13.07.2020 |
El tiempo
lunes. 13.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«Es lógico que a los rivales les dé respeto jugar en El Sardinero»

Iván Crespo pone el acento en que, a pesar de la goleada final, el partido contra el colista estuvo igualado en su primera mitad 

Iván Crespo es el único jugador del Racing que ha disputado la totalidad de los minutos de esta temporada. / J.R.
Iván Crespo es el único jugador del Racing que ha disputado la totalidad de los minutos de esta temporada. / J.R.
«Es lógico que a los rivales les dé respeto jugar en El Sardinero»

Ante una racha como la que acumula el Racing, con seis victorias consecutivas y las dos últimas por goleada, con ocho goles a favor y ninguno en contra en los últimos 180 minutos, la tentación pide mirarse al espejo y decir qué guapo soy, pero también existe la opción de no conformarse, jugar a ser perfeccionista y buscar los errores para seguir mejorando. Es por lo que, por lo menos, apuesta el capitán verdiblanco. Tiene claro que los resultados que está consiguiendo el equipo son culpa de un buen montón de virtudes, pero tampoco quiere que los árboles no le dejen ver el bosque. Y, en ese sentido, recuerda que el pasado sábado, en el campo del colista, el partido fue de igual a igual en los primeros 45 minutos sin que quedara claro quién era el líder y quién el colista. Y hay que preguntarse por qué.

«Nuestro trabajo es analizar los partidos y en la primera parte del otro día, fue igualado a pesar de que nos fuimos 0-1 al descanso», recuerda Iván Crespo, el hombre que lo ha jugado absolutamente todo hasta la fecha. La cosa cambió con la reanudación porque en seguida llegó un segundo gol que «les mató y, a continuación, el tercero prácticamente seguido». Eso hizo que ya no hubiera partido durante la mitad del mismo. Sin embargo, el portero se queda con el primer tiempo. «Era el colista, nos plantó cara y fue bastante disputado...», subraya.

Lo cierto es que hubo cambios durante el descanso que ayudaron a que, con la reanudación, el Racing ya impusiera toda su autoridad en todos los sentidos. Descarta Iván Crespo que hubiera bronca de Iván Ania, sino que todo fue una cuestión más puramente futbolística y se dedicó el técnico a «corregir un par de cosas». La primera de ellas fue poner el acento sobre que «el número seis de ellos estaba demasiado solo y pidió a Noguera que estuviera más cerca de él para que no recibiera tan cómodo». A parte de esto, «ellos estaban jugando con cuatro por dentro y nosotros sólo con dos y ahí tenían superioridad», algo que también intentó corregir el jugador llegado del Numancia el pasado mercado invernal. La segunda petición del entrenador fue «llevar el balón a banda porque era donde generábamos problemas». Y lo bueno es que lo hablado en el vestuario se plasmó sobre el terreno de juego. Ania no sólo tiene un equipo cargado de grandes jugadores, sino que, además, le escuchan y le hacen caso: «Noguera tapó bien y conseguimos entrar mucho por bandas y poner bastantes centros. Y por ahí llegó la victoria».

Se niega Iván Crespo a entrar en el juego de vaticinar dificultades de cara a la fase de ascenso tras no ser capaces de imponer su autoridad ante el colista hasta el inicio del segundo tiempo. Sobre todo, porque le parece incluso risible «comparar un partido de liga con otro de playoff». «No lo veo», recalca. Ante todo, porque «cada partido es un mundo» y porque en la eliminatoria por el ascenso «hay una tensión por todo lo que te estás jugando que es absolutamente diferente a uno de liga».

Si ha habido fallos puntuales en los últimos encuentros a pesar de las goleadas conseguidas ha sido, como reconoce el capitán, por «algún error en la salida del balón que acaba dando una posibilidad de generar peligro al rival». Con todo, destaca que los dos últimos encuentros los ha ganado el Racing «con solvencia» y, «cuando ganas o cuando pierdes, hay que analizar lo que has hecho bien y lo que has hecho mal y, aunque es cierto que ha habido bastantes cosas que hemos hecho mal, también hay muchas que bien, de ahí los resultados».

Lo que está claro es que, cuando el conjunto cántabro es capaz de ir contando sus partidos por goleadas, como llegó a hacer también en una fase de la primera vuelta, sus rivales también aparecen más temerosos. Iván Crespo lo entiende porque considera «lógico» que, sobre todo cuando llegan a El Sardinero, les dé «un poco de respeto». Más aún, viendo que el Racing tampoco es de los que para la maquinaria por mucho que haya marcado dos o tres goles y siempre pide más. Aún se recuerda al entrenador del Calahorra mostrando su malestar porque el equipo verdiblanco no había bajado el pistón tras encarrilar la contienda.

Arriesgas más. Quizá por eso Iván Crespo no tenga la sensación de que él o sus compañeros se relajen una vez que se abre la lata. Lo que sí sucede, como él mismo relata, es que, «cuando al rival le metes un gol, se suelta un poco más porque ya sí que no tiene nada que perder e intenta estirar un poco las líneas». A su vez, «tú mismo también vas ganando e intentas jugar, elaborar y arriesgar un poco más y ahí es cuando puede haber algún problema como en la primera parte de Durango». También habla del partido del Vitoria, contra quien también «costó un poco más la salida del balón porque el rival robaba en tu campo y, al final, te generaba peligro».

El próximo sábado toca jugar de nuevo en casa, por lo que, viendo la casi perfecta trayectoria del Racing como local (sólo ha cedido un empate), se abre la posibilidad real de enlazar una séptima victoria consecutiva. El rival es de los buenos, un Barakaldo que fue prácticamente el único que le siguió el ritmo en la primera vuelta y que, aunque ha aflojado en la segunda, sigue instalado entre los cuatro primeros con un colchón que le permite ser optimista de cara a luchar por el ascenso. Admite el capitán verdiblanco que el equipo que pilota Aitor Larrazabal «está haciendo una gran temporada». Tanto es así, que destaca que, a estas alturas, «si estás entre los cuatro primeros, es por méritos propios». Destaca que «encaja pocos goles», lo que hace también que los resultados «suelan ser cortos». «Va a ser un partido complicado en el que, si no estamos enchufados desde un principio, podremos tener problemas.». Además, vaticina que, «seguramente, cueste abrir el marcador, por lo que hay que tener paciencia e ir a por el partido».

«Es lógico que a los rivales les dé respeto jugar en El Sardinero»
Comentarios