29.10.2020 |
El tiempo
jueves. 29.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La segunda ola obliga a más restricciones

Un celador transporta una camilla en el hospital de Bellvitge este viernes poco después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya avalado las nuevas restricciones. EFE/Alejandro García.
Un celador transporta una camilla en el hospital de Bellvitge este viernes poco después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya avalado las nuevas restricciones. EFE/Alejandro García.
La segunda ola obliga a más restricciones
La segunda ola ha obligado a las comunidades a tomar medidas más restrictivas pero difieren en función del territorio y no tienen la misma contundencia, ya que mientras Madrid, con una incidencia superior a los 500, no cerró bares, otras como Cataluña, con una incidencia inferior, sí lo ha hecho.

El caso de la Comunidad de Madrid ha sido el que más polémica ha conllevado; de hecho, el Gobierno consideró que las medidas que estaba tomando para frenar la pandemia, como restringir la movilidad por áreas de salud, no era suficiente.

La situación derivó en un duro enfrentamiento entre la Comunidad y el Ejecutivo, que tuvo que decretar el estado de alarma para continuar con la restricción de la movilidad en diez municipios, entre ellos la capital, que incluía varias excepciones como ir al médico, al trabajo o al cuidado de personas, entre otras.

Se ha reducido al 50 % el aforo en los locales comerciales y servicios abiertos al público, que cierran no más tarde de las 22:00 horas, mientras que los establecimientos de hostelería y restauración y de juegos y apuestas, tampoco pueden superar el 50 % de aforo en interiores y el 60 % en exteriores. El consumo en barra está prohibido.

Asturias, con una incidencia acumulada mucho menor que Madrid, aunque ha ido creciendo y se sitúa, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, en 194,66, una positividad del 4,7 (en Madrid es superior al 10 %, ayer era del 15,6) y una ocupación en las ucis por pacientes de coronavirus de 11,33 (la de Madrid aún supera el 30 %), ha adoptado nuevas restricciones, que la sitúan en una "fase 2 modificada".

Entre ellas, la prohibición de consumir en barras de establecimientos hosteleros y limitar al 25 % el aforo en las zonas comunes de centros comerciales, también está limitada la actividad social y se han aplazado las actividades no fundamentales. Además, el Gobierno de la región ha recomendado el autoconfinamiento.

Cataluña, con una incidencia que supera los 260 casos por 100.000 habitantes, la de ayer era de 272,23, una positividad algo superior al 9 % y con una ocupación de ucis alrededor del 21 % ha acordado adoptar las medidas más drásticas para frenar la segunda ola del virus como el cierre durante 15 días de bares y restaurantes.

Estos establecimientos solo podrán servir comida a domicilio, pero además el Gobierno catalán ha decidido limitar el aforo de los centros comerciales al 30 % y el de salas culturales y gimnasios al 50 %, entre otras restricciones que entran hoy en vigor.

Navarra es la comunidad que en estos momentos tiene una mayor incidencia acumulada de casos, los últimos datos del Ministerio la sitúan en 811 por 100.000 habitantes, la positividad de las pruebas diagnósticas es del 14,7 % y el 27,34 % de las camas de cuidados intensivos están ocupadas por pacientes con la COVID-19.

Ante las cifras, la comunidad ha decidido por endurecer medidas pero no restringir la movilidad: las reuniones no pueden superar las seis personas, la hostelería y restauración se reduce el aforo al 30 %, salvo en el exterior, que será del 50 %.

Reduce también la asistencia a bodas, comuniones y velatorios, los hipermercados y grandes superficies no podrán superar el 40 % de aforo y no se podrá permanecer en zonas comunes salvo para el tránsito.

Por su parte, Castilla y León ha prohibido el consumo en las barras, fumar en las terrazas y ha dejado en seis el máximo de personas de reuniones en el ámbito privado, todo ello con una incidencia muy por encima de la media nacional (que es de 269,96) y se sitúa en 418,54 y la ocupación de las ucis es del 32,46 %.

Además, ha acordado confinar desde el sábado Salamanca (144.000 habitantes) tras superar los 500 casos por 100.000 habitantes y el 35 % de ocupación de las ucis, con lo que la ciudad se une así a León y Palencia.

Fue hace dos días cuando Galicia acordó que las reuniones públicas y privadas no deben sobrepasar las diez personas y la restricción de la movilidad en los ayuntamientos de O Carballiño, O Irixo y Boborás, pertenecientes al área sanitaria de Ourense.

Entre otras, la localidad gallega de Verín ha sido elevada al nivel tres de restricciones, con lo cual bares y cafeterías se limitarán a atender en terrazas a grupos de personas convivientes y los restaurantes podrán servir en el interior pero con un aforo limitado al cincuenta por ciento.

La Junta de Andalucía también ha adoptado más medidas y además de confinar el municipio sevillano de Écija, de unos 39.000 habitantes, en Granada, con una incidencia en los últimos catorce días de 501 casos, impuso restricciones de horarios en los colegios mayores y suspendió las clases presenciales en la universidad desde ayer.

La Rioja es una de las comunidades que tiene mayor porcentaje de camas de cuidados intensivos ocupadas por enfermos de coronavirus (33,33), y tiene una incidencia de 430,87; por ello, ha ampliado hasta la medianoche del día 29 las medidas aprobadas el pasado 16 de septiembre para contener la pandemia que "si es preciso, se endurecerán".

La segunda ola obliga a más restricciones
Comentarios