19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

SUCESOS

Laura Luelmo murió por un golpe en la cabeza, según la autopsia

El informe realizado por el Instituto de Medicina Legal confirma las sospechas de las autoridades de que fue una muerte violenta

Laura Luelmo murió por un golpe en la cabeza, según la autopsia

Laura Luelmo murió por un golpe en la cabeza. Según ha avanzado El Mundo, el resultado de la autopsia apunta a que la causa de la muerte de la maestra zamorana fue un traumatismo craneoencefálico. El informe realizado por el Instituto de Medicina Legal (IML) apunta que el golpe habría sido asestado con un objeto contundente, como un palo o una piedra.

La joven de 26 años desapareció el miércoles de la semana pasada. Su familia lo denunció a las autoridades, y se activó un dispositivo de búsqueda que acabó encontrando el cuerpo de Luelmo este mismo lunes al mediodía. El cadáver había sido ocultado en una zona montañosa, en el paraje La Mimbrerera, a varios kilómetros de la localidad onubense de El Campillo.

Bernardo Montoya

El principal sospechoso cumplió condena por matar a una mujer y aprovechó un permiso penitenciario para asaltar a una joven

El principal sospechoso de la muerte de Laura Luelmo es Bernardo Montoya , un vecino de la localidad de El Campillo que habría atemorizado a la joven días antes de su desaparición y que ha sido detenido.

Montoya salió de prisión en octubre después de cumplir una condena de dos años y diez meses por dos robos con violencia contra mujeres perpetrados en 2015.

Anteriormente, había cumplido otra sentencia de más de 17 años por matar a una anciana de 82 años en Cortegana, a unos 50 kilómetros de la localidad en la que reside, y en 2008 aprovechó un permiso penitenciario para tratar de agredir a una joven de 27 años que paseaba por un parque de El Campillo y apuñalar a su perro. El Juzgado Penal número 3 de Huelva lo condenó a un año y seis meses de prisión por esta última agresión.

Los familiares de Montoya han hablado este martes ante las cámaras para pedir perdón a la familia de Laura Luelmo. El padre, Manuel Montoya, ha declarado que si su hijo “lo ha hecho, que lo pague, porque eso no se puede hacer”. Además, ha apuntado que la última vez que vio a su hijo fue el miércoles, el día de la desaparición de la joven profesora zamorana, entre las 16,30 y las 17,00 horas.

Comentarios