31.07.2021 |
El tiempo

INDULTOS MANIFESTACIÓN

La derecha española se une con furia mientras Sánchez estudia los indultos a los catalanes

Los partidos de la derecha condenan el llamamiento de Sánchez a trabajar por la "coexistencia" con los separatistas
Manifestantes de derechas ondean banderas españolas durante una manifestación en Madrid en febrero de 2019. / EFE
Manifestantes de derechas ondean banderas españolas durante una manifestación en Madrid en febrero de 2019. / EFE
La derecha española se une con furia mientras Sánchez estudia los indultos a los catalanes

El domingo miles de personas, entre ellas los líderes de los tres partidos de la derecha española, volverán a reunirse en la plaza madrileña que ostenta la bandera española más grande del mundo para protestar contra la gestión del Gobierno liderado por los socialistas en la crisis independentista catalana.

En febrero de 2019, en un momento profundamente polémico inmortalizado en fotografías de la ocasión, el conservador Partido Popular (PP), el partido de centro-derecha Ciudadanos y el partido de extrema derecha Vox se unieron en la Plaza de Colón para acusar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de traicionar a España, y para pedir unas elecciones anticipadas.

Esta vez, su furia común se dirige a la decisión de Sánchez de estudiar el indulto de los 12 líderes independentistas catalanes condenados hace dos años por su participación en el intento ilegal y fallido de separarse del resto de España en octubre de 2017.

La cuestión del indulto de los líderes catalanes sigue siendo profundamente divisiva en España, un hecho que no pasa desapercibido para los partidos de la oposición y muchas personas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Sánchez. Una encuesta reciente para El Mundo reveló que el 61% de los encuestados no estaba de acuerdo con el indulto, mientras que el 29,5% lo apoyaba.

Aunque la última palabra la tendrá el Gobierno, el Tribunal Supremo emitió el mes pasado un informe no vinculante en el que se oponía a los indultos, diciendo que las penas impuestas eran adecuadas y señalando que los condenados no habían mostrado "la más mínima evidencia ni el más leve indicio de arrepentimiento".

Sánchez, sin embargo, insiste en que los indultos podrían ser la mejor manera de enfriar las tensiones que persisten y avanzar hacia una solución política al impasse territorial. "Sí entiendo que habrá personas que tengan objeciones a la decisión que pueda tomar el Gobierno, sobre todo después de los acontecimientos de 2017", dijo el presidente del Gobierno el miércoles. "Pero les pido que depositen su confianza en nosotros porque tenemos que trabajar en la convivencia (...) La sociedad española necesita pasar de un mal pasado a un mejor futuro - y eso requerirá magnanimidad".

El deseo del presidente del Gobierno de sacar adelante la idea ha sido aprovechado por sus adversarios, entre ellos Pablo Casado. El líder del PP, animado por la nueva ventaja de su partido sobre el PSOE en las encuestas, ha decidido que la cuestión de los indultos merece la pena por los posibles riesgos de aparecer de nuevo con la extrema derecha al acudir a la Plaza de Colón el domingo. Como es lógico, rechaza cualquier sugerencia de este tipo y se remite a su inequívoco repudio a Vox el pasado mes de octubre, cuando atacó su política de "miedo, ira, resentimiento y venganza".

Esta vez, Casado se cuidará de no arrimarse al líder de Vox, Santiago Abascal, y dice que asistir al mitin es un simple deber democrático. También dice que el acto es para mostrar hasta dónde llegará el PSOE -que encabeza un gobierno en minoría- para asegurar el apoyo continuado en el Congreso del partido independentista Izquierda Republicana de Cataluña (ERC).

"Me parece muy injusto intentar convencer a la opinión pública de que reunirse pacíficamente en una plaza para protestar contra quienes han incumplido la ley es algo negativo", dijo el lunes. "Si un estado en Alemania buscara la independencia y un gobierno necesitara sus votos para mantenerse en el poder -y no cumpliera con lo que ha jurado hacer, que es defender la Constitución alemana- y si la gente saliera a defender la Constitución, dudo mucho que se demonizara a esa gente".

Aun así, algunos presidentes regionales del PP del ala más moderada del partido han dicho que no asistirán al mitin, alegando compromisos previos.

A Casado le gusta describir al PP hoy en día como un "partido reformista, liberal, pro-europeo, globalista y de centro-derecha" con un amplio atractivo, pero su actual regreso al centro se produce sólo después de un infructuoso bandazo a la derecha en un intento de atraer a los votantes de Vox.

Los esfuerzos del partido por aprovechar los indultos catalanes propuestos también se han visto complicados por la reaparición del tipo de acusaciones históricas de corrupción que hicieron mella en el gobierno del predecesor de Casado, Mariano Rajoy, y, quizás más significativamente, por un oportuno cambio de opinión de ERC.

En un artículo publicado el lunes, el líder encarcelado de ERC, Oriol Junqueras, admitió que el movimiento independentista había cometido errores, mostró su entusiasmo por los indultos y dijo que el tiempo de las acciones unilaterales había llegado a su fin.

El artículo, que no fue bien recibido por los separatistas de línea dura de Juntos por Cataluña, el partido del ex presidente catalán Carles Puigdemont, dio una nota decididamente conciliadora mientras Sánchez se preparaba para reunirse con el nuevo presidente regional, Pere Aragonès, para mantener conversaciones a finales de este mes.

Aragonès, miembro de ERC, también se ha mostrado dispuesto a negociar sobre el futuro de la región, diciendo: "No será fácil -será extraordinariamente difícil-, pero es nuestro deber con el pueblo de Cataluña".

La derecha española se une con furia mientras Sánchez estudia los indultos a los catalanes
Comentarios