22.06.2021 |
El tiempo

Arranca la ‘era Solabarrieta’

El Racing retoma esta tarde su rutina tras una semana de descanso | Los jugadores conocerán a su nuevo entrenador | En principio, éste debería tener a todos disponibles para preparar su exigente debut ante la Real Sociedad B

Arranca la ‘era Solabarrieta’

El tiempo pasa muy rápido, y de vacaciones más todavía. De hecho, hoy se cumple ya una semana del empate del Racing en Gobela, desde donde cada integrante del equipo tuvo vía libre para emprender su propio camino navideño. En principio, les habían convocado para ayer en las instalaciones Nando Yosu, pero después retrasaron 24 horas la vuelta a la actividad. De este modo, será esta misma tarde a las tres y media cuando, en la práctica, comenzará el 2021 para el Racing. Sólo habrá una cara nueva pero habrán cambiado muchas cosas. Tanto, que se puede decir que comienza una nueva historia, una historia repleta de incertidumbres por aclarar.

Cuando los jugadores del Racing volvieron de territorio getxotarra, tenían pocas dudas de que a la vuelta de las vacaciones seguiría Javi Rozada al frente de la nave. Eran bien conscientes de que el técnico se jugaba el pellejo en Getxo y con la reacción que tuvieron en el segundo tiempo dejaron claro que no querían dejarle caer. Tras el descanso, se vio, de largo, el mejor Racing fuera de casa de la temporada, pero no le sirvió al asturiano para salvar el cuello. Él se acostó ese día creyendo que había ganado crédito, pero desde el club habían perdido la confianza en él y decidieron dar un volantazo y fichar a otro entrenador aprovechando la oportunidad que les brindaba el nuevo parón.

Cuando los futbolistas verdiblancos se presenten hoy en las instalaciones Nando Yosu, se encontrarán con un nuevo entrenador. A algunos les parecerá bien y a otros les parecerá mal. Seguramente, eso irá en función de si uno venía jugando mucho o venía jugando poco. Lo que está claro es que se encontrarán con otro técnico joven pero sin la experiencia que tenía el anterior. Aritz Solabarrieta  quiere crecer con el Racing y dispondrá de una semana antes de que comience el maratón de partidos que le esperan para que sus hombres empiecen a asimilar los conceptos más básicos que vienen en su libreto.

Si el Racing no quiso esperar más a cambiar de entrenador fue porque el momento actual era el oportuno. Disponía de varios días para fichar al nuevo técnico y, como apenas tardó seis horas entre que anunció la destitución y firmó a su sustituto, éste habrá dispuesto de cinco días para verse todos los partidos del Racing y de algunos de sus rivales e intuir ya qué le puede dar y qué le puede pedir a cada futbolista. Además, tendrá a su disposición una semana completa para armar a su nuevo equipo porque comenzará su andadura con el partido ante la Real Sociedad B en Zubieta que se disputará dentro de exactamente siete días.

La primera decisión que tomó Solabarrieta como entrenador del Racing fue la de retrasar 24 horas el inicio de los entrenamientos. No lo hizo tanto como para ganarse un tanto a favor en el vestuario, sino para que todos tuvieran igualdad de condiciones y, además, no tuviera que realizar dos presentaciones seguidas. Y es que, la vuelta al trabajo que en principio estaba programada para ayer no era para todo el mundo, sino para la mayoría del equipo. Los jugadores que iban a realizar desplazamientos más largos habían pedido un permiso especial y les habían conminado a estar hoy. De este modo, el nuevo entrenador verdiblanco tomó la decisión de que, finalmente, todos comenzaran hoy. Así, podría realizar una primera charla en forma de presentación donde no faltara nadie.

Lo cierto es que la experiencia dice que siempre hay algún problema en la vuelta al trabajo tras el parón navideño. En este caso, los únicos problemas podrían venir de Nana o de Matic, que son los únicos que, al parecer, han realizado viajes más complicados que los demás. Sin embargo, el club confía en que todos, también ellos, puedan ponerse hoy mismo a disposición de Aritz Solabarrieta. La presencia de un nuevo entrenador siempre conlleva, además, tener las orejas más tiesas de lo habitual al menos durante los primeros días. En el fondo, para la plantilla se empieza otra vez de cero y es importante granjearse la confianza del técnico para que pueda contar con ellos.

Si el Racing comenzó el trabajo en verano antes que nadie, también lo hará tras el parón navideño, ya que él retomará la competición el próximo domingo pero el resto de equipos lo hará una semana más tarde. Debe recuperar los dos partidos aplazados por el confinamiento al que se sometieron los jugadores por el positivo por Covid que dio Jon Ander y el primero será ante la Real Sociedad B el próximo día tres. Se ve lejano ya cuando el club cántabro no quería jugar ese día, sino hacerlo 24 horas antes confiando en que el día 6 tuviera una eliminatoria copera, pero su desastre de Mutilva lo echó todo por la borda. Sólo queda caminar por el sendero que marca la liga. Y ahí tiene deberes el conjunto cántabro.

Rozada le ha dejado el equipo a Solabarrieta con la posibilidad de ser líder si es capaz de ganar los dos encuentros que tiene pendientes. Eso sí, si no lo hace, también se verá metido en serios problemas. Así de ajustadas se ven las cosas en una temporada demasiado corta en la que todo pasa demasiado rápido. Es bien consciente el nuevo entrenador de las obligaciones que acarrea la oportunidad que se le ha presentado y las asume.

Oportunidad. La primera impresión es a menudo la que queda y el técnico de Ondarroa la va a tener que dar ante dos de los ‘gallos’ del grupo, como son la Real Sociedad B y el Amorebieta. El encuentro ante los zornotzarras será, además, su debut en Los Campos de Sport. El peligro es evidente pero también la oportunidad de dar un golpe encima de la mesa, ya que la visita a Zubieta no es como las demás. No es como jugar en Gobela, en Sarriena, San Lorenzo o Mutilnova, sino como hacerlo en Lezama, donde logró su única victoria a domicilio. El campo es grande, en perfecto estado y el rival intenta jugar. Nada que ver. Y le puede ir bien al Racing porque, además, el equipo de Xabi Alonso está en una mala dinámica. Una semana más tarde, jugará ante un Amorebieta que se frota las manos pero en Los Campos de Sport. Y ahí la cosa cambia.

Para preparar estos partidos, Solabarrieta contará, en principio, con todos sus futbolistas. A la espera de saber cómo vuelve cada uno de vacaciones, todos deberían estar en disposición de ponerse a sus órdenes y, si no pasa nada durante la semana, de jugar en territorio guipuzcoano. El único que ocupó la enfermería en la recta final del año fue Pablo Andrade pero éste ya fue completando una parte cada vez mayor del entrenamiento de sus compañeros tras el confinamiento de hace unas semanas. En principio, el brasileño será uno más y, de este modo, el fondo de armario que tendrá el nuevo entrenador será amplio.

Será a partir de hoy cuando se pueda empezar a intuir qué sistema va a elegir el nuevo entrenador o cuál va a ser el tipo de juego que va a intentar imponer. En su presentación oficial, no quiso adelantar acontecimientos y, de hecho, conminó a esperar a que se viera en el día a día y, por supuesto, también en los partidos. Se inicia un tiempo nuevo y el Racing necesita que funcione bien porque se juega mucho. Junto a la del nuevo entrenador, habrá otra cara nueva en el campo de entrenamiento y en el banquillo, que será la de Cali Trueba, a quien todos los jugadores conocen bien. Ha estado haciendo labores de análisis pero ahora también será el segundo entrenador o el ayudante de Aritz Solabarrieta, como cada uno quiera llamarlo.

Arranca la ‘era Solabarrieta’
Comentarios