25.04.2024 |
El tiempo

Desde el martes se exigirá a los franceses una PCR negativa

Las personas procedentes de zonas de riesgo de Francia que lleguen al país vía terrestre deberán disponer de una prueba negativa para coronavirus | Los menores de 6 años quedan excluidos de la prueba

Agentes de la Policía Nacional piden justificantes durante controles de movilidad en la estación de tren de Atocha, en Madrid (España), a 26 de marzo de 2021
EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS
27/3/2021
Agentes de la Policía Nacional piden justificantes durante controles de movilidad en Atocha. / E. Parra
Desde el martes se exigirá a los franceses una PCR negativa

Las personas procedentes de zonas de riesgo de Francia que lleguen a España vía terrestre deberán disponer de una PCR u otra prueba diagnóstica para coronavirus, con resultado negativo y realizada en las setenta y dos horas previas a la entrada, como ya se exige a los que llegan en barco o avión.

Quedan excluidos de la obligación de presentar esta prueba los menores de seis años, los camioneros en el ejercicio de su actividad profesional, los trabajadores transfronterizos y los residentes en zonas fronterizas, en un radio de 30 kilómetros alrededor de su lugar de residencia.

Así se recoge en una orden del Ministerio de Sanidad, que publica este sábado el Boletín Oficial del Estado (BOE), que califica la medida de «urgente y necesaria» ante la situación epidemiológica.

Además, justifica que es «proporcional», en cuanto a que es «plenamente adecuada para alcanzar la finalidad perseguida, que es precisamente evitar la transmisión del coronavirus y sus dichas variantes en nuestro país».

Esta nueva exigencia llega en medio de la polémica por las fiestas ilegales y el denominado «turismo de borrachera», que tiene el foco puesto en los turistas franceses ya que, según fuentes policiales, los jóvenes de esta nacionalidad son los extranjeros que participan en mayor medida en fiestas ilegales. La medida entrará en vigor a los tres días de su publicación en el BOE y se mantendrá hasta el Gobierno declare la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19.

TURISMO DE BORRACHERA. Un fin de semana más, la llegada de turistas a Madrid y la imagen de jóvenes bebiendo en las calles ha suscitado el debate político, pues la izquierda acusa a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, de convertir Madrid en un destino de borrachera durante la pandemia.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, asegura,en cambio, que los turistas franceses no acuden a Madrid para beber por las restricciones más laxas, sino por el «atractivo innegable» de ser la «única gran capital europea» que tiene «abierta prácticamente toda la cultura». La redes se han llenado de memes -chistes gráficos- sobre jóvenes bebiendo delante de Las Meninas, en el Museo del Prado, o versiones del cuadro de Velázquez con jóvenes ebrios.

La polémica ha sumado una nueva imagen, la del fotógrafo Olmo Calvo para el diario El País, que muestra un grupo de personas que anoche cantaba, tras el toque de queda, en la calle Espoz y Mina de la capital. La mayoría no lleva mascarilla y se arremolinan sin distancia de seguridad. Además, una de las jóvenes -según, entre otros, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián- recuerda al cuadro de la «La libertad guiando al pueblo» de Eugene Delacroix, aunque en lugar de una bandera porta la bolsa de unos grandes almacenes y en la mano, un vaso de plástico. Rufián ha destacado el paralelismo, que tiene una segunda derivada en el lema de la campaña de Isabel Díaz Ayuso, que primero fue «Socialismo o libertad» y que tras el anuncio de la candidatura del líder de Podemos, Pablo Iglesias, pasó a ser «Comunismo o libertad».

Desde el martes se exigirá a los franceses una PCR negativa
Comentarios