cuantos años en esto, asume que cuando fallan ocasiones y no meten «muchos goles, suele ser cuestión de los delanteros». Es un peso que llevan de igual manera que también se llevan buena parte de la gloria cuando son quienes marcan por mucho que sólo empujen la pelota a puerta vacía.

Lo bueno es que Jon Ander va a más. Es fácil apreciarlo y él mismo lo reconoce. A punto de cumplirse dos años desde aquella lesión de cruzado que le impidió disfrutar del ascenso en primera persona, afirma que cada vez se va «encontrando mejor». Sobre todo, se ha visto a un futbolista más parecido a aquel que se dejó ver en sus primeros meses en el Racing tanto en La Florida como el pasado domingo ante el Bilbao Athletic. «Al principio de temporada no he estado dando mi nivel y, en ese sentido, asumo mi parte de culpa porque no he estado bien», apunta el jugador vasco. No fue capaz de ver puerta en pretemporada pero, durante esos primeros compases del curso, sí fue capaz, al menos, de anotar tanto contra el Alavés B como contra el Barakaldo. Sus números quedaron maquillados pero ya ha pasado mucho tiempo desde aquello.

«Creo que ahora estoy mejor, sobre todo físicamente», advierte Jon Ander. Y él es un jugador que, por la potencia que transmite, necesita sentirse poderoso sobre el terreno de juego. Es consciente que tanto él como sus compañeros en la delantera han de aportar más goles. También lo sabe el club que está buscando un delantero antes de que se cierre el mercado para intentar ayudar en lo que queda de temporada, que cada vez es menos. Y la campaña se ha complicado de buena manera después de lo sucedido el pasado domingo en Los Campos de Sport. El ariete verdiblanco, que cumple su tercera temporada en el equipo, reconoce que fue «un golpe duro» y que el vestuario se quedó «muy jodido», ya que todos eran conscientes de que se trataba de «una muy buena oportunidad» para que el equipo se volviera a enganchar «ahí arriba». Y, en su opinión, «el equipo lo hizo bien», pero se les escapó todo el botín «en los últimos minutos».

La oportunidad voló y quién sabe si el Racing volverá a tener una semejante. «Queda muy poco y ahora cada partido se convierte en necesario y vital», , que tiene claro que han de pasar página de lo sucedido el pasado domingo para «pensar ya en el Alavés B y aprender de los errores cometidos el otro día». Sobre todo, en los minutos finales y en las acciones a balón parado que tanto están dañando al conjunto cántabro desde que aterrizó Aritz Solabarrieta en el proyecto. El del domingo nació a partir de un saque de banda mal defendido. «Lo sacaron en corto y remataron. Ahí fue más una acción de juego, de estar concentrados, y más aún en ese minuto», explica el nueve verdiblanco, que es bien consciente de que no se puede encajar un tanto así en el minuto 92.

Lo cierto es que al Racing no le sale nada y parece que, a pesar de estar en Segunda B y no en Segunda, la penosa trayectoria del curso pasado no ha cambiado y la sigue arrastrando. «Llevamos año y medio en el que las cosas no van bien», lamenta Jon Ander. Con todo, considera que todavía están «a tiempo de revertir la situación». Y para firmar semejante afirmación, pone el acento en que, tras visitar al Alavés B, dispondrán de «dos partidos seguidos en casa» con los que ya hace cuentas: «Si sacamos los tres partidos, seguro que podremos volver a estar otra vez enganchados arriba».

Lo que le debe resultar paradójico a Jon Ander es haber fichado en su día por el Racing para dar un salto de calidad a su carrera y aspirar a cotas más altas y ver ahora cómo su anterior equipo, el Amorebieta, es quien comanda el grupo y quien tiene nueve puntos de ventaja sobre el conjunto cántabro. Al delantero vasco no le extraña porque desde el verano había metido al conjunto vizcaíno en la quiniela. «No pensaba que iba a estar tan arriba, pero sí arriba porque en este grupo compite muy bien, sabe bien a lo que juega y lo hace muy bien», detalla. Además, resalta que, hasta la fecha, «les está saliendo todo de cara porque, por ejemplo, han ganado dos o tres partidos en el descuento». Al Racing, en cambio, se le van puntos en ese momento clave del encuentro.

Es consciente Jon Ander, como sus compañeros, que les queda «muy poco» tiempo y que, cada vez más, «cada partido se convierte en necesario y vital». Aún así, consideran que no se pueden poner a «hacer números porque lo importante es lo que viene a continuación, ganar el domingo y, a partir de ahí, ver cómo está la situación». Lo que tienen muy claro es que «cada vez queda menos y ya no nos podemos dejar ningún punto o, por lo menos, lo menos posible».

Avisa de las virtudes del Alavés B

Jon Ander es de Vitoria y conoce al Alavés B. Destaca que afrontará el encuentro con «algunas bajas por sancionados y lesiones» pero advierte de que «no es un filial al uso». «No es el típico que te lleva y te somete con balón, sino que compiten muy bien y más en este grupo», detalla el ariete vasco. De hecho, recuerda que en el encuentro que disputaron ambos en Los Campos de Sport, el Racing ganó 3-0 «pero el partido no estuvo controlado hasta el final».

De este modo, avisa de que «va a ser un partido complicado porque ellos compiten muy bien, y más en ese campo, que no es como El Sardinero de grande, sino que es más pequeño y más bien estrecho, por lo que habrá que cambiar otra vez de mentalidad».

De este modo, parece que el encuentro se puede parecer más al de Portugalete que al del pasado fin de semana contra el Bilbao Athletic. Considera que no va a ser tan extremo como en La Florida porque el terreno de juego estará mejor. De hecho, destaca que en Ibaia «se puede tener el balón, pero no es lo mismo que El Sardinero». Aún así, por si hay alguna duda, deja claro que el Racing saldrá «a intentar tener el balón pero sabiendo siempre dónde estamos y a no cometer errores a lo tonto».

«Tenemos que ser conscientes de lo que nos estamos jugando», insiste Jon Ander. En ese sentido, destaca que el pasado domingo ante el Bilbao Athletic fueron capaces «de llevar el peso del partido durante muchos minutos» excepto en la recta final de la contienda, en la que no supieron «tener el control». En Portugalete, en cambio, reconoce que no llevaron el peso pero también tiene claro que «ahora mismo lo importante tiene que ser ganar para luego ir creciendo a partir de ahí hasta gobernar los partidos».

«Cada vez estoy mejor»
Comentarios