19.05.2024 |
El tiempo

Irene Montero obligada a rectificar por la justicia tras llamar maltratador a la expareja de María Sevilla y publica este tuit

El Supremo también condena a la ministra de Igualdad a publicar la sentencia en su cuenta de Twitter, además de indemnizar a este hombre con 18.000 euros tras vulnerar su derecho al honor y llamarlo maltratador en «un acto de su agenda como ministra»

Captura de pantalla del tuit de Irene Montero.
Captura de pantalla del tuit de Irene Montero.
Irene Montero obligada a rectificar por la justicia tras llamar maltratador a la expareja de María Sevilla y publica este tuit

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha sido obligada a emitir una rectificación en Twitter después de ser condenada por el Tribunal Supremo. La condena se produjo tras acusar públicamente de "maltratador" a Rafael Marcos, ex marido de María Sevilla, la ex presidenta de la asociación Infancia Libre, quien fue indultada por el Gobierno después de ser condenada por sustracción de menores y pérdida de la patria potestad de su hijo.

La polémica se originó el 25 de mayo de 2022, durante el acto de inauguración de la nueva sede del Instituto de las Mujeres, cuando la ministra Montero celebró el indulto concedido a Sevilla como una victoria para las feministas. Sus declaraciones provocaron una demanda por difamación por parte de Rafael Marcos.

El Tribunal Supremo ha dictaminado que las palabras de la ministra Montero violaron el derecho al honor del demandante y la ha condenado a pagar una indemnización por daño moral de 18.000 euros. Además, la sentencia ordena a Montero publicar en su cuenta de Twitter el encabezamiento y fallo de la sentencia, eliminar el tweet original del 25 de mayo de 2022 en el que compartió el video del discurso con las declaraciones controvertidas, y publicar el encabezamiento y la parte dispositiva de la sentencia en un periódico de ámbito nacional.

El Supremo ha subrayado que el derecho al honor de Rafael Marcos prevalece cuando se utilizan "frases y expresiones ultrajantes u ofensivas". La sentencia enfatiza que no existe evidencia de que el demandante sea autor de episodios de violencia de género o doméstica, ni de abusos sexuales hacia su hijo, y que las resoluciones judiciales previas lo eximen de toda responsabilidad.

En un mensaje sobre la función de "juzgar", los magistrados del Supremo han destacado que la atribución infundada de hechos de esa naturaleza carece de una base fáctica objetiva sólida.

Esta condena del Alto Tribunal establece claramente que acusar sin fundamentos a alguien de maltratador es una imputación grave que daña la reputación personal y la fama de la persona señalada. La Sala recuerda que las acusaciones de Irene Montero contra Rafael Marcos carecen de base fáctica y que las denuncias penales en su contra fueron archivadas, respetando así su derecho fundamental a la presunción de inocencia en un Estado de Derecho.

Irene Montero obligada a rectificar por la justicia tras llamar maltratador a la expareja de María Sevilla y publica este tuit
Comentarios