18.09.2020 |
El tiempo
viernes. 18.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Acuerdo con Iván Crespo

El Racing anunciará en las próximas horas la renovación de su guardameta y capitán 

Iván Crespo.
Iván Crespo.
Acuerdo con Iván Crespo

El Racing está a punto de comunicar que da por cerrada su portería con vistas a la próxima temporada. Para ello, sólo hace falta el comunicado que anuncie que la renovación de Iván Crespo por un año más es un hecho, algo que podría suceder hoy mismo porque el acuerdo ya está cerrado. Por eso el nuevo organigrama deportivo que tiene el club verdiblanco tiene claro que por ahí no va a tener ningún problema a la hora de construir el armazón con el que salir a pelear el próximo curso.

El portero cántabro y capitán del equipo en los últimos años terminó su contrato una vez que terminó la temporada. Por eso ha habido que negociar una renovación que, obviamente, ha tenido que ser a la baja respecto al salario percibido en Segunda División. Se acerca más a lo cobrado en sus tres primeros años como jugador verdiblanco y, una vez que quede firmado el acuerdo, formará pareja con Lucas Díaz, que será su ‘rival’ por ocupar el puesto. El joven guardameta asturiano lleva tiempo entrenando con el primer equipo, por lo que ambos se conocen bien. Ya ha debutado en el primer equipo e incluso en Primera División, en las primeras jornadas ligueras en las que coincidieron las lesiones de Iván Crespo y Luca y en la última, cuando Oltra le dio la posibilidad de jugar antes de que el equipo se despidiera del fútbol profesional.

Lucas Díaz es asturiano, lo contrató Chuti Molina hace un par de veranos, y ya no ocupa plaza de sub 23. Peleará de igual a igual con Iván Crespo porque no habrá más porteros, ya que el propio José María Amorrortu anunció el pasado lunes, durante la presentación oficial de Javi Rozada como entrenador, que su intención con Jagoba Zarraga era que saliera cedido la próxima campaña después de no haber jugado prácticamente nada el curso pasado, cuando militó en el Rayo Majadahonda en calidad de cedido. Va cumpliendo años y el joven cancerbero sigue sin encontrar la manera de jugar partidos.

Iván Crespo llegó de la mano de Ángel Viadero en el 2016. El entrenador cántabro quería dos porteros de garantías bajo palos y también fichó a Raúl Domínguez. Sin embargo, fue el de Viveda quien se hizo con la titularidad dejando la Copa y algún partido liguero para el de Sarón. Venía de ser uno de los mejores porteros de la categoría y de quedarse sin ascenso en las filas del Lleida por una tanda de penaltis. Tenía un año más de contrato con el equipo catalán pero consiguió liberarse del mismo. No tuvo dudas porque, desde el mismo día de su llegada, había reconocido que jugar en el Racing siempre había sido un sueño para él. Ni siquiera había pasado por sus categorías inferiores y llegó con el gran objetivo no sólo de defender su portería en Segunda B, sino de hacerlo también en Segunda.

Iván Crespo se ha ganado desde el primer día el cariño de la afición. De hecho, fue de los pocos que se salvó de ser vapuleado tras el fiasco de la temporada que culminó con aquel triste episodio escrito en Zubieta. Fue entonces cuando llegó Chuti Molina y éste confió tanto en él que ni siquiera le puso competencia por el puesto, ya que fichó a Zarraga tras rescindir a Raúl Domínguez sólo porque no ocupaba ficha sub 23. Lo bueno es que el portero cántabro respondió y le respetó la salud, algo que no sucedió en el momento quizá más importante, cuando debía hacerse fuerte y mostrar sus galones para ganarse un sitio en Segunda División.

Iván Crespo fue el portero del ascenso pero en seguida le ficharon a Luca Zidane, que venía con la vitola del apellido, de su teórica proyección y de venir cedido por el Real Madrid. Le ficharon, sobre todo, por su buen hacer con los pies, ya que la intención de Iván Ania era comenzar jugando desde atrás y poder contar con el portero da siempre superioridad numérica ante la presión rival. Y eso es algo que no da el meta cántabro porque dentro de sus numerosas virtudes no está el manejo de la pelota con el pie. Con todo, no pudo disputar el puesto porque en verano, durante el amistoso contra la Real Sociedad, se lesionó y tuvo que estar tres meses parado. Para cuando volvió, la temporada estaba lanzada y el entrenador ya tenía inquilino para su portería, algo que no se suele cambiar. Menos aún, cuando el rendimiento del que viene jugando, como fue el caso, estaba siendo bueno.

Por eso Iván Crespo se ha mantenido prácticamente inédito durante esta temporada. El entrenador sólo le concedió jugar la Copa del Rey, pero dicha experiencia no pudo ser más efímera. Sólo una vez consumado el descenso del equipo, lo que dio libertad a Luca para salir corriendo, volvió el cántabro a defender la portería verdiblanca. Todos sabían que terminaba contrato y él dijo claramente desde el primer día que su deseo era continuar, por lo que la pelota permanecía en el tejado del club. Sin embargo, éste no movió ficha hasta que no terminó por fin la temporada. Fue preguntado Amorrortu al respecto durante su presentación y éste no dijo ni que interesaba ni que no interesaba porque antes quería hablarlo con el propio Iván Crespo. Lo hicieron la semana pasada, hubo conexión y ambas partes lo han dado prácticamente por hecho. Tanto es así, que desde esta misma semana el guardameta ha ido a entrenar al gimnasio de las instalaciones Nando Yosu.

Una vez que se dé por cerrada la renovación de Iván Crespo, la plantilla que empezará a entrenar el próximo lunes contará con dos porteros (él mismo y Lucas Díaz),  dos laterales (Pablo Andrade y Saúl Pérez), cinco centrales (Jordi Figueras, Óscar Gil, Miguel Goñi, Juan Gutiérrez y Álvaro Mantilla), dos medio centros (Martín Solar e Iñigo Sainz Maza), dos jugadores de banda (Saúl García y Marco Camus), un media punta (Cejudo) y dos delanteros (Jon Ander y Javi Siverio).

Acuerdo con Iván Crespo
Comentarios