16.06.2019 |
El tiempo
Domingo. 16.06.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

PEDRO SÁNCHEZ (ENTREVISTA)

Sánchez quiere representar al liberalismo que ha dejado "huérfano" Ciudadanos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que no solo quiere representar a la socialdemocracia en España sino también al "liberalismo" al que Ciudadanos ha dejado "huérfano" tras echarse "en brazos de Vox".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una entrevista. / Chema Moya
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una entrevista. / Chema Moya
Sánchez quiere representar al liberalismo que ha dejado "huérfano" Ciudadanos

En una entrevista con EFE, Sánchez asegura que ha hablado con muchos líderes liberales europeos que "no entienden la actitud" del líder de Cs, Albert Rivera, de "pactar con la ultraderecha en España", en alusión a Andalucía, donde los votos de Vox son necesarios para que salga adelante el pacto de Gobierno de PP y Ciudadanos.

Y cree que el partido naranja "ha tomado la decisión equivocada al no seguir la estela del liberalismo en otras partes de Europa" y no aliarse con partidos de extrema derecha.

Tras considerar que Ciudadanos deja "huérfanos" a los liberales españoles, Sánchez manda un mensaje a estos votantes.

"Lo que quiero decirles es que yo también aspiro a representar no solo a la parte socialdemócrata en nuestro país, sino también a esa corriente liberal que representa tolerancia, el respeto a las minorías, los derechos y las libertades" que precisamente ponen "en cuestión formaciones con las que está pactando Ciudadanos", apunta.

Y a la pregunta de si serán posibles pactos del PSOE con Ciudadanos en el futuro, señala que "si uno se atiene a los hechos" ve que lo que ha ocurrido "siempre" es "lo contrario" porque, como se ha demostrado en regiones como Madrid o Murcia o en la moción de censura contra Mariano Rajoy, cuando Cs "ha tenido que elegir siempre ha mirado a la derecha, siempre ha mirado al PP".

No cuenta ya el ejemplo tras las elecciones generales de 2015, cuando llegó a un acuerdo de investidura -que fue fallida- con el partido de Rivera porque, en su opinión, "ese Ciudadanos nada tiene que ver con éste. Este Ciudadanos pacta con VOX".

El jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE también arremete contra el Partido Popular y considera que con la llegada de Pablo Casado se ha instalado la crispación y el discurso del odio en ese partido.

Una estrategia que demuestra, en su opinión, la "bancarrota" que hay "tanto desde el punto de vista político como moral" en el PP y en la derecha en su conjunto.

Para Sánchez, cuando Casado dice que la única forma de gobernar y de desbancar al PSOE será con el entendimiento entre PP, Cs y Vox está, por un lado, "renunciando a ganar elecciones y a representar a un amplio espectro del electorado español" mientras, por otro, está "ligando su futuro político al de Vox".

"Y eso es malo no solamente para la derecha española, sino para el conjunto del sistema político español", ha advertido.

Pedro Sánchez insiste en que no se puede comparar el apoyo de Vox al PP y Cs en la investidura andaluza al que él recibió de formaciones como Bildu en la moción de censura.

"No es lo mismo una moción de censura que una sesión de investidura y lo estamos viendo ahora", apunta, para señalar que la moción "solo tuvo un mandato", el de la "regeneración democrática".

Además, ha señalado que entre los apoyos que recibe su partido en el Congreso a propuestas legislativas o decretos no están solo las formaciones independentistas también el PP y Ciudadanos lo han hecho en muchas de esas leyes y decretos.

Otra cosa distinta, insiste, es un pacto de investidura, y critica que "no se sabe" lo que están negociando PP y Ciudadanos con Vox, algo que a él le gustaría saber del mismo modo que al conjunto de andaluces y españoles.

Tras señalar que su Gobierno "representa como ningún otro lo que define a la sociedad española", que es "tolerante" y que apela al respeto, a la convivencia, a la igualdad, a los derechos y a las libertades", Pedro Sánchez vuelve a insistir en que estará vigilante ante lo que se pueda pactar en Andalucía si afecta a la igualdad.

Considera que "en el cuestionamiento de la ley de violencia de género por parte del PP, Ciudadanos y Vox subyacen muchas cosas" y se pregunta si esta sociedad quiere "volver a la España en blanco y negro" que plantea la derecha.

Además señala que las conquistas sociales son frágiles y requieren de una "permanente labor de vigilancia" y eso es lo que va a hacer el Gobierno en relación a la lucha contra la violencia de género y ante posibles modificaciones que pueda reclamar Vox.

Por eso, tras apuntar que será respetuoso con la formación del nuevo gobierno andaluz y no cuestionará su legitimidad "como sí hicieron" las fuerzas de la derecha con el Gobierno de España, Sánchez ha prometido "garantizar la igualdad en todos los territorios del país".

"Y eso también significa garantizar la igualdad en la protección y en la seguridad de las mujeres en Andalucía si se cuestiona una ley tan importante como es la ley de lucha contra la violencia de género", ha añadido.

Por otra parte, Sánchez admite que Cataluña ha estado siempre presente en el debate político en toda España pero rechaza la idea de que el diálogo con el independentismo haya perjudicado a los socialistas en Andalucía.

En su opinión, "hay análisis que se equivocan". "Creo que en Andalucía se estaba cerrando un ciclo político y en España se está abriendo un ciclo político y ese ciclo político quien lo está abriendo es el PSOE a nivel estatal", ha dicho.

Y no se quiere aventurar sobre cuál debe ser el futuro de Susana Díaz cuando la derecha, como es previsible, acceda al Gobierno andaluz.

"El futuro del Partido Socialista en Andalucía lo elegirán y lo decidirán los militantes", señala.

Comentarios