22.06.2024 |
El tiempo

SÁNCHEZ Y BEGOÑA

Ridículo internacional del Gobierno de Sánchez con el caso Milei

El Gobierno español denuncia que Israel está perpetrando un genocidio en Gaza pero no retira al embajador español de Israel. Milei insinúa que Begoña Gómez es corrupta y se retira al embajador español de Argentina. Las frivolidades y prioridades de este Gobierno están muy claras.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados, a 22 de mayo de 2024, en Madrid (España).Eduardo Parra / Europa Press
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados, a 22 de mayo de 2024, en Madrid (España).Eduardo Parra / Europa Press
Ridículo internacional del Gobierno de Sánchez con el caso Milei

El Gobierno español, liderado por Pedro Sánchez, ha demostrado una alarmante falta de coherencia y seriedad en sus recientes decisiones diplomáticas. Mientras denuncia abiertamente un supuesto genocidio en Gaza, decide mantener al embajador español en Israel. Sin embargo, ante una insinuación de corrupción dirigida a Begoña Gómez, esposa del presidente, por parte del presidente argentino, Javier Milei, retira inmediatamente al embajador español en Argentina. Este doble rasero expone las frivolidades y prioridades de un Gobierno más interesado en proteger la imagen personal de sus miembros que en abordar crisis humanitarias de magnitud global.

Juan Ramón Rallo, economista, profesor universitario y defensor del liberalismo económico, ha sido una de las voces más críticas ante esta inconsistencia. En sus redes sociales, Rallo ha señalado que el Gobierno español denuncia que Israel está perpetrando un genocidio en Gaza pero no retira al embajador español de Israel. "Milei insinúa que Begoña Gómez es corrupta y se retira al embajador español de Argentina. Las frivolidades y prioridades de este Gobierno están muy claras", declaró Rallo, subrayando la falta de coherencia en la política exterior española.

Un Gobierno a la Deriva

Las recientes decisiones del Ejecutivo español no solo ponen en duda su capacidad para manejar situaciones diplomáticas complejas, sino que también revelan un preocupante desinterés por los verdaderos problemas humanitarios. La decisión de mantener al embajador en Israel, a pesar de las graves acusaciones de genocidio, contrasta fuertemente con la rapidez y severidad de la respuesta ante un comentario dirigido a la esposa del presidente.

La Respuesta de Exteriores: Más Preguntas que Respuestas

Exteriores, bajo la dirección de José Manuel Albares, ha decidido retirar permanentemente a la embajadora española en Buenos Aires, dejando abierta una vacante diplomática sin precedentes en la representación española en el extranjero. Esta acción, calificada por muchos como desproporcionada, subraya la prioridad del Gobierno por proteger su imagen interna a cualquier costo.

El Papel del Partido Popular

El Partido Popular (PP) no ha tardado en reaccionar, calificando la retirada de la embajadora en Argentina de "sobreactuación". "No lo hizo en Rusia por invadir Ucrania", señaló un portavoz del PP, cuestionando la consistencia y seriedad del Gobierno en sus decisiones diplomáticas.

La Crisis Diplomática: Un Error Mayúsculo

La Casa Rosada ha confirmado que Milei mantiene en su agenda una segunda visita a España para recibir un premio del Instituto Juan de Mariana. Fuentes gubernamentales españolas aseguran que Sánchez sopesa prohibir esta visita, una medida que podría agravar aún más las tensiones diplomáticas entre ambos países.

Un Gobierno en el Filo de la Navaja

En un panorama internacional cada vez más complicado, las decisiones del Gobierno español siguen generando controversia y descontento. La crítica de Juan Ramón Rallo y la reacción del PP no solo son un llamado de atención, sino un claro indicativo de la necesidad de una política exterior más coherente y responsable. Las frivolidades y prioridades del Gobierno actual, evidenciadas por su actuación reciente, ponen en riesgo la reputación y la eficacia de España en el escenario global.

Este episodio no solo refleja la inconsistencia y falta de seriedad del Ejecutivo de Sánchez, sino que también plantea serias dudas sobre sus verdaderas prioridades. En lugar de enfrentar las crisis humanitarias con la seriedad que merecen, el Gobierno parece más interesado en proteger su imagen interna y la de sus miembros, dejando de lado los principios y valores que deberían guiar su política exterior. 

Ridículo internacional del Gobierno de Sánchez con el caso Milei
Comentarios